Para nuestra bodega, la inflación no es un problema

28/05/12
Fuente: Cronista | Nuria Rebón.

Gastón Pérez IzquierdoAl frente de las bodegas Catena Zapata y Esmeralda, Gastón Pérez Izquierdo (38 años) no vislumbra signos de alerta y sostiene que la economía y la industria seguirán creciendo. Cree que la leve devaluación que se observa en el mercado local servirá para ganar competitividad en el exterior, en un año en el que la suba de precios ya no es preocupante. La economía continuará creciendo, si bien a tasas no tan altas, y la inflación dejó de ser un tema preocupante, al menos para la segunda bodega exportadora de la Argentina, que elabora y vende en todo el mundo vinos de media y alta gama. A días de partir a China, un mercado de alto crecimiento, Gastón Pérez Izquierdo, gerente General de las bodegas Catena Zapata y Esmeralda, no ve grandes signos de alerta para este año. Esperamos que la economía siga creciendo, no veo ninguna señal preocupante. Para el sector y para toda la economía, será se seguirá creciendo. Los primeros meses del año fueron buenos, sostuvo.

¿Qué balance hace de las políticas del Gobierno?
Mi visión en general es positiva, porque a la industria le fue muy bien en general. Sólo hay algunas cosas por ajustar. Las políticas fueron favorables para la industria, tanto por virtudes propias como por la macroeconomía, que ayudó. El balance del Gobierno es positivo.

¿Cómo está el sector?
Cerró 2011 con una leve baja, por una caída de los vinos más baratos. Pero este año va a seguir estable. Los precios de la uva son similares al año pasado, no hubo grandes incrementos y se va a mantener cierto nivel de ventas. En nuestro caso, prevemos crecer 15% en volumen, similar al año pasado, y cerca de un 25% en facturación. Las expectativas son buenas. La única preocupación es el atraso cambiario, que hizo reducir márgenes. En el exterior hay dos opciones: o se resignan márgenes y utilidad para mantener mercados, o se sube el precio y se pierden ventas. Nosotros ajustamos ciertas variables, y hoy hay una minidevaluación que ayuda.

¿Le preocupa la inflación?
No nos asusta, no está dentro de nuestras preocupaciones; pero sí el atraso cambiario, porque afecta a la competitividad en el exterior. Por la evolución de los primeros meses, estimamos una devaluación de 15% para este año. Eso nos permitiría mejorar la competitividad si el resto de los márgenes se mantienen y los insumos no aumentan más de lo previsto. Por eso, en exportaciones, la inflación será compensada con la devaluación estimada. El aumento de costos afectó más a las bodegas que venden vino de bajo precio, porque les resultó difícil no aumentar y poder competir fuera del país. En los segmentos más altos, el mix de ventas ayudó.

¿La menor cosecha elevó los precios de la uva este año?
Fue menor en uvas para vinos blancos básicos, que aumentaron de precio. Se esperaba una merma de malbec que al final no sucedió y el valor es similar al del año pasado.

¿Cómo está el consumo en el mercado interno?
Por encima de los $ 20 sigue creciendo. Por debajo cae, pero no por una cuestión recesiva, sino por una sustitución por otras bebidas, que por precio pueden ser más atractivas.

¿Qué importancia tiene el mercado chino?
Puede convertirse en el principal mercado de vinos superpremium (desde u$s 60 al público). Vendemos hace tres años y ya es nuestro tercer mercado en ese segmento, detrás de Estados Unidos y Brasil.
Este año además, el 70% de las 30.000 botellas que producimos de Catena Zapata Estiba Reservada (la marca ícono, a $ 1.500 al público) van a China. Allí hay furor por vinos de lujo, en general franceses. Es un vino que vendíamos acá y Brasil, porque la producción es pequeña, pero ahora también a China a pedido de un importador. Allí, los vinos de lujo se regalan entre personas de alto poder adquisitivo, en general vino francés, porque no tienen tradición en el consumo. Es una buena noticia que nos hayan elegido. Para el vino premium, China es cada vez más importante. Más que duplicamos las ventas año a año. Por eso estoy viajando. Pero en general, Estados Unidos es el mayor mercado, con casi 30% de las ventas, seguido por Brasil, Canadá y Reino Unido.

¿Afectan las trabas de Brasil?
Aún es pronto para saberlo; si se mantienen pueden afectar. Pero siempre hay trabas paraarancelarias y licencias en ese mercado, donde crecemos 30%. Hay fanatismo por el vino argentino, por la cercanía, pero también por el gusto de los paulistas por Buenos Aires. El turismo es la mejor promoción del vino argentino.

COMMENTS