Aarón Pavlovsky, uno de los primeros exportadores de vinos argentinos

21/09/10
Fuente: Recortes y Periodismo | Mauricio Runno.

vinedo-2[1]Pavlovsky llegó a Argentina en 1883 contratado por el gobierno nacional en calidad de ingeniero agrónomo. Y al año siguiente, en febrero, ocupó la dirección, aunque también era profesor, de la Escuela de Agricultura, institución que, por su decisiva influencia, tomó enorme gravitación en la vitivinicultura de Cuyo. Fue la máxima autoridad hasta 1889. Junto con Domingo Barrera, un egresado mendocino, se transformó en un fuerte impulsor en la formación universitaria de las generaciones de agrónomos locales. De cualquier modo, Pavlovsky impulsó la máxima especialización, encabezando para tal fin un movimiento por el que se le reclamó a la autoridad estatal la implementación de un sistema de becas para los más avanzados estudiantes mendocinos. Así fue que partieron varios jóvenes hacia los mejores centros de enseñanza de Europa. Su idea no fue descabellada: se trataba de lograr un mosaico homogéneo, tanto en conocimiento y práctica, para que ellos impulsaran una nueva etapa de la industria del vino en el país.
Pavlovsky, a poco andar, no dudaba en calificar como pésima la calidad del vino que se producía en la región. Es que el ruso venía de formarse en la escuela francesa y su radicación en Mendoza contrariaba la modalidad de entonces: aquí sentó sus reales y se transformó en activo protagonista de la década del 80, que en el país tenía un correlato similar en su plan maestro de progreso y crecimiento. Era tan caótica la situación del sector que la moneda común era plantar cepas de distintas variedades y en distintas proporciones, según el ánimo del capricho. En una de sus anotaciones fue más que implacable: “Es indispensable no permitir el acceso del aire (en las vasijas con mosto fermentándose). La no observación de esta regla fundamental en la fabricación es una de las razones principales por las que el vino de Mendoza se pica”.

Una muestra de su prédica ocurrió en 1887 con la provincialización de la Escuela de Agricultura, movimiento en el cual aprovechó la reforma para intensificar el estudio del asunto vitivinícola en los cursos superiores.

Aportes para profesionalizar la industria del vino

No serían estos sus aportes fundacionales en la profesionalización de la industria. Aún quedando truncos, con el cierre de la escuela, un fracaso más que evidente de la generación del 80 en Mendoza, Pavlovsky aprovecharía la exención impositiva que proponía el gobierno para emprendedores.
Así es que comenzó con viñedos y bodega “La Purísima”, en Guaymallén. A los tres años anunció que vendía su producción a “la casa de Bemberg” y atravesó el siglo en expansión, hasta que en 1908, ya era miembro del Centro Vitivinícola Nacional. Por entonces fue, con Domingo Tomba, delegado por Mendoza en el II Congreso Nacional de Comercio e Industrias. Y ante la severa crisis del sector, en 1914, ofreció distintas charlas en la Sociedad Vitivinícola. Creía que una de las soluciones era cooperativizar la venta del vino, para eliminar intermediarios y especuladores. Su trayectoria en el medio comenzó como educador, luego devino consultor y asesor, hasta que finalmente se transformó en empresario. Y en todas las áreas de actuación fue un pionero.

En 1915 Pavlovsky le propuso al gobierno de Mendoza  hacerse cargo de las exportaciones de vino, en lo que se considera el primer paso institucional en la apertura de nuevos mercados. De este modo, “ha venido a abrir amplios horizontes de progreso y a resolver el problema de la superproducción que amenazaba infligir severas pérdidas a los grandes productores de las provincias de Cuyo”. El ruso era consciente que la crisis del sector se debía, en buena medida, al desequilibrio entre la oferta y la demanda.
La situación era desesperante, a punto que el gobierno mendocino había aprobado, en 1914, una ley que prohibía nuevas plantaciones de vid. Y más todavía: al año siguiente el gobierno debió comprar buena parte de la producción, que en muchos casos ni siquiera llegó a cosecharse. Los únicos beneficiados fueron los bodegueros sanjuaninos, que comenzaron a comprar las mejores vides de las fincas mendocinas.

El autor de los dibujos que se reproducen es Horacio French. Fueron exhibidos en ocasión de una competencia automovilística. Su blog es más que recomendable.

Tagged with:

Artículos relacionados

Leave a reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

MAPA

Contacto

ArgentineWines.Com
Concurso VinoSub30
VinoSub30 Hackaton
Acha Club
daniel@argentinewines.com
tel. 011.4574.3292
cel. 011.5460.2722
Hangouts daniellopezroca@gmail.com

Concurso

Concurso VinoSub30

Enjoy Malbec

enjoymalbec

Wine Hackaton

VinoSub30 Hackaton