Códigos QR: Información a un click de distancia

08/08/11
Fuente: Cronista | Maija Palmer.

Orig aviso OMNIUM LNR bajaLa tecnología de reconocimiento de imágenes podría cambiar la forma en que las compañías interactúan con sus consumidores. Imagínese un día feriado sentado en una confitería disfrutando de un vino. Le gustaría saber más sobre lo que está bebiendo, hasta quizás encargar algunas botellas para su casa. Entonces saca su smartphone, toma una foto de la etiqueta y de inmediato accede al sitioweb que le brinda la información sobre el viñedo y la variedad de uva; además del link de un sitio de e-commerce desde donde puede ordenar una caja con un simple click de mouse. O frente suyo hay un edificio histórico y no sabe qué es, así que toma el teléfono, y entra en la página de Wikipedia que detalla la historia del monumento. Más tarde, mira la carta y nota que está escrito en un idioma que no entiende. Vuelve a buscar su smartphone, lo coloca sobre el texto y aparece la traducción.

Todas estas cosas son posibles gracias a que la tecnología de reconocimiento de imágenes y la realidad aumentada (RA) se combinaron con aparatos portátiles como smartphones y computadoras tablets. Estos avances no sólo pueden cambiar la manera en que interactuamos con Internet -porque nos permiten usar objetos y lugares de la vida real, en vez de tipear textos- para obtener información. También podría modificar la forma en que interactúan las empresas con los consumidores.
Una serie de recientes campañas publicitarias dan una idea de lo que es posible. Los consumidores en el Reino Unido que usan iPhone, iPad o un teléfono con Google Android pueden ?animar? una afiche de la película La boda de mi mejor amiga, por ejemplo, simplemente apuntando a la imagen con su dispositivo móvil. Si ellos tenían descargada la aplicación Aurasma Lite, creada por la compañía de tecnología de búsquedas Autonomy, el aparato reconocía el poster y automáticamente inicia el trailer del filme.
En forma similar, en junio, Financial Times publicó un aviso para promocionar el campeonato de yachting llamado FT Wally Grand Prix Series que, si se lo veía a través de un iPad equipado con el app, convertía la imagen estática en un video de regatas. Si el usuario toca la pantalla, es llevado directamente a la página de Facebook del campeonato.
En Estados Unidos, mientras tanto, Google está probando un servicio similar, llamado Google Goggles. Reconoce objetos como libros, logos y productos y dirige a los usuarios directamente a los resultados de búsquedas relacionados con ellos. El J. Paul Getty Museum en Los Angeles, por ejemplo, unió fuerzas con Google para que la gente pueda ver una pintura mediante su smartphone y obtenga instantáneamente acceso a más información sobre la obra.
Google también está haciendo pruebas con Buick, Disney, Diageo, T-Mobile y Delta Air Lines usando la búsqueda para campañas publicitarias.
El atractivo para las compañías es que la búsqueda visual puede crear un contacto más directo con los consumidores. Podría también brindar una alternativa para los motores de búsqueda como Google, lo que explica porqué el buscador quiere desarrollar su propia oferta en ese campo.
Lego comenzó a usar realidad aumentada en sus locales de venta hace tres años. Los clientes que acerquen la caja de un producto Lego a un dispositivo podrán ver en una pantalla una imagen tridimensional del juguete que se encuentra adentro.
?Tenemos imágenes de todos nuestros juguetes en formato 3D?, señaló Olav Gjerulfsen, responsable de los proyectos 3D de Lego. «La idea era ver cómo podíamos utilizar eso. Queríamos provocar en los padres y niños un efecto sorpresa, algo que no hayan visto antes. Y si pudiéramos al mismo tiempo ofrecer una mayor información sobre los productos, también es bueno», explicó.
Lego ahora está estrenando tecnología que puede mostrar imágenes de realidad aumentada de aún más productos. También está desarrollando una ventana interactiva que puede transformar imágenes de gente que pasa caminando en personajes en una escena de Lego. «Sabemos que eso ayuda a fortalecer la marca y sabemos que sube las ventas entre las personas que la prueba».
Acrossair, parte del grupo de medios digitales Imano, creó un software para iPhone que brinda al usuario de Londres el camino hacia la estación de subte más cercana. Y lo hace con un cartel que señala cuál es la dirección correcta sobre la imagen de la calle que se ve a través del teléfono. Sin embargo, este app reconoce la ubicación del teléfono a través de una señal de GPS, en vez de reconocer la imagen de la calle.
La compañía está analizando llevar la realidad aumentada más allá de las campañas de marketing para emplearla en áreas como la medicina, donde podría servir como herramienta de diagnóstico. Está desarrollando tecnología para cirujanos que les permitirá planificar mejor las operaciones. «Ahora estamos tratando de que acercar la realidad aumentada a campos donde tenga mayor utilidad,» comentó James Williams, director de cuentas en Imano.
Mientras tanto, Quest Visual lanzó una aplicación, llamada Word Lens, que permite a los usuarios apuntar el teléfono a cualquier texto escrito en inglés o español, por ejemplo la carta de un restaurante o un cartel de la calle, y obtener una traducción.
Las compañías también han probado formas alternativas de navegar las páginas de Internet, por ejemplo usando códigos de barras bidimensionales conocidos como códigos QR (Quick Response codes). En vez de tipear una dirección de Internet, los consumidores escanean con su smartphone una imagen en blanco y negro y instantáneamente acceden al sitioweb.
El código QR es popular en Japón y Corea del Sur, pero no pudo despegar en otros países. En 2008, Pepsi colocó códigos QR en 400 millones de latas y botellas, que conectaban directo a un sitioweb con juegos, ringtones y concursos, pero la campaña no fue considerada un éxito. «Los códigos QR fracasaron porque la gente no sabía que hacer con ellos,» comentó Oliver Newton, jefe de plataformas emergentes en Starcom MediaVest Group, una agencia de medios.
Mike Lynch, CEO de Autonomy, señaló que su tecnología es diferente. «Con Aurasma, no se necesita ningún código de barras,» aseguró. «Amplía el uso de la tecnología. No se puede colocar un código de barras en un ómnibus o en el Buckingham Palace. Deberíamos llegar al punto de apuntar el teléfono a cualquier cosa y que funcione».
Sin embargo, admite que todavía falta para lograr que la gente comprenda la tecnología. Los avisos publicitarios que pueden «animarse» con Aurasma tienen una pequeña «A», y el desafío de Aurasama es conseguir que suficientes personas descarguen la aplicación. «Hay que superar un cambio de comportamiento,» aseguró Lynch. «Todavía estamos en la etapa de conseguir una masa critica … Va a llevar tiempo». Hasta ahora, sólo hubo cerca de un millón de descargas.
Steve Allan, CEO de la agencia publicitaria MediaCom, que está usando Aurasma para promocionar la película La boda de mi mejor amiga de Universal, cree que pese al actual entusiasmo en torno a la realidad aumentada, todavía no queda claro si la tecnología se consolidará. «La gente está tratando de crear campañas con realidad aumentada hace un par de años, pero ésta es la mejor versión que he visto», comentó. «Y funcionó.

COMMENTS