Arnaud de Malefette: Un francés entre el vino y el arte

27-09-2009
Fuente: Diario Uno | Gema Gallardo | Foto: Uno.

LurtonArnaud de Malefette (37) es el nuevo director general de Bodegas Lurton para Sudamérica. Está casado con una violinista, con quien espera un hijo para marzo. Para muchas personas, el estar lejos de su tierra natal por cuestiones laborales significa una angustia difícil de calmar. Pero para el francés Arnaud de Malefette (37), director general de Bodegas Lurton en la región de Argentina y Chile, el haberse radicado recientemente en nuestra provincia es un placer. “Mendoza es muy linda. Hemos tenido que cambiar algunas costumbres con mi esposa. Por ejemplo, el horario de la cena, en Francia a las nueve de la noche ya nadie sale. Aquí a esa hora es muy temprano para reunirse con amigos. Pero nos agrada esta ciudad”, dice apenas comienza la charla con UNO.

Malefette ingresó a la empresa de François Lurton hace nueve meses. “Soy de familia de bodegueros. Tenemos viñedos en el sur de Francia. Lurton me contrató por una agencia de empleos y así me ofrecieron la dirección general de las bodegas que la empresa tiene en esta región de Sudamérica. Estoy aquí desde enero”, detalla el hombre oriundo de Toulouse.

–¿Por qué aceptó un trabajo en América Latina, tan lejos de sus afectos?
–Cuando me contrataron lo hicieron específicamente para este puesto. A mí me entusiasmaba la idea de venir aquí. Esta es una zona viñatera muy buena. Además, Lurton es una empresa muy importante, que realiza vinos que se comercializan en 60 países. Y como te decía éste es mi primer trabajo para François Lurton.

–¿Y en qué consiste específicamente su trabajo?
–Mis días se reparten entre Argentina y Chile. Allá tenemos plantaciones a 30 kilómetros al oeste de Santa Cruz y 250 kilómetros al sur de Santiago, cerca de la zona de Lolol. Para François, el valle de Colchagua es la tierra idónea para elaborar grandes vinos tintos. En el 2000 compró unas 200 hectáreas que jamás habían producido vino antes y que fue plantando poco a poco. Allá producimos los vinos Alka, que se producen a partir de la cepa Carmenère. También hacemos Gran Araucano, Clos de Lolol, Humo Blanco, Hacienda Araucano y Kochü. En Mendoza tenemos una finca en Vista Flores, Chacayes, donde producimos nuestros mejores vinos y una segunda en Maipú, Barrancas, que comprende una segunda hectárea de viñedos destinados a ofrecer vinos varietales.

–Éste es su primer trabajo para Lurton, ¿qué antecedentes tiene dentro de la industria vitivinícola?
–Solamente familiares. Durante cinco generaciones mi familia ha tenido viñedos y bodegas. Ahora es mi madre la que está al frente del negocio familiar en Francia. Pero antes de entrar a Lurton yo trabajaba para la empresa Zodiac, que hace botes inflables. Para esta compañía trabajé en España y Canadá. Casualmente, nosotros en Francia hemos organizado un ciclo como el que ustedes tienen aquí de Música Clásica por los Caminos de Vino. Hace tres años que lo hacemos en las bodegas francesas, ustedes hace diez que lo organizan y es mucho más grande. Pero nos interesa mucho el maridaje entre el arte y el vino.

­–La vendimia en Mendoza es muy particular y popular, en Francia se vive de otra forma…
–Sí. Aquí es muy interesante. Muy mendocina (risas). Con mi esposa participamos en algunos eventos y nos encontramos con la reina y la virreina. Fue muy divertido y especial. La pasamos muy bien.

–¿Cree que es importante que los habitantes de una región vitivinícola sepan de vinos?
–En una zona vitivinícola como Mendoza, todo el mundo conoce de vino o tiene familiares o amigos que están relacionados con el vino. Es importante, porque hace que la gente adquiera una tradición… Ésta es una zona vitivinícola muy vieja y es fácil encontrar a personal que conoce el trabajo del viñedo, desde la poda hasta la vendimia. Hay experiencia y cultura ancestral desde hace un siglo. Como ocurre en Francia o en Italia.

–En Mendoza, hace un tiempo se hizo una campaña publicitaria para acercar los jóvenes al vino, ¿en su país se ha hecho algo similar?
–Lamentablemente, en Francia hay mucho lobby en contra del alcohol y ponen al vino dentro de la misma bolsa. Esto no es bueno, porque el vino no tiene nada que ver con bebidas alcohólicas más fuerte que sí pueden ser perjudiciales. Sí es cierto que los jóvenes consumen otras bebidas, pero cuando uno madura se vuelca al vino, porque es una bebida mucho más elaborada y sutil.

–En el mundo, ¿la industria vitivinícola qué tan poderosa es comparada con la de otras bebidas alcohólicas?
–Las firmas de las bebidas alcohólicas son marcas muy fuertes porque trabajan con un gran volumen de elaboración y el vino es algo más artesanal, en el que influye la región y la subregión donde se ubican las vides. En cambio, los alcoholes más fuertes se pueden hacer en cualquier parte del mundo. El vino tiene mucho impacto de la tierra. Cada año comienza un ciclo muy importante, que comienza con el brote de la primavera hasta que llega a la botella, y esto es muy diferente en cada lugar de elaboración.

COMMENTS