Chile: ¿Qué usamos en lugar de champagne?

25/04/11
Fuente: El Mercurio.

EspumanteDesde 2015 El espumante no podrá llamarse Champagne. Se abre Una oportunidad para dar identidad a nuestra viticultura. En Curicó, luego de dar inicio a la vendimia 2011, Miguel Torres presentó en sociedad su última innovación, el vino espumoso Estelado Rosé 2010. Elaborado con método champenoise, en un ciento por ciento con la cepa país, la variedad más antigua de Chile, arraigada en unas 15 mil hectáreas y cultivada por unos 8.000 pequeños productores, principalmente en tierras de secano o rulo de las regiones del Maule y Biobío.

El efecto de la innovación ya se siente. Las pruebas internacionales de este espumoso le pronostican un gran potencial, lo que está generando compras en esta temporada de esta variedad y a precios muy superiores a los que habitualmente se pagan por una cepa que no es considerada noble por los clásicos de la viticultura chilena.

No obstante, su nobleza está dada por su rusticidad y capacidad de resistencia a la escasez de agua, plagas y enfermedades, lo que es reconocido y apreciado por los pequeños viticultores de secano al ser prácticamente la única variedad de Vitis vinífera que logra desarrollarse en condiciones tan difíciles como las de las zonas donde está arraigada. Para muchos pequeños viticultores suele ser su único sustento. Hoy la cepa país tiene una gran oportunidad de mostrar todas sus cualidades y su nobleza a través de este vino burbujeante y con ello convertirse en otro estandarte de la nueva vitivinicultura chilena, expresión de tradición y modernidad, condiciones agroecológicas excepcionales junto a tecnología y capacidad empresarial que genera productos ecológicos de alta calidad.

En este mundo globalizado la identidad es crucial, es lo que nos diferencia, por ello nuestra industria del vino debe avanzar más rápidamente en el desarrollo de nuevos vinos que expresen nuestros terroirs, con innovación y audacia.

El desarrollo comercial de los vinos espumosos, en general, ha sido extraordinario en los últimos años. El espumoso, que todos conocemos como champaña, presenta diversos nombres según su proveniencia. En efecto, su nombre legal es Champagne, en Francia; Sparkling wine (genérico), en el mundo anglosajón; Cava, en España; Prosecco y Spumante, en Italia; Sekt, en Alemania. Y ¿en Chile cómo le llamaremos?

Conforme al Tratado de Asociación con la UE, en enero de 2015 Chile no podrá volver utilizar el nombre de champagne en sus vinos espumosos, ni siquiera para comercializarlos en su mercado interno, por lo que se vuelve urgente encontrar una denominación propia. ¡Es una gran oportunidad! España, que debió hacer lo mismo en 1986 y lo bautizó Cava, el año 2010 vendió más de mil millones de euros, produjo del orden de 250 millones de botellas de las cuales el 60% fueron exportadas a mercados de alta exigencia y de buenos precios.

Ahora se trata de encontrar un nombre o usar el genérico en castellano o inglés, espumante o sparkling. A mí no me gusta la idea. Me parece que deberíamos jugarnos por dar mayor identidad a nuestra vitivinicultura y establecer un nombre exclusivo, mediante un concurso, especialmente para el espumoso de cepa País, estableciendo al mismo tiempo un protocolo para su producción en las regiones implicadas, similar a lo que fue el Cava en España, desarrollar una estrategia de marketing nacional e internacional, y por qué no, desarrollar un envase adhoc, etc.

Aprovechemos el momento y no dejemos pasar esta gran oportunidad. Una idea podría ser ocupar el nombre propuesto por Miguel Torres: Estelado o Estela u otro ¡Manos a la obra!

COMMENTS