Al Colón!

28/05/10
Fuente: Leo Malbec Blog | Leo Dal Maso.

mendel unusHooolaaaaaaaaaaaaa zzzzzzzssssssaaaaaamigossssssssssss! Como baila la cocotera post- terrario? perdón, quise decir bicentenario.

4 días de vidurria donde la diyuntiva era quedarse como una marmota en casa, ir a casa de amigos a marmotear o unirse a los festejantes (ya que contra ellos no puedes) inmerso en las profundidades de biblias y calefones.

Lo mío fue tranqui (6 1/2 marmots), haciendo la salvedad de la media botella de Hesperidina que me clave desde los panqueques con dulce de leche en el Gigante de Coghland hasta el cumple del Nino a la medianoche. Liver no more.

Pero, ¿quien me sacudió la modorra? Eh!? Casita Coupage, quien mas!

Ayer mismo (miren mi hidalguía que estoy escribiendo dentro de las primeras 24hs de realizada la cata) la gente de Mendel se pegó una vuelta y nos contó algo de esta bodega mientras bebíamos y comíamos y la gente se divertía y emocionaba y las vacas se ordeñaban a si mismas y los cerditos nos ofrecían sus costillitas y el hombre de hojalata se convertía en Iron Man y todos entonábamos las estrofas de “…el Mas Grande sigue siendo River Plaite…” bajo un cielo prístino de unidad, amor y…

Me fui. Perdón.

(El dulce de leche de los panqueques estaba aligerado con Hesperidina. El hígado ya, pero mi cerebro todavía no lo superó…

Mendel

Mendel es una pequeña bodega de 100.000 botellas al año en la que laburan muchísimo para hacer lo que hacen.

Anabelle Sielecki y Roberto de la Mota se unieron comercialmente adquiriendo los viñedos ubicados en Lujan de Cuyo: Drummond (Malbec), Perdriel (Malbec y Cabernet) y en Valle de Uco, Altamira (Malbec y Semillón.)

La charla (de las más amenas que recuerde) la dio Santiago Mayorga (a cargo del viñedo y del trabajo en la bodega –chai para los afrancesados-) secundado por Estefania Laborde (a cargo de facilitarle la vida comercial y social a la bodega), quienes trajeron el Semillón, el Malbec y el Unus.

Semillón 2009, 13.6%

Estas 4000 botellas vienen de Altamira, se fermentan todas en inox excepto una barrica americana que se queda con el vino por unos 7 meses sur lie (o será que al final de cuentas el afrancesado soy yo…?), para ser ensamblados y luego embotellados en el mismo año.

La fruta blanca es la tipicidad de la variedad que en este caso está bien expresada, más tilo y nardos en nariz. En boca es franco, pero una nota cítrica (pomelo) le añade equilibrio al volumen. El ataque es seco y el tándem acidez-estructura distrae al paladar, cual Benito al sargento Matute, para que el volumen no sea tan expansionista. El largo de boca es el lógico de un blanco con características pretenciosas para lo que estamos acostumbrados en estos parajes y el toque cálido del final es una sensación que se repetirá en los 3 vinos.

“Santiago, hace poco Ricardo Santos nos contaba su visión acerca del consumidor argentino y como en base a esa premisa elaboro su Semillón, ¿ustedes como se lo imaginaron antes?

“Nohh, bueno, no imaginamos mucho, salio así. Pero estamos muy contentos con este vino. Y este año hacemos lo posible para que salga igual”

(¿La imaginación al poder? Buuuuhhhhhh!!! Maldito afrancesado!)

Mendel Malbec 2007, mezcla de viñedos, 100% varietal

Recién abierto se puso re-tomatoso en boca y algo parco al naso.

A la horita, la nariz era bien floral (rosa), algo de fruta negra, fresquito (menta) y un dejo de roble.

“¿a que se debe este abanico aromático?”

“a que cosechamos la primera vez a fines de marzo y las siguientes a partir de abril, parcela por parcela, a base de degustación de uvas”

En boca, quedó más parco, pero la fuerza de la estructura y la acidez y el suave redondeo de los taninos le dan al vino personalidad y fineza.

“el 100% pasa 12 meses en roble, partes iguales de francés de 1º, 2º y 3º uso. Pero no todo el manejo es la madera, ayuda mucho que no hagamos remontajes. Son 23 pequeños tanques de entre 5000 y 8000 litros y solo hacemos piegage manuel

Aclaro, esto empezó como un toque afrancesado y ya me están tocando los acordes de la marsellesa

Y también aclaro que el piegage es revolver el tanque con un palo, haciendo que las borras se mezclen suavemente y la extracción sea más pareja y sutil.

“y que las semillas caigan al fondo y se cubran de una película que las proteja de roturas”

“gracias Santiago”

“de nada Leo”

Mendel Unus 2007, 70/30 de Malbec y Cabernet

“lo de Unus viene del latín y significa único; el corte cambia siempre de porcentajes”

El Cabernet es de Perdriel y el Malbec viene de los 3 viñedos y el 100% se cría por 16 meses en barricas de 1º uso francesas.

La nariz es atronadora! Cedro, chocolate, humedad, fruta negra, balsámico. Casi diría un Cardenal Mendoza. Y en boca es franco, expresivo, muy intenso y como en los otros vinos, destaca la acidez, la estructura y el equilibrio.

Alto vino.

La verdad es que el tema precios es algo complicado. Los precios son $85, $120 y $220 respectivamente. En todos me da la impresión que falta un toque para que venza el shock de pagar lo que valen. Creo que buscan elaborar algo distinto y distintivo y lo logran y que lo paga con gusto el que se sienta identificado con el vino.

Pero para ser justos no es normal encontrar esa amplitud aromática, ni mucho menos que laburen tanto para obtenerla.

Santiago explico el objetivo de la bodega y me parece que leerlo ayuda a entender los vinos en si.

“Un poco nuestra filosofía es la de hacer vinos bebibles, entendibles para el consumidor promedio, elegantes y complejos”

¿Por que me tomo el trabajo (y el atrevimiento) de explicar una frase que no me pertenece? Porque me gustó, porque me gusta esa filosofía y porque tengo ganas.

Los 3 vinos son muy! bebibles y ciertamente elegantes. Tienen lo que tienen que tener para que la mayoría que los beba diga, “uy, que bueno que esta este vino!” y al mismo tiempo, que sean complejos.

Normalmente la complejidad aleja al consumidor promedio y llama al conocedor. Pero no siempre.

Los 3 tienen una elevada cantidad de descriptores aromáticos, y muchos son atípicos y a veces opuestos, pero esta bodega tiene la sabiduría de combinarlos de manera equilibrada.

A los que sintieron a la patria arder en sus entrañas con el locro del 25 les digo que (1º, es porque no hacia frío suficiente para comer locro, tontos! Hippies! Calzan gorros tontos!) este plato nos gusta a todos y sin embargo tiene una combinación perfecta de un montón de ingredientes diversos, atípicos (como orejitas y cueritos…) y hasta opuestos (frugales verdeos y rotundos zapallos y batatas, porque con batatas también va bien, no vengan a joder con comentarios espurios!!!).

Entonces ¿por qué a veces con algunos morfis somos mas amplios y con el chupi no?

Calculo que por costumbre.

Antropólogos argentinos (Historias del comer y del beber en Buenos Aires, Daniel Schàvelzon) descubrieron, hace un tiempo ya, que por acá se comía (alrededor del 1800) mucho pescado, mucho bichaje y mucho pajarete, porque todo era chiquito, entonces lo tenías vivo hasta matarlo y comerlo. Y que por ejemplo la carne de vaca no era buena idea porque no había como mantenerla fría y se ponía mal antes de terminarla ya que eran muy grandes los cortes (lo del asado todos los santos día es de parrilla al paso microcentro-style) y se pudrían.

Y ahora, 200 años de patria y tradición después, si no fuera por Lukesh, no como codornices desde el siglo pasado.

Algo en el camino se perdió.

COMMENTS