Degustación de vinos de Finca La Anita

anita[1]Voy a empezar con una bodega que para algunos es un icono y para otros es, como mínimo, polémica.

El lunes 17 a las 19hs en la oficina de Finca La Anita hubo una degustación de sus vinos blancos Sauvignon Blanc, Chardonnay, Semillón y Finca. Me encontré con dos grandes sommelieres y mejores personas, Beto de Thymus y Nacho de Sucre (ex Sucre); y pude conocer al sommelier de The Little Rose, que como casi todo extranjero radicado en el país, tiene puntos de vista distintos e interesantes.

Al rato de charlar sobre gastronomía, prontuarios, fútbol, mujeres y vinos, estábamos lo suficientemente a gusto para degustar los vinos.

Comenzamos con un Sauvignon Blanc 07 ($65) atípico para el tipo de SB al que nos vamos acostumbrando poco a poco.

La primera nariz aparece suave, algo apagada y en vista tiene un suave color amarillento-verdoso, con un dejo que presume oxidación sumado al poco brillo y los bordes mate.

Al agitarlo se muestra apagado en principio, sutil más tarde y muy al rato se sienten la ruda y el pomelo, aunque como actores invitados mas que como protagonistas.
El estilo es bien clásico, más cercano a Bordeaux que a Cloudy Bay, de ataque seco en boca, graso en el ½ y algo confuso al final. Redondo y de buen paso.

Pasamos al Chardonnay 05 ($70) de primera nariz escurridiza, algo pálido en vista, amarillo-verdoso y tintes dorado mate.

La nariz se abre hacia la banana (descriptor trillado por los chardonnay “Hágalo Usted Mismo” pero con estilo en este caso, valga la aclaración), suaves notas a pomelo y trasfondo mineral.

En boca el ataque es agradable, en el paladar medio se lo siente muy elegante y tiene buen final. La grasitud en la parte inferior del paladar le agrega complejidad al contrastar con el amargor (piel de pomelo) que se siente en la parte superior.

El tercer vino fue el Semillón 2007 ($65). Tonos dorados intensos, opacos y en algunos casos cobrizos. Uno empieza a repreguntarse sobre la preservación de los vinos blancos, sobre todo al sentir ese inequívoco aroma a jerez.

Por otro lado en boca se presenta ágil, graso y rasposo en el medio paladar, con cierta elegancia y un final bien! largo.

El cuarto y último fue el Finca 2004 ($75), un chardonnay semillón por partes iguales que vuelve a los mismos estándares de color pero con más brillo. Tonos frutales bien marcados en nariz.

En boca, acidez marcada y agradable (2004!), con pasaporte de vino moderno (en trámite). Redondo, frutado, elegante pero por sobre todo, cercano al consumidor promedio.

Estos 4 vinos dejan algunas conclusiones (y no menos dudas), si bien no interesantes (ya lo quisiera mi ego) si son llamativas: 3 cepajes distintos de dos añadas distintos (2007 y 2005) tienen prácticamente a primera vista el mismo color, habiendo mas evolución en el semillón 07 que en el Chardonnay 2005 (y que en el Finca 2004, único no varietal).

Los 4 vinos tienen un inconfundible y casi hegemónico estilo de bodega.

En mayor o menor medida todos, en vista, nos hacen pensar que están oxidados o, por lo menos, no en su mejor momento (aroma en el caso del se millón). Pero al sentirlos en boca, (a veces hay que esperarlos bastante) dan la sensación de ser vinos bien puestos, vivos y expresivos.

¿Es lógico pagar mas de $65 por una botella de vino blanco 2007 con signos de oxidación cuando la enología moderna nos permite tomar vinos frescos y vivaces por la 5ta parte del precio?

¿Estarán estos vinos (sobre todo el SB y el semillón) bebibles en 2 años?

¿Seguirá siendo esta vejes prematura tan solo un pequeño condimento que agrega complejidad al vino?

Ojala podamos checkearlo.

Lo que si pienso (con algo mas de certeza) es que esta bodega tiene un publico y un prestigio ganado, al cual defienden de los ataques de la modernidad con indiferencia (estilo o arrogancia, como gusten). Que tienen vinos que se destacan por tener personalidad, por lograr algunas sutilezas que asépticos iconos enologicos (o marketineros) no logran. Que tienen vinos que, saben, su público va a valorar y a pagar gustosos. Difícil lo tendrán con el publico nuevo; se me ocurre que una ejecutiva de treintaypocos años acostumbrada a ir a catas y pagar $40-50 una botella de SB no se va a sentir del todo satisfecha con un SB de La Anita sin una explicación sobre que tipo de vino va a beber y, sobre todo, a que le debe prestar atención para entenderlo. Nadie quiere que se sienta mal consigo misma por no encontrar pomelo, ruda o un sinfín salvaje de cítricos y flores…

A veces pienso que nosotros, quienes difundimos el vino, tendríamos que plantearnos si lo que hace bueno y apetitoso a un vino, necesariamente lo es para todos.

COMMENTS (4)

  • comment-avatar

    Menos mal que hay gente con el suficiente carácter de perro para decir verdades. Apuesto que si el peso estuviera 1 a 1 con el dólar, y por ende una importación de vinos más masiva y accesible al consumidor «medio», casi todas las bodegas argentinas se pondrían en cuestión y estarían obligadas a aumentar la calidad de sus vinos y en re-pensar en cómo hacerlo. Que con 70 pesos en Europa uno ya toma vinos mil veces mas nobles y «personales» que los que uno puede encontrar en Arg. Una lástima, un desperdicio.

  • comment-avatar

    Felicitaciones por la inauguracion del Blog! Espero que las proximas notas continuen con la claridad y simpleza que estas escribiendo. Es muy util para aquellos que no entendemos mucho del mundo de los vinos.

  • comment-avatar

    Buenas Leo!
    Nos conocimos fugazmente en esa reunión y conocí tu blog por acá (AW).
    Muy original tu forma de dar las descripciones de los vinos y las situaciones en que quedan implicados.
    Mucha suerte!

  • comment-avatar

    Hola Gusanita!
    Más allá de estos vinos o estilos (a mí el Tocai 2007 y el Finca Blanco 2004 me gustan muchooo!), yo tambié apoyo la leña de Leo a lo que no le parece bien. Pero respecto lo que decís del 1 a 1, te lo corrijo si me permitís.
    Si esto volviera a pasar (una locura, basicamente porque no podemos igualarnos y menos quedarnos enganchados a un tren más avanzado y más rápido… Porque nos estrellaríamos de nuevo y en menos tiempo…), no es que estos vinos van a estar $ 70, sino a unos $ 13 a $ 15 (lo que es al cambio actual) si comparás con los europeos (o la igualdad es € 1 = $ 1). Y si fueramos nuevamente con el dólar (us$ 1 = $ 1) serían caldos de $ 17 a $ 20.
    En esos rangos la discusión es mucho más razonable.
    Aclaro solo por una cuestión de análisis, porque a € 70 serían la estafa más grande del mundo.
    Un abrazo!