¿Qué tendrá el bonarda?

18/07/10
Fuente: Diario Los Andes | Estilo. bonarda

Esta variedad está dando gratas sorpresas con excelentes ejemplares. ¿Porqué elegirlo en la góndola?. Sobre gustos no hay nada escrito dice el refrán, que perfectamente se puede trasladar al mundo del vino donde, por supuesto, hay algunos ejemplares que encabezan las preferencias de los consumidores de todo el país. Muchos no se mueven de los clásicos como el cabernet sauvignon o el malbec, aunque hay varietales que empiezan a sorprender, a tentar a más de uno.

Si vamos a los números, vemos que las preferencias de la gente que compra sus botellas en supermercados e hipermercados (según información del Fondo Vitivinícola) se inclina, en el top tres, al cabernet sauvignon (16,4%), malbec (17,3%) y syrah (6,7%). En los blancos se imponen: torrontés (13,6%), chardonnay (7,8%) y sauvignon blanc (5,9%). Pero sería una lástima quedarnos sólo con los componentes de esta tabla de posiciones sin dar la oportunidad a otros varietales que están dando que hablar tanto en el país como en el exterior. Sin ir más lejos y sólo por mencionar uno de los tantos que podemos degustar en la geografía local, la bonarda está dando gratas sorpresas y en 2009 fue destacada por expertos como toda una revelación, con buenos pronósticos en cuanto a su cantidad de hectáreas, calidad y premios.

Un buen ejemplo es que en la Evaluación de Cosecha (Evico), muchos expertos confesaron estar asombrados por su buena evolución en los últimos años, ya que esta variedad hasta no hace mucho tiempo había sido subestimada y se la utilizaba casi exclusivamente para la elaboración de vinos de corte, sin tener en cuenta que es una excelente compañía para combinar con nuestro Malbec. El enólogo Roberto González, un pionero en apostar a la calidad de este cepaje, desliza que aunque a nivel internacional es una variedad desconocida, si logramos seguir trabajándola podemos llegar a transformarla en otro varietal como ocurre con el Malbec. La profesora y enóloga Estela Jaime la describe como de características muy particulares, con alta cantidad de color y con una gran frescura en boca. El oasis Este -integrado por San Martín, Rivadavia, Junín, Santa Rosa y La Paz- es la región por excelencia de este cepaje, aunque podemos encontrar muy buenos productos en otras zonas vitivinícolas de nuestra provincia. Y si vamos a sus descriptores de degustación, podemos percibir: un color rojo intenso, con matices violáceos y negros; aromas que recuerdan los frutos rojos y negros como la ciruela, aunque con el tiempo se suman aromas más complejos como el cuero; taninos robustos y abundantes, pero agradables y equilibrados; su crianza en barrica dará un vino con buena estructura y complejidad. En resumen, motivos sobran para empezar a probar nuevos varietales; la bonarda es un buen comienzo. ¿Y el Tempranillo? Es otro grande, que se merce capítulo aparte.

COMMENTS