Bodegueros piden estímulo oficial, no una intervención

28/09/09
Fuente: MDZ| NA | Foto: Carlos Fernández

mdzolBodegueros que destinan gran parte de su producción a exportación coinciden en la necesidad de políticas de promoción para el sector, pero rechazan una posición intervencionista del Estado. Los empresarios piden contar con financiamiento a bajas tasas y a largo plazo. Representantes y directivos de las grandes bodegas exportadoras argentinas cuestionaron la falta de una política oficial de promoción del vino, pero bogaron por una actividad conjunta público-privada y no una posición intervencionista del Estado. Si bien los bodegueros mas grandes prefieren seguir apuntalando al sector con proyectos propios, quienes hace pocos años se lanzaron al mercado internacional reclaman financiamiento a bajas tasas y largo plazo porque ya no tienen mas margen para reinvertir utilidades.

Las posturas se escucharon en el marco del workshop organizado por Wines of Argentina en Mendoza, en donde los exportadores debatieron sobre los mejores elementos para comunicar y crear la imagen del vino en los distintos mercados, junto a otros aspectos ligados a la exportación.

En diálogo con la Agencia Noticias Argentinas, Sebastián González, export manager de Dominio del Plata, cuestionó que «las políticas oficiales no fomentan las inversiones» y advirtió que para que la situación se revierta se necesita generar «un clima propicio», en donde se aliente «el desarrollo y la incorporación de tecnología».

Dominio del Plata desde 1999, en Luján de Cuyo, un emprendimiento focalizado en la exportación, con un 98 por ciento de su producción destinado a los mercados internacionales, con presencia en mas de 30 países.

González prevé que la producción crecerá más de 13 por ciento este año -sobre el 15 por ciento proyectado inicialmente-, y que en 2010 el alza estará en torno del 10 por ciento, siempre y cuando «siga todo como hasta ahora».

Por su parte, José Alberto Zuccardi destacó que «la Argentina tiene viticultores que van mas allá del negocio» y que es el «único país que consume mucho más de lo que exporta, porque el vino está en la cultura».

También subrayó que la vitivinicultura es una actividad que «derrama hacia otros sectores», debido a que en la cadena de producción intervienen desde pequeños viñateros hasta exportadores, pasando por bodegas, empresas de logística, transportistas, envasadores, imprenteros y fabricantes de botellas, entre tantos otros.

La empresa destina el 65 por ciento de su producción a la exportación y el 35 por ciento al mercado argentino.

Además, muchos bodegueros exportadores coincidieron en que el mercado asiático y de la India es un punto atractivo para el vino argentino. Su ingreso al mundo del vino potenciaría el consumo mundial, por eso las estrategias de varias bodegas apuntan a estos mercados.

Hacia allí se encaminan grandes bodegas que definieron las estrategias de posicionamiento en los mercados internacionales en el workshop.

El debate central estuvo a cargo de un panel conformado por Andrés Belinsky, de Terrazas de los Andes; Ricardo Puebla, Lavaque; Julián Orti de Toso y José Asensio, de Familia Zuccardi; Jorge Crotta, de Catena Zapata; Daniel Cushnan, de Pernod Ricard, y Matías Fraga, de Escorihuela Gascón.

En lo que todos los panelistas coincidieron es en la necesidad de que la Argentina comunique al mundo su diversidad, en cuanto a variedades, clima, suelos, así como también la belleza que tiene el país, transmitiendo el estilo de vida.

http://www.mdzol.com/mdz/nota/162715

COMMENTS