AWTips 28/04/09

-Vender, el problema. Si el objetivo es vender más, el problema es la promoción (la otra es el sostenimiento del empleo). Una propuesta agresiva de promoción de nuestros vinos a los mercados internos y externos es clave, pero para eso no hay buenas noticias. Atados a una cosecha y elaboración más pobres, los recursos para la promoción se recortarán aproximadamente en un 25%. Menos litros, menos cuota de aporte (pese a que la alícuota aumentó un 20%) y promoción más cara. Encima, publicidad reglamentada y empujada al horario más caro (22 a 1). Panorama poco alentador si observamos a la cerveza, que para éste año sale con los tapones de punta en materia de promoción. Una sola marca invertirá este año $50 millones en campañas de promoción. Contundente, frente a los magros $9 millones que invirtió el año pasado la vitivinicultura a través del Fondo. Para colmo, a partir del 3 de mayo, las bodegas y la campaña genérica de promoción del vino de la COVIAR, no podrán contratar espacios en TV y radio en el horario de protección al menor, entre las 12 y las 22. Diario de Cuyo

-Arrime paritario. El viernes pasado se llevó a cabo una nueva reunión paritaria entre el sector empresario y los gremios vitivinícolas, y esta vez acercaron más sus posiciones. Si bien no quisieron adelantar cifras definitivas, se supo que el sector de empresario habría ofrecido $270 -no remunerativos- de incremento salarial para los trabajadores de viña y bodega. El pedido de los gremios en un principio fue de $350 de aumento al básico para ambas categorías. Diario de Cuyo

-Crisis. Se duplicaron los subsidios. El Gobierno casi duplicó en abril y hasta fines de junio, justo después de las elecciones, los subsidios parciales a los salarios de empleados de empresas que tienen problemas financieros por la crisis. El Gobierno casi duplicó en abril y hasta fines de junio, justo después de las elecciones, los subsidios parciales a los salarios de empleados de empresas que tienen problemas financieros por la crisis. Los salarios de unos 65 mil trabajadores son subsidiados en parte por el Estado, en el marco de un programa del Ministerio de Trabajo que busca evitar despidos masivos. La cifra de aportes del Estado para los sueldos de empleados aumentó a casi el doble este mes por decisión de la Casa Rosada, con el principal objetivo de paralizar los despidos hasta, al menos, después de las elecciones legislativas del 28 de junio próximo. Hasta la segunda semana de abril 64.739 trabajadores recibían hasta 600 pesos del salario en forma de subsidio. Datos del Ministerio de Trabajo indican que, en la primera quincena de marzo se habían entregado estos subsidios a 38.185 trabajadores de 648 empresas. Para ello, el Gobierno destinó en el primer trimestre del año 60 millones de pesos. Los números señalan que a partir de abril uno 26.554 trabajadores comenzaron a recibir 600 pesos de su salario aportados por el Estado. La estrategia oficial se concreta en el marco del Programa de Recuperación Productiva (REPRO) que busca frenar despidos masivos en las empresas que sufrieron los efectos de la crisis. La administración de Cristina Fernández de Kirchner tomó el programa y en lo que va del año giró a empresas privadas 111 millones de pesos para tratar de preservar puestos de trabajo. Empleados del sector industrial, de producciones agrícolas regionales como frutihortícola y vitivinicultura, y servicios, como supermercados y turismo. La Mañana de Neuquén

Josemujica[1]-Una cepa sobreviviente. Pepe Mujica llegó al velatorio de Alfonsín acompañado por un hombre del Gobierno: Rafael Follonier, coordinador de la Unidad Presidencial de Cristina Fernández de Kirchner. Mujica y Follonier construyeron una relación de confianza que les permite hablar tanto de política como de vinos. Follonier se hizo experto en vinos en el exilio, cuando uno de sus trabajos fue editar una revista especializada en España. Mujica salió de la cárcel y, mientras recorría radio por radio junto con sus compañeros, para hacer política boca a boca ampliando el mensaje con un micrófono, comenzó a cultivar flores en su pequeña chacra. Después, el Ministerio de Agricultura lo obligó a ampliar conocimientos y, como buen uruguayo, toma la bandera del Tannat. –Es un Merlot inteligente –lo chancea Follonier–. Hace más de un siglo también estaba en Cuyo. Los franceses vinieron a buscar esa cepa cuando sufrieron la peste. –La filoxera –recuerda Mujica–. Un desastre. Destruyó muchos viñedos en Francia. Los franceses perdieron medio millón de hectáreas. –El Malbec es un vino neto, peronista –sigue el juego Follonier–. Me quedo con el Tannat y el Malbec antes que con el Merlot. –Tenemos un buen Tannat –dice Mujica. –Muy bueno –dice Follonier–. Por eso mi homenaje a ustedes: es una cepa sobreviviente. Página12

-España. Una investigación demuestra los beneficios de los residuos de uva para la industria farmacéutica y cosmética. Una investigación realizada en el Instituto de Investigación en Ingeniería de Aragón (I3A) y con financiación de la Obra Social de ‘la Caixa’ ha demostrado los beneficios de los residuos de uva –pepitas, piel y tallo de los racimos–, para las industrias alimentaria, farmacéutica, parafarmacéutica, cosmética y la industria de la piel animal. Los dos investigadores responsables de este proyecto, José Urieta y Juan Cacho, así como el director general de Investigación, Innovación y Desarrollo del Gobierno de Aragón, José Luis Serrano, y el responsable de Relaciones Institucionales de ‘la Caixa’ en Aragón, Navarra y La Rioja, Ricardo Alfós, adelantaron en rueda de prensa algunos resultados. Los investigadores explicaron que en las pepitas, la piel o el tallo de los racimos de uva se encuentran productos «muy valiosos» como el Omega 6, la vitamina E, el Resveratrol, las Proanticionidinas, los Taninos y los Antocianos. En el caso del Omega 6, José Urieta relató que está presente en la pepita de uva en una elevada proporción. Es un aceite graso esencial que sirve para reducir el colesterol en sangre, reforzar el sistema inmunológico, además de intervenir en la formación de membranas celulares y permitir el funcionamiento de las conexiones nerviosas. La vitamina E también está presente en el aceite de pepita de uva en una proporción similar a como aparece en el aceite de oliva, sustancia que constituye un importante antioxidante, que beneficia al sistema inmunitario, a la vez que mejora las propiedades oculares, según precisaron los investigadores. Por su parte, el Resveratrol, contenido en la piel de la uva, estimula las enzimas que controlan el envejecimiento de los tejidos; previene enfermedades geriátricas como el alzheimer, y es un antioxidante «muy eficaz», a la vez que inhibe el colesterol perjudicial para el sistema circulatorio. Europapress

COMMENTS