Colgado en un Trapezio

abuelocolgado de una rama
voy a quedarme una semana,
puedo rezar en la mañana
mirar el cielo y fumar.

Ni rezos ni humos, me colgué.

Y punto.

Pero volví, que es lo que cuenta (una vez un amigo me respondió, cuando le pregunté si estaba mejor, «como los rehabilitandos, un día a la vez…»).

Así que, hooolaaaaaaaaa zzzzzzzaaaaahhhhhhhhhmigos!!!

Cómo va?

Por acá, mejor, retomando las letras (estrenando netbuc, como para no tener excusas y sentar el tujes a escribir) y probando vinillos que me aclaran el panorama.

El 08 de este mes se presento la gente de Bodega Trapezio en el Pisco Bar (no digan que no es cheto…) del restaurant Sipan, organizado por el mariscal del área de los jóvenes sommeliers, Matías Prezioso (ese es su apellido, maduren! y dejen de hacer chistes obvios), je.

Mauro Villarejo y François Passaga adquirieron 10ha ubicadas en Agrelo, a 1000 m.s.n.m., rodeado de bodegas más que interesantes (como Alta Vista) al pie del Cordón de Plata.

Di nataleEsta finca, llamada La Promesa, tiene forma de trapecio, y cuenta con 3,6 y 0,4 ha de Merlot y Bonarda, respectivamente, en descuidados parrales de mediados de los 40’s que fueron cuidadosamente devueltos al esplendor de la vida. Las otras 5ha fueron plantadas en 2003 con Malbec, Cabernet Sauvignon y Franc, Chardonnay y próximamente Tannat y Petit Verdot.

MV: «bueno, como ven, todos los vinos que elaboramos vienen de nuestra finca, que es nuestro hogar, porque ahí esta la casa donde vivimos, comemos, dormimos y sobre todo, trabajamos»

Una onda cható, digo chateaux…

«correcto, después del 2001 dijimos con mi mujer que si volvíamos a perder todo en una semana, por lo menos que nos encuentre en el campo. Así que cambiamos de vida, encontramos un proyecto, encontramos inversores, y aquí estamos»

FP: «pohg ahogha nos da de bébehg, mañana nos daghá de comehrg»

François es francés.

YO, y con que te ayudo?

ÉL, con nada.

Pero me pediste ayuda.

Si. Mira lo que hago y como lo hago, así aprendes.

Me aburro.

No querés que te lleve los tachos llenos?

Bueno, está bien.

MV «nuestra idea es elaborar vinos de buena relación precio calidad, que sean fundamentalmente bebibles. No buscamos sobremadures, mi jugo de roble fermentado en roble tostado alto ni sangrías sanguinarias»

FP «corectó, esa es nuestra filosofía. Sohn los vinos que querehmos bebéhr y crehemos que no sómos los unícos»

Arrancamos con el Chardonnay Trapezio ++, 2008 de 13 grados de alcohol.

El 50% del vino fue fermentado en toneles nuevos de roble americano de 300lts y el otro 50 fue cosechado en estilo de espumante (digamos, verde, a 9 grados de alcohol potencial) buscando mayor acidez y estructura.

Gran proyecto de vino y mejor declaración de principios! esta gente hace lo que dice, lo que no es poco.

Nariz espartana, netamente europea de zona fría, al rato se encuentra un toque de fruta y vainilla, pero a años luz de los vainillazos atroces a los que los gurúes del nuevo mundo nos tienen acostumbrados.

En boca asusta por la estructura que tiene.

Lo que nos plantea respuestas y preguntas:

Se puede elaborar un vino de calidad, con buena relación precio-calidad a $45, que le de el protagónico a la estructura y acidez en nuestro país.

Algo por el estilo encontramos en el Marchiori & Barraud Malbec 08. Y ellos dijeron que esta búsqueda es compleja.

Se podrá mantener este estilo sin que pierda la identidad del vino argentino?

Cuán difícil, enológicamente hablando, puede resultar esa búsqueda?

Siempre me planteo cual será el valor distintivo que haga que los vinos modernos en algún momento comiencen a convertirse en clásicos, cual será el parámetro de calidad.

Será esta búsqueda, este equilibrio entre la estructura, la acidez y el volumen, ese distintivo?

Recapitulando un poco los post anteriores, creo que Lorca, M&B y Trapezio van tras ese objetivo.

Y lo más interesante, que parten de distintas posiciones de volumen y geografía, pero con un entendimiento del juego bastante similar.

El 1/2 paladar es intenso, de muy buen paso por boca, notas de eucalipto y te verde, un final un tanto amargo, ideal para comer pero desequilibrado.

Que le falta? volumen. El sol que se saborea en los vinos argentinos.

FP «y queh opinán del Chardonnay?»

Me parece que esta bien, que tiene muy buena acidez y que es algo nuevo para lo que encontramos habitualmente. Pero lo desequilibra la falta de volumen, si fuera en cata a ciegas creo que no diría que es argentino.

FP «clharo, clharo, es lo que buscamós. Es nuestra prihmerah vez haciendo vino blancó y eso ehs lo que queremos ahorha corheguir, el volumen»

Bueno, si en la primer cosecha hacen un Chardonnay perfecto, que les queda por hacer en la segunda cosecha?

El rosado también tiene tela marinera.

MV: «el rosado esta elaborado, como decirlo?, algo fuera de lo común. Lucas Mendoza, que esta más loco que su padre, vio que la parte inferior de los racimos de Merlot (que parecen un cucurucho desbordado por el doble de helado del que debería tener) es más acida y con menos materia colorante, que es básicamente lo que se busca para elaborar un buen rosado. Así que cosechamos estas colitas de Merlot y las mezclamos con Malbec por partes iguales.»

Lamentablemente el 2009 todavía no estaba embotellado, pero el 2008 nos dio una nariz intacta en lo frutal (cerezas) y un paso en boca genial al ataque, cayéndose un poco y tirando al amargor a medida que avanza. Una buena impresión que crea expectativa sobre el 2009.

Ah! $28.

Pero más allá de eso, acá se repite lo que se esbozo con el Chardonnay. Buena acidez, gran estructura, búsqueda de la calidad por si misma, precio lógico, gran acompañante de charlas y comidas.

Bueno, cansado? anda lavarte las manos, que ya debe estar la comida.

Sí.

Y cuando venís trae una botella de vino de las que están en el banco.

Bueno.

Están vacías.

Todas? bueno, vení que te enseño a trasvasar el vino a la botella.

Trapezio tinto 07.

40, 30 y 30 de Malbec, Merlot y Cabernet Sauvignon.

Intensa y agradable nariz, algo difícil de descifrar pero entrador.

En boca es lleno, de acidez equilibrada, tanicidad y volumen medio. Final de boca no muy largo pero agradable.

Aquí el Merlot tiene una corta maceración post-fermentativa contra las prolongadas de Malbec y Cabernet, de 45 días.

Si bien este vino no es tan extremo como los anteriores, es parte de una idea.

Que la gente vuelva a tomar vino. No que se apersonen ante los 2kg de vidrio italiano y viertan 5cl en copones de 565cm3.

Porque son muy pocos los vinos que están a esa altura. Pocos o muchos, ciertamente no son todos los que por su precio parecería que si.

MV: «un vino que no canse ni empalague, que sea disfrutable, que se pueda beber la botella sin sentirse la 17ma luna de Júpiter»

Bueno, vamos a dormir la siesta.

Y después que hacemos?

Vamos a terminar de limpiar la tolva, el torcho; todo lo que usamos.

Y el vino cuándo esta listo?

ehh, falta, falta. Tiene que fermentar.

Y cuánto tarda en fermentar?

Lo que tarde, hasta que no fermente más.

Y tarda mucho?

Mucho con respecto a qué? me voy dormir. Cerrate la celosía.


Trapezio ++ 07

Hombritos de Merlot y Cabernet Franc, 70/30.

14 meses de roble americano de 300lts, $70.

Tabaco y roble en nariz.

Ataque fluido y gordito, sin perder la acidez. En el 1/2 paladar se muestra equilibrado, algo picante con notas de eucalipto y roble, moderadamente tánico. Largo medio, algo caliente.

De nuevo, es un vino que esta bien. No es descollante, pero no defrauda.

Al igual que los otros, tienen muchas cosas que mejorar, pero en todos se ve la luz al final del túnel.

No es lógico que teniendo menos de 10 años de propietario de la finca y habiendo hecho menos de 10 cosechas, uno tenga mucho que aprender?

No tiene lógica que, a pesar de la 4ha de viñedos antiguos con las que se hace el ++, no se utilicen viñedos del 2003 para hacer súper sangrados granreservas?

No tiene lógica que el vino sea entendido como un alimento? como un bien cultural? donde se lo destaca por sus cualidades y no por las que deberían ser según lo escrito en la contra etiqueta?

Nadie quiere volver a la época del Resero en botella de litro tapa’a’rosca en cajón de 12 de alambre, cualitativamente hablando. Pero socialmente no me parece mal. Que el vino vuelva a formar parte de la cotidianeidad.

El tiempo de la siesta no volverá, pero intentar apreciar las cosas simples y honestas calma ansiedades y frustraciones.

Tengo la suerte de haberme criado con la cultura de la mesa (adaptada siempre a la economía familiar…) con vino y soda. De venir de una familia de tanos que cultivaron siempre su viña, para tener que tomar, no para reflejar delirios de grandeza y exclusividad.

De conocer el vino como una parte más del todo.

Mucha gente de mi edad y más chicos también, no fueron criados así. Yo no conocí la cerveza sentado en el cordón de una vereda, ni un fernet enlatado como sardina en la barra de un boliche.

Y me he clavado incontables birrines en numerosos cordones de baires y ferneces en boliches de zona sur.

Quizás volver un poco a esos parámetros nos calme un poco.

Quizás el hecho de que haya vinos bebibles ayude a no estar siempre en pose.

Quizás de esta manera haya menos comas alcohólicos por fin de semana.

Quizás no haya tanta desesperación casi escandinava por empedarse y descontrolarse mal.

Quizás me esté volviendo viejo.

Si es así, trataré de hacer las cosas a su tiempo, y si no, no le daré importancia al cuerpo.

Le dedico este post al tipo que me acerco al vino, el que a su modo me enseño como se hace, el que no pensó en terroirs si no en la necesidad de tener un parral en el fondo de la casa para tener que tomar, el que lamentablemente paso la última decena frustrado porque la parca lo gambeteaba una y otra vez.

Ya no más.

COMMENTS