Crece el encanto de los vinos rosados

05/01/11
Fuente: Clarín | Fernando Muñoz Pace.

rosadosJuventud y frescura son los componentes básicos del rosado, un vino que avanza a paso firme. Veamos algunos ejemplos. “En los últimos cuatro años, las ventas se duplicaron y ahora el rosado constituye un 10 por ciento de la línea Familia Gascón”, informa Pablo Tenguerian, gerente de Ventas de Escorihuela Gascón, una de las bodegas con recientes novedades en rosados. Se trata del Familia Gascón Rosé, con romántica etiqueta, diseñada por Milagros Resta, que envuelve un corte de Malbec y Sangiovese. En Alta Vista, que ofrece su Rosé a base de Malbec, su gerente de Marketing, Julia Cerutti, aporta más datos: “Es una categoría que en los últimos cinco años se ha ganado el respeto del consumidor, con una oferta cada vez mayor”.
Los datos del Instituto Nacional de Vitivinicultura lo confirman. Este año se elaboraron casi 600.000 hectolitros. En 2009 fueron 153.000. Todo este rosado tiene sus fans y su temporada alta. Guillo Barzi, director comercial de Humberto Canale, comenta: “Es un vino que se toma mucho en verano. La gente lo adoptó, en muchos casos, como copa de bienvenida o para beber solo, sin acompañar un plato”. Esta bodega rionegrina renovó su Humberto Canale Blush, un rosado a base de Merlot. Aunque muchos lo creen así, el rosado no es sólo para damas. “Es bien aceptado por hombres y mujeres… Es lógico que con el calor, optemos por algo fresco”, dice Tenguerian. Cerutti agrega: “Más que las mujeres, el rosado apunta a los jóvenes”.
Hay varios métodos, pero muchos rosados se hacen con uvas tintas, maceración corta (de uno a tres días), fermentación a menos de 20°C y otros pasos similares a la vinificación del blanco.
El resultado: aromas bien marcados (en el Alta Vista, rosas, guindas y cerezas maduras; en el Blush, guindas, cerezas y frambuesas y en el Familia Gascón, frutos rojos). A la hora de la cata, Tenguerian asegura que “cuanto más joven sea un rosado, más expresión aromática y en boca va a tener. Por eso, hay que consumirlo joven”. Servido a unos 8 o 10 °C, va bien con platos a base de pescados (como el salmón), pastas con salsas suaves, ensaladas y quesos (brie o camembert), para dar algunos ejemplos.
Barzi destaca que ha logrado “muy buenos maridajes con la comida asiática, como el sushi”. Y Cerutti añade a la lista la cocina peruana. Tan de moda, como un buen rosado.

COMMENTS