Bicentenario: 3.000 platos cada dos horas y 900 vinos vendidos

27/05/10
Fuente: Diario de Cuyo.

Bicentenario San JuanDefinitivamente, San Juan no sólo se lució con su propuesta institucional y artística, sino que el balance gastronómico local en el Paseo del Bicentenario tuvo como resultado un éxito rotundo, con un promedio de 3.000 raciones de comida casera despachadas cada dos horas y 900 botellas de vino vendidas en lo que duró la feria.

Carlos Echegaray, el responsable de la oferta autóctona, cuya elaboración se hizo enteramente en Buenos Aires, se asombró diariamente con las nuevas metas con que se encontró el equipo de cocineros. «Ya el viernes nos dimos cuenta de que debíamos producir por lo menos el triple de lo que veníamos calculando, por eso encargamos mercadería y hasta hoy -por ayer- siguieron mandándonos decenas de kilos de insumos desde San Juan», contó el chef a este medio.

De pronto, y como por arte de magia, la cifra que comunicó DIARIO DE CUYO el sábado pasado sobre las 1.000 empanadas sanjuaninas vendidas cada veinte minutos quedó desactualizada y los días siguientes los pedidos se multiplicaron por tres cada cuarenta minutos; también ayer se terminaron de cocinar en guiso los últimos kilos de los 150 chivos adquiridos por el Gobierno provincial para el evento, y del locro no quedó resabio.

«Decidimos cambiar un poco el menú también y agregamos para la fecha patria el guiso de lentejas, que se sumó al tomaticam con sopaipilla que se pide mucho, y al chivo lo ofrecimos con puré de papas con panceta y tomates secos o con puré de camotes con nueces, así continuamos con las propuesta de los sabores autóctonos», contó Echegaray.

Exquisiteces si las hay, que apenas se mostraron se despacharon sin cesar; los visitantes hicieron largas colas para comprar su comida y se acercaban a los que estaban comiendo para preguntarles dónde habían conseguido esos platos.

Con respecto a la degustación de dulces, como también quebraron stock de membrillos, Carlos decidió empaquetar en unos recipientes descartables alcayota con nuez para seguir con la venta de algún postre netamente sanjuanino, y con el poco vino que quedaba, vender sólo vasos de cada varietal.

Tanto la veintena de ayudantes profesionales que trabajaron día y noche para que San Juan se luciera con su gastronomía (se dividieron en la producción de platos, su calentamiento y el despacho adrenalínico en la masiva feria) como la colaboración de Pablo de Jesús, de Alta Tecnología Alimentaria (ATA) que aportó la logística, distribución y salida de productos elaborados sanjuaninos, y de Carlos Sola, quien proveyó la cocina industrial y la cámara frigorífica que se emplazó en la Casa de San Juan en Buenos Aires para conservar al mercadería, fueron indispensables para que se concretase el éxito provincial en el histórico Paseo del Bicentenario.

http://www.diariodecuyo.com.ar/home/new_noticia.php?noticia_id=402207

COMMENTS