De la damajuana y el pingüino al vino top

20/05/10
Fuente: Clarín – Ollas & Sarenes | somm. Sandra Castillo.

pingüinoEl año del Bicentenario merece una retrospectiva del vino en la mesa de los argentinos. Es un buen momento para recordar los comienzos, cuando en 1543 la vid llegó a la ciudad de Salta, desde el Alto Perú, y desde allí se extendió a Cafayate, donde encontró su mejor asentamiento y dio el mejor Torrontés del mundo. Con la fundación de Mendoza y San Juan, en 1561, las viñas se desplegaron por la Región de Cuyo. Fue el ingeniero agrónomo francés Aimé Pouget quien se encargó de reproducir las primeras variedades francesas, entre ellas la Malbec, que se ha adaptado al suelo argentino mejor que en cualquier otra parte del mundo.

Alto Consumo

Para 1960, en la Argentina había 242.324 hectáreas de viñedos y se registraba un consumo anual de 90 litros por persona: el vino era la bebida del pueblo. El pingüino se llenaba con vinos de damajuana, que tenían 5, 10 y hasta 25 litros. Algunas etiquetas que se destacaron en esa época fueron Bianchi Chablis, Bianchi Borgoña, Suter Etiqueta Marrón, Vasco Viejo, Rincón Famoso y Montchenot.
En los 70, por las desgravaciones impositivas y cambios tecnológicos, se implantaron los parrales con uva de alto rendimiento y baja calidad enológica. Así, la superficie trepó a un total de 350.680 hectáreas; pero cuando la producción alcanzaba récords históricos, el consumo comenzó a mermar y el sector entró en crisis.

Tiempos de calidad

Sin embargo, en los años 80, la idea de competir internacionalmente toma fuerza y se inicia una campaña de posicionamiento en los mercados mundiales a través de la participación en ferias y la penetración en países no productores.
Al principio de los 90, llega la modernización en la producción: tanques de acero inoxidable barricas de roble francés y americano, nuevas líneas de embotellado y etiquetado, riego por goteo, mallas antigranizo, contcrol de temperatura. Y también se recibe el aporte de profesionales de distintos países vitivinícolas. Bodegas como Catena Zapata, Luigi Bosca, Norton, Trapiche, Escorihuela Gascon, La Rural y Familia Zuccardi lograron el mejor posicionamiento en los vinos de calidad dentro y fuera del país.

Últimas noticias

El sector vitivinícola argentino viene experimentando un desarrollo positivo en todos los aspectos: técnico, comercial, productivo, de difusión y de conocimiento, tanto doméstico como internacional.
Esa explosión se manifiesta en el entusiasmo del consumidor por conocer variedades y distinguirlas, visitar las bodegas, probar los vinos con enólogos, y asistir a charlas y ferias. Hoy las bodegas se suman al festejo con etiquetas vestidas con los colores patrios, para que en este Bicentenario el mejor regalo para los argentinos, dentro o fuera del país, sea el privilegio de tomar un vino que contiene lo mejor de nuestra historia.

http://www.clarin.com/suplementos/ollas/2010/05/19/o-02197153.htm

COMMENTS