Brasil: Empresarios argentinos del vino en alerta

02/06/12
Fuente: IProfesional.

Hay 90.000 cajas que Brasil no deja entrar como represalia a Moreno. Están en juego ventas al exterior por 800 millones de dólares. Comercio analizará caso por caso si da más plazo para liquidar divisa. Los exportadores de vinos esperan resoluciones desde el frente interno y desde el exterior para que su negocio se reactive y no perder más dinero. En el mercado local, las grandes bodegas exportadoras estarán obligadas a llenar un formulario para analizar si se les permite liquidar las divisas después de los 90 días y reactivar acuerdos millonarios que están frenados por las trabas impuestas desde la secretaría de Comercio. La medida impacta al 80% de los vinos argentinos que se venden al exterior, por más de 700 millones de dólares anuales. «Es imposible cobrar antes de los 120 días y, en muchos casos, se extiende a 180 días», dijo el gerente de Bodegas de Argentina Juan Carlos Pina al diario Clarín.

El empresario también advirtió que muchas bodegas les están avisando a sus clientes que no pueden cumplir con los envíos hasta que se resuelva la cláusula impuesta por Comercio Exterior.
La resolución 142/12 del Ministerio de Economía establece un límite de 90 días para el ingreso al sistema financiero de las divisas provenientes de operaciones de exportación. El artículo cuarto permite solicitar una reconsideración de los casos en que se pudiera demostrar el inconveniente para cobrar antes del plazo estipulado.
Después de reiterados pedidos de excepción que se hicieron desde el Gobierno de Mendoza, el Instituto Nacional de Vitivinicultura y el empresariado, la Secretaría de Comercio decidió analizar caso por caso.

«Enviaron una encuesta a todas las bodegas para que informemos sobre las dificultades para exportar», dijo al matutino el presidente de Bodegas de Argentina, Juan José Canay.
Además de luchar contra las trabas locales, los exportadores de vino, pasas de uva y fruta en fresco tienen otro frente abierto: las trabas impuestas por Brasil.

Desde marzo deben sortear un sistema de licencias no automáticas, que se está haciendo cumplir y que dejó varadas en la frontera a más de 90 mil cajas de vino.

«Si nosotros le ponemos trabas a Brasil, ellos hacen lo mismo con nosotros», opinó Canay.
Si se suma las frutas en fresco y las pasas de uva, el volumen de exportaciones afectadas en torno al vino es de 800 millones de dólares anuales.

COMMENTS