Colomé, Amalaya 2005 y Reserva 2003

No había tenido oportunidad de probar la anterior cosecha de estos vinos calchaquíes, pletóricos en polifenoles, pigmentos y taninos, producto de los viñedos mas altos del mundo (2200 y 3015 msnm) provenientes de cepas únicas, pre-filoxera plantadas en 1854. A juzgar por los comentarios, sabia que algo bueno me estaba perdiendo…
Recientemente tuve ocasión de probar las últimas cosechas, y encontré unos vinos maravillosos, dignos exponentes de la grandeza y particular concentración de los tintos del terruño salteño.

Colomé Amalaya 2005

Elaborado con un 30% de Malbec, 30% de Cabernet Sauvignon, 30% de Tannat y 10% de Bonarda.
Su crianza es la siguiente, un 75% pasa 10 meses en tanques de acero y un 25% en barricas de roble francés de 2 años de uso.
Resulta un vino sumamente bebible, de color rojo profundo, bello aroma frutal, mucho fruto rojo maduro y tostado de caramelo. En boca la fruta resulta duradera, es algo especiado, y tiene un memorable final. De excelente integración con la madera.

Colomé Reserva 2003

Su composición es de 79% Malbec y 21% Cabernet Sauvignon, y se lo añejó durante 19 meses en barricas nuevas del más noble roble francés. Su graduación alcohólica es de 15,5% vol.
Su color rubí profundo casi púrpura es por demás atrayente, en nariz posee un aroma generoso de guindas y arándanos que se confirma en boca y se enriquece con la voluptuosidad de sus taninos generosos y sutilmente dulces. Un vino elegante, de gran profundidad, y que quizás guarde algún secreto. Son apenas 970 botellas.
Fabián Couto

COMMENTS