Alegría y copas llenas en el nuevo spot del Vino Argentino

19/09/13
Fuente: Diario Los Andes.

Vino Argentino Aznar Baraj MederosSe grabaron la primera y la segunda parte de la nueva campaña. La canción que une las voces de más de veinte artistas es “Y dale alegría a mi corazón”, de Fito Páez. Cómo se vivió uno de los set de filmación.

“¡Qué tema con la luz!”. Lalo Mir es el autor de la frase espontánea que robó risas a todos los que lo escucharon. Claro, lo dijo bajito porque en un set de filmación hay que ser discreto. Lo inspiró un grupo de técnicos que acaba de acomodar con mano de orfebre a Mariana Baraj, Pedro Aznar y Rodolfo Mederos bajo los reflectores que alumbran el escenario en el que se rodó la segunda parte de la sexta campaña de Vino Argentino.

Mientras Aznar ensayaba algunos acordes en el cello, Baraj se arreglaba el collar y sonreía cómplice a quienes la habían acompañado, Mederos alzaba el acordeón y se disponían a cantar frente a las cámaras para la campaña de la marca genérica que representa a todos los vinos del país.

Como fue en ediciones anteriores, en esta oportunidad también varios artistas prestan su voz para realzar la idea principal del spot que es “El vino nos une”. La canción que hilvana la publicidad esta vez es “Y dale alegría a mi corazón”, de Fito Páez.

Por eso no es casualidad que el rosarino haya sido el anfitrión en la primera parte de la filmación, que se hizo el viernes pasado en su casa. “¡Veo que hicieron un lindo quilombito!”, bromeó a los productores que habían copado de cámaras, cables y asistentes la sala donde tiene el piano. Vera Spinetta, Rosario Ortega y Lucio Mantel fueron algunos de los extra que estuvieron ese día.

La segunda parte del rodaje del spot coordinado por el Fondo Vitivinícola y financiada por la Corporación Vitivinícola Argentina fue el lunes en el mítico café Vilma, de Buenos Aires.

Allí estaban Baraj, que después de haber probado varios vinos del mundo durante sus giras –contó- sigue prefiriendo el argentino; Aznar que dijo que la bebida nacional “es alegría, encuentro, charlas entre amigos, celebración” y Mederos que lo comparó con el tango por la sensación que ambos dejan a quien lo consume, “se llevan muy bien”, expresó el bandoneonista porteño.

Antes de que la productora La Brújula compagine el material para poder transmitir la triada que los argentinos llevan en la sangre: vino, música y mesa, falta que alcen su voz Jaime Torres y Peteco Carabajal, que compartirán brindis con Vitillo Ábalos.

Y si de “Alegría” (tal es el nombre de este spot) se trata pocos saben tanto como Los Auténticos Decadentes y Pablo Lescano, que filmarán junto a Sergio Denis. Mientras que los embajadores de Mendoza son el dúo Orozco-Barrientos y Mariela Contreras (ex Simpecao).

Si me das alegría estoy mejor

Los músicos coordinando sobre el escenario, la maquilladora retocándolos antes de que la claqueta habilitara a la cámara, una troupe de técnicos y asistentes controlando que nada quedara librado al azar y Lalo Mir, el conductor oficial de esta pieza de comunicación, haciendo reír a los que estaban entre los cables y como espectadores.

Esto es algo de lo que se vio el lunes en café Vilma, de Buenos Aires, donde se filmó la segunda parte del spot de Vinos Argentinos.

Bordeando el escenario, en un carrillo, tres camarógrafos registraban cada momento de la actuación de Mariana Baraj, Pedro Aznar y Rodolfo Mederos. Un poquito más atrás, otra cámara que estaba sostenida en una grúa, tomaba otros planos.

Cuando las pieles se erizaban por las voces de Mariana y Pedro, y el acordeón de Rodolfo, en la sala no volaba una mosca, la concentración era absoluta. Clima muy distinto al que se creaba cuando las luces rojas se apagaban. Llegaba el tiempo de licencia para los chistes, los arreglos, los traslados y, por supuesto, pedir que ni un celular quedara prendido, entre otras cosas.

Algún desobediente dejó el teléfono encendido e hizo interferencia en los instrumentos. Fue uno de los puntapié para que Pedro bromeara, miró a Julián Semprini, el percusionista, y le aconsejó que aflojara con Twitter. “Los fans no lo dejan vivir”, buscó complicidad en el resto de los presentes.

“¿Cómo damos como grupo vitivinícola?”, preguntó el ex Serú Girán. Se refería a los tres cantantes, el joven de las baquetas y al tecladista Tomás Fares. “Somos los ‘Pitucos cardinales’”, le puso –entre risas- nombre al grupo. “Claro, somos todos muy pitucos y cada uno anda por un lugar del mundo distinto”, bromeaba Aznar.

Como era de esperarse en la publicidad de Vino Argentino, sobraban copas de la bebida nacional. Justo cuando estaban haciendo una de las tomas, la copa de Mariana cayó al piso. Ellos continuaron cantando como si nada hubiese pasado.

“Es la bendición”, dijo ella cuando las cámaras se apagaron. “Esto es alegría”, retrucó alguien entusiasmado desde atrás.

Mariana, con la calidez heredada de la madre tierra, lucía radiante. Entre toma y toma (de filmación y de vino) contó que está ideando su sexto disco, en el que cantarán sólo mujeres de distintos puntos del globo.

“Tiene que ver con la idea de mostrar lo que la mujer puede generar y de la interacción que pueda haber entre ellas”, cuenta sobre su proyecto antropológico. Entre melodías, bocadillos, copas de vino y calidez se rodó la segunda parte de spot que verá la luz en los próximos meses.

Para los presentes, esa noche, hubo un plus que posiblemente se vea en el bagstage. Aznar cantó el tango La casita de mis viejos y Baraj impregnó de quechua y aymara el escenario con Jatun Illimani.

COMMENTS