Chile vitivinícola, a más de un año del terremoto y maremoto

01/08/11
Fuente: ArgentineWines.Com | vía FIJEV | Ing. Agrónomo-Enólogo Sergio Correa Undurraga.

Chile Febrero 27, 2010 a las 3.25 de la mañana empieza el quinto terremoto más grande de la historia de la humanidad, seguido luego de un maremoto que arrasó diferentes áreas del país.

Algunos viñedos cayeron al suelo, perdiendo su fruta preparada para ser recibida en las bodegas, las bodegas de vinos se remecían y caían cientos de miles de botellas almacenadas en lugares adecuados de temperatura y humedad, se quebraban y el precioso líquido se perdía y con él, el trabajo de miles de hombres y mujeres que habían cooperado en las viñas, en las bodegas, en las salas de embotellación, en las fábricas de botellas, imprentas de etiquetas, producción de tapones y mucho mas, para que los Enólogos pudiésemos dar el visto bueno para que el noble producto se embotellara y reposara antes de salir a los mercados nacionales e internacionales.

El vino escurría y se perdía en esa madrugada fatal, los estanque de acero inoxidable caían como piezas de un dominó, tanto los de grandes volúmenes como también los recipientes menores, la naturaleza no perdonaba y el vino junto a toda su ilusión se perdía. Fueron 125 millones de litros los que se fueron, millones de litros de capacidad de bodega que ya no estaban, frente a una vendimia “ad portas”, no lo podíamos creer ¿Por qué a este hermoso, pequeño y lejano país? Y porque no, si la naturaleza no hace distingo?.

Había que empezar otra vez y sin duda después de quejarnos y llorar a nuestros muertos el pueblo vitivinícola chileno, como también todo Chile, se puso a trabajar con mucha fuerza, 24 horas sobre 24, para recibir la cosecha del fatídico año 2010. Se limpiaron las bodegas, se repararon los estanques, la maquinaria de vendimia se puso en marcha y las uvas empezaron a llegar, los puertos volvieron a operar y por fin se reanudaron las exportaciones de vinos, los consumidores esperaban los embarques y los compraban ayudando de esa manera a este pueblo vitivinícola que estaba sufriendo bastante. ¡Gracias consumidores de vino chileno!

Se fue el año 2010, marcado por un gran éxito ajeno al vino, como fue la liberación de los 33 mineros que estaban aislados a más de 700 metros de profundidad y las cifras de exportación de vinos embotellados marcaron un crecimiento de 12.1% en volumen y en dólares totales, Chile marca el record de US$ 1.552 millones en exportaciones totales de vino.

El año 2011, llega con las bodegas ya reparadas y aun más modernizadas que el año del cataclismo, con una cosecha de gran calidad aunque sin aumentar los rendimientos de los viñedos y ya pasados los primeros cinco meses del año, muestra entre Enero-Mayo un crecimiento de 11.4% en volumen de las exportaciones de vino embotellado y un 20.2% en dólares americanos, esperando terminar el año con un record de US$ 1600 millones en exportaciones totales de este preciado producto.

Chile nuevamente está de pié y trabajando firme para seguir escalando en el mundo del vino.
¡Gracias Señor!

Sergio Correa Undurraga
Ing. Agrónomo-Enólogo
FIJEV
www.correaundurraga.cl

COMMENTS