La trascendencia, principal componente en los vinos de Marcelo Pelleriti

12/12/11
Fuente: Ana Ricci | sommelier Natalia Benítez.

Marcelo PelleritiMarcelo Pelleriti es gerente general y principal enólogo de Bodega Monteviejo (integrante del grupo Clos de los 7), además, desde hace varios años, lleva adelante las vendimias en Bordeaux de Chateau La Violette y Chateau Le Gay (ambas propiedad de Catherine Peré-Vergé, al igual que Monteviejo). Por si fuera poco es uno de los elegidos de Michel Rolland.

Encontrarse con Marcelo Pelleriti frente a frente es una nutrida experiencia donde se plantean inquietantes preguntas que nos llevan a reflexionar.

En los últimos años su nombre se ha escuchado cada vez con más frecuencia; donde las opiniones especializadas, junto a los resultados que ha obtenido con sus vinos, lo han colocado entre las estrellas enológicas de la industria tanto argentina como del exterior. En cada palabra se puede sentir la pasión, el respeto y -por sobre todas las cosas- la humildad con que va transitando este camino.

Pelleriti habla del vino como un proceso inmerso en el tiempo que hay que comprender; y cuando dice “comprender” se refiere a un grupo de variables determinantes que hay que ubicar cada una en su lugar, planteando así una necesidad de entender por qué se realizan determinadas prácticas para hacer un vino: el momento elegido para la cosecha, la vinificación, la extracción, por qué estas prácticas se desarrollan en ciertas circunstancias y no en otras.

En este camino -nos explica- es difícil explicar con acierto por qué prefiere realizar una cosa y no otra, aclara que todo está relacionado con la sensibilidad del entendimiento y la percepción que va alcanzndo durante todo el proceso de vinificación: desde el momento mismo del resultado de una cosecha determinada, las condiciones climáticas que imperaron ese año y los cientos de detalles que rodean la elaboración, nos dice -“La gente me pregunta por qué en algunas cosechas -por ejemplo- hice más extracciones que en otras y eso es casi imposible de explicar, en pocas palabras, por qué uno hace un vino como lo hace y por qué mi vino ahora, si se lo toma crudo, es un vino con mucha personalidad… es difícil de explicar por qué lo hago así… aunque lo que sí se es que hago vino con el objetivo de que trascienda...”-

Hablamos del respeto por el producto, del trabajo realizado seriamente y de lo que significa hacer vino para él y del por qué de sus objetivos: –“El vino es una bebida de culto, merece mucho respeto, y así como todo lo que es arte trasciende, yo creo que el vino es una obra de arte, tiene que tener el objetivo de trascender…”-

Agrega -“Tengo dos hijos pequeños y quisiera poder tomar vino con ellos. El vino que hago hoy  me gustaría que sea bebido en veinte años… a nivel cultural para una sociedad eso es muy importante y le hace muy bien. Que mis hijos puedan comprender cómo y por qué se hacían las cosas veinte años atrás y que eso también les transmita cómo fuimos, la manera en la que elaboramos el vino hoy, y todo lo que podemos mejorar en todos esos años que están por venir.”

Marcelo Pelleriti no es un ser común, ni podría decirse que es un enólogo más, se ha planteado un gran desafío que parece ser la mezcla perfecta de sus anhelos y también de sus pasiones: “Argentina es aún un país vitivinícola muy pequeño, soy furiosamente argentino y por eso todos los años llevo a Francia gente que trabaja en la bodega y estudiantes de enología para que experimenten cómo hace sus vinos un gran país vitivinícola; lo que quiero es que Argentina mejore cada día, que sea un gran país productor de vinos de gran calidad. Por eso interpreto al vino como algo que tiene que trascender, así como una obra de arte; no importa si es el Festivo o es el Lindaflor, cada vino que hago es algo muy serio, con respeto al consumidor… debemos hacer vinos que merezcan respeto y entender que los vinos deben transmitir identidad, manteniendo la esencia del lugar de donde es…”-

Cuando conversamos sobre la relación que tiene con Michel Rolland no duda en definirlo como su “maestro”, su “mentor”, y agrega que como todo buen alumno -cuando madura- quiere alcanzar su propia identidad y diferenciarse, hacer su propio camino.  Confirmar que la diferencia es lo que lo hace único.

Con respecto a la industria vitivinícola argentina Pelleriti cree que el aporte de viticultores franceses fue muyimportante: aunque antes de esto fue necesario recorrer un largo camino de autoreconocimiento para poder aceptar que aquí las cosas podían mejorarse. Marca el año 1998 como el tiempo de la inflexión, un año difícil en términos climáticos que coincide con el desembarco de Rolland en Cafayate para comenzar a elaborarYacochuya, el blend de Malbec y Cabernet Sauvignon que el enólogo francés elabora junto a Arnaldo Etchart en Salta.

Casi al unísono en 1999, Rolland compra  800 hectáreas en el Valle de Uco y se funda el Clos de los 7 y allí las conversaciones sobre reconversión de viñedos, elaboraciones más precisas y respetuosas del producto, stress hídrico, se volvieron habituales y hasta necesarias; comenzaba una nueva época donde se planteaba demasiado para aprender.  Marcelo nos cuenta que hasta el 2006 se hicieron vinos muy potentes, con gran carga tánica y extensos pasos por madera, a partir de allí y hasta la actualidad se ha evolucionado en vinos más elegantes; él cree que aun esta todo por realizarse: –“Reconocer que aún no somos nada en el mundo del vino nos va a permitir crecer  y ser mejores… el futuro es nuestro…”-

Al hablar de su trabajo conjunto aquí y en Francia destaca el aprendizaje por sobre todas las cosas, también la comunicación que ha logrado con los equipos de ambas bodegas.  Tener la seguridad de que los trabajos en ambos lados del Atlántico comenzaran cuando él así lo disponga según los conceptos básicos que, dice Pelleriti, no cambian en Mendoza ni en Burdeos, son los mismos.

Pareciera ser que su gran vino, aun por elaborar, será un Malbec y para hablar de terruños que lo sorprenden no deja de nombrar a Altamira, La Consulta y confiesa que ha descubierto en Cafayate (Salta) una región que dará que hablar en el futuro. Él cree que la gran ventaja competitiva de Argentina es haber logrado ser la identidad del Malbec a nivel mundial, y reconoce en este factor una gran ventaja por sobre los demás países vitivinícolas.

Hace solo unos pocos días Marcelo Pelleriti ha presentado los vinos que llevan su nombre en la etiqueta y también las figuras del centro de una guitarra que reflejan su otra pasión que es la música.

Lo vinos son elaborados parte en Monteviejo y el resto en la bodega de su amigo Mauricio Lorca con uvas que provienen de viñedos de Agrelo y Valle de Uco. Son solo 35000 botellas que por el momento destina al mercado exterior sobre todo Estados Unidos, Brasil y Canadá. Cuando pueda estabilizarse y producir una mayor cantidad de vino el objetivo será el mercado interno.

Por el momento tiene tres etiquetas que son: Sol Fa Sol (u$s 12-15 retail) varietales Malbec y Torrontés, son vinos destacados por ser jóvenes, frescos, con una acidez correcta y con expresión varietal.

Marcelo Pelleriti Wines Reserve Malbec 2007 (u$s 17-19 retail), vino de guarda que alcanzará su mayor expresividad en unos años. Las uvas provienen de Tunuyán, 100% Malbec.  Es un vino más complejo, con gran elegancia. De color rojo brillante con reflejos púrpura. En nariz están marcadas las notas de ciruela madura y se destacan las especias como la pimienta y nuez moscada. De gran cuerpo, muy redondo y armonioso y una estructura muy definida. Tiene un final medio-largo y es muy persistente.

Por último, Marcelo Pelleriti Selection (u$s 50 retail). Blend de Malbec y 5% de Cabernet Franc; se caracteriza por tener mucha estructura, una gran elegancia, la acidez equilibrada que necesita un vino de este tipo y tiene un potencial enorme de guarda.

Sus vinos, dice Pelleriti, son el reflejo de lo que hay a su alrededor, le gustan los vinos terrosos, potentes y a la vez redondos y jugosos.

Tal vez la característica más sobresaliente de los vinos de este enólogo es que, así se trate de Festivo o de Marcelo Pelleriti Wines Reserve Malbec pasando por toda la gama de vinos que elabora aquí o en Francia, es que en todos ellos hay una columna vertebral que los identifica, se sabe que es un producto de Marcelo Pelleriti, sus vinos llevan su firma y su sello distintivo. Hablan de su pasión y de su compromiso de trabajo. Cuentan su historia y sus deseos, están hechos para perdurar

COMMENTS