Blanco con hielo, moda preocupante

24/07/11
Fuente: Diario Los Andes | Damián Weizman.

Mo%C3%ABt-Chandon-Ice-Imp%C3%A9rial[1]Por favor no saque conclusiones apresuradas y siga leyendo: este título no es mío, no me hago cargo. Aclaro, por las dudas. Pero me pareció apropiado reproducirlo tal cual salió en la nota que hace poco publicó el diario español El Mundo. Se trata de una opinión tomada de la Agencia de noticias EFE, en la cual su autor (con el seudónimo Caius Apicius) plantea como una atrocidad que cada vez más gente (incluso famosos) se animen a ponerle cubitos a los blancos. O lo que es peor ¡además de hacerlo lo cuentan! Este artículo tiene como contexto el verano europeo, en el que las bebidas refrescantes ganan terreno, como sucede de este lado del charco. Pero esta temporada la tendencia escandalizó a más de un crítico cuando la productora de champán más famosa del planeta lanzó una versión para tomar exclusivamente con cubitos: el Ice Imperial, de la casa Moët & Chandon.

Como se podrán imaginar, lejos de ser un producto popular, el envase es de lo más glamoroso: viene en una lujosa botella laqueada en blanco con una corbata negra, etiqueta dorada y un diseño en plata.

¿Estará cambiando entonces el mensaje mundial sobre la forma de beber vinos?

Para este crítico español si se está produciendo el cambio, no es el camino correcto: “Un vino con hielo es, antes o después, un vino aguado, sobre el que tenemos la misma opinión que tenía Lope de Vega cuando escribió ‘si bebo vino aguado / berros me nacerán en el costado’”.

Comparte que históricamente el vino se ha aguado, pero señala que lo mismo no se puede aplicar hoy con blancos de calidades supremas de hoy. Su conclusión es que entre quienes reconocen aguar un vino y quienes directamente no lo toman, es preferible la segunda opción, ya que no atentan con el arduo trabajo de los enólogos.

¿Y por casa cómo andamos?

En los últimos años los mensajes que se pueden escuchar entorno a la forma del consumo del vino son variados. Pero el tono es el que impulsa el Fondo Vitivinícola con la idea de romper con preconceptos, desacralizar al vino y tomarlo de la forma que más nos guste.
La campaña que sonó en los medios desde 2008 era la bautizada “Verdades Cantadas”, que con el ritmo del pegadizo “Vino argentino, vino argentino…”, invitaba a servirlo con cubito, en vaso, con soda o solo. “Tomar vino no es una ceremonia, es una fiesta”, remataba.

Y en esa dirección se ha encolumnado buena parte de los protagonistas del mundo del vino: bodegueros, enólogos, sommeliers, comunicadores, etc. En que lo importante es consumir la ahora bautizada Bebida Nacional, de la manera que más nos guste y sin tanto protocolo, rompiendo con el preconcepto de bebida solo para entendidos y bon vivant.

No es que de lo mismo consumir cualquier vino y del modo que sea. Se dan las pautas, las recomendaciones sobre su “buen uso” Pero en definitiva (y a mi entender), la mejor comunicación es la que sostiene que hay vinos para “momentos”. Y si la situación da para enfriar un blanco sin mayores complicaciones con unos cubitos, en una calurosa noche de verano ¿quien tiene autoridad para decir que está mal hacerlo?

Si vamos al manual, nos dirá que si agregamos hielo, es preferible que lo hagamos por afuera de la copa, es decir sumergiendo la botella en una frapera. Y es lo ideal si lo que se quiere es mantener intactas las cualidades del vino que se va a destapar.

Pero, insisto, el que termina eligiendo es el consumidor y es quien tiene la verdad absoluta, según mande su paladar.

Tagged with:

Artículos relacionados

Leave a reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

MAPA

Contacto

ArgentineWines.Com
Concurso VinoSub30
VinoSub30 Hackaton
Acha Club
daniel@argentinewines.com
cel. 011.5460.2722

Concurso

Enjoy Malbec

enjoymalbec

Wine Hackaton