Conociendo a las 7 vacas

12/01/13
Fuente: Entre la letra y el vino Blog | Leandro Carrizo.

Siete+vacas[1]Un amigo de Buenos Aires se encuentra en Tucumán y tengo la obligación de hacerle conocer nuestra gastronomía, empanadas, quesos, humita, tamales y claro, los vinos. Si bien mi provincia natal hace años que elabora esta increíble bebida, hace poco empezó a tener una aparición mas intensa en el mercado y ganar premios de la mano de la bodega Arcas del Tolombón, así que aproveché la excusa de la visita de Tafí del Valle y Amaicha para desviarnos 40km más al norte y visitar Colalao del Valle, ciudad que resguarda en sus afueras la bodega mas representativa de Tucumán.

Llegamos sin cita previa pero sin inconvenientes nos recibió Julio en un salón muy amplio y con paredes vidriada que nos entregan una vista maravillosa de los viñedos y las montañas, después de contarnos la historia de la joven bodega que lanzó su primer vino en 2010 nos invito a bajar a donde la magia de la vid se conjuga con la del hombre, un lugar que alberga el laboratorio, la maquina despalilladora, la de molienda, el sector de la selección manual de granos, los tanques de acero inoxidable donde se realiza la fermentación y un poco mas alejado de esto, pero en el mismo piso, la maquina donde se embotella y etiqueta el vino.

Todo al alcance de la mano para evitar los viajes innecesarios de los caldos, un lujo que no todos se pueden dar y que nos da la certeza del “embotellado en origen”. Descendiendo un poco mas llegamos a una habitación con un suelo de piedras donde se encuentra el vino reposando en las barricas de roble francés y americano y algunas botellas que aguardan su evolución para salir al mercado, según nos contaba nuestro guía, detrás de los huecos que ocupan la botella hay tierra que ayuda a mantener la temperatura y la humedad.

Terminó nuestro recorrido por la bodega y de tanto hablar necesitábamos “mojar la lengua” así que procedimos a la degustación de 3 vinos, empezamos con un Torrontés 2012 muy aromático, decidí que mis acompañantes me dijeran que podían apreciar en su nariz, los aromas que aparecieron fueron, duraznos o damascos, no se decidían, aunque yo le diría que me inclino por estos últimos, jazmín y miel acompañaron a la fruta, bastante acertados estuvieron y en boca quedaron complacidos aunque sorprendidos por toparse con un vino seco, una idea diferente de la que despertó la nariz, algo que le pasa a cualquiera que bebe esta uva por primera vez.

El segundo vino fue un rosado 2012, al menos en la etiqueta delantera no especifica la uva pero me parece que su mayor porcentaje es Malbec. Siguiendo con el juego de los aromas, me nombraron cerezas, frutillas y hasta grosellas, la verdad que no estoy muy familiarizado con el aroma ni sabor de este fruto, pero sí nuestro visitante, así que confío en el. El tercer y último vino fue un Cabernet Sauvignon 2011 de la línea de 7 vacas al igual que los dos anteriores. Lo primero que sintieron fue la madera, pero después de un momento que se abrió el vino empezó a aparecer un pimiento rojo, frambuesas y un poco de cassis. Al beberlo los sorprendió conocer lo que hace la baja acidez y los taninos en boca, o sea, la diferencia entre beber un blanco y un tinto, después que les explique que es normal que la boca quede seca tras probar un vino tinto siguieron bebiendo y disfrutando del paisaje que nos ofrecían los valles Calchaquíes.

Luego de la degustación recorrimos un poco los viñedos donde había gente trabajando en este último trayecto del año vitivinícola y así la visita este completa, por la expresión de felicidad de la cara de mis acompañantes creo que tendremos nuevos adeptos en este maravilloso mundo del vino.

Tagged with:

Artículos relacionados

Leave a reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

MAPA

Contacto

ArgentineWines.Com
Concurso VinoSub30
VinoSub30 Hackaton
Acha Club
daniel@argentinewines.com
cel. 011.5460.2722

Concurso

Enjoy Malbec

enjoymalbec

Wine Hackaton