Delice rejuvenece a Chandon, que ya vende más champán que en los 90

21/10/13
Fuente: Ecocuyo.

Chandon Délice (1)Chandon vende 6 milloes de botellas al año.
El segmento de espumantes viene creciendo en el país a un ritmo cercano al 10% anual desde hace un lustro. Hoy se venden alrededor de 30 millones de botellas (más que en los ’90) y la mitad pertenecen a productos de la filial argentina de Moët Hennessy, la división de Wines & Spirits del grupo LVMH (Moët Hennessy – Louis Vuitton).

Moët Hennessy cuenta con un portfolio de marcas entre las que se destacan Chandon, Baron B, Terrazas de los Andes, Cheval des Andes, Möet & Chandon, Dom Pérignon, Veuve Cliqcuot, Ruinart, Belvedere, Hennessy, entre otras. De todas ellas, en Argentina Chandon representa el 40% en volumen y el 60% en facturación. Es decir, se venden unas 6 millones de botellas de Chandon.

¿Y las proyecciones para este año? “Hay buen clima en las estimaciones de ventas. Creo que estará en torno al 10%. Los segmentos de alta gama crecen más”, contó a InfoNegocios Ramiro Otaño, quien estuvo el jueves en Córdoba promocionando el producto Delice, que la marca lanzó el año pasado apuntando a la platea juvenil y a la femenina.
“Delice cubrió con creces las expectativas. Lo que más nos satisface es que dio un soplo de aire fresco a la marca en general. Aportó consumidores a este segmento”, acota.

Para tener dimensión de la apuesta de la marca a su nueva estrella vale destacar el siguiente dato: el desarrollo de Delice demoró 20 años.

“Nos pasamos todo ese tiempo tratando de encontrar la ecuación perfecta para derribar las barreras de entrada que tiene el segmento como el ritual (no tener las copas adecuadas, o la “frapera”), la acidez del producto, etc. Buscamos durante mucho tiempo el punto de equilibrio y nos salió bien”, dice entusiasmado Ocaño.

La ruptura a esas barreras sobrevoló la presentación de Chandon en el Córdoba Golf Club de Villa Allende el pasado jueves. Delice se servía en vasos de boca ancha con hielo y twist de sabor impensados, como cáscaras de pomelo, albahaca o pepinos. Sin dudas, la marca apunta a una situación de consumo totalmente distinta. Desde su lanzamiento en marzo del año pasado el nuevo producto ha crecido un 20% en ventas.

Chandon es el centro de la gravedad de la categoría. Todos se referencian en torno a la marca para desarrollar su estrategia de posicionamiento y ventas. Es un claro ejemplo de un mercado donde hay seguimiento al líder.

¿Cómo se divide el segmento según las opciones de espumantes?

“El eje de la categoría es el segmento Brut, con el 80% de las ventas, luego están los Dulces (Demi Sec) y los Naturales (Dulce natural). El Delice tiene la columna vertebral de un Brut y una variedad de una uva de cosecha tardía”.

¿Han tenido dificultades para establecer su estrategia de precios?

No son categorías que estén en el ojo del huracán. Nuestros precios varían de acuerdo a la inflación.

¿Y cuáles son los planes para el futuro, piensan en otro lanzamiento?

Sobre el futuro vamos a trabajar en distintas situaciones de consumo, ya sea a través del producto como de la manera de tomarlo (NdelR: botellas más pequeñas, por ejemplo). No somos una empresa que apunte a lo volumétrico. Por ahora no hay nada nuevo en carpeta. Nos llevó 20 años desarrollar Delice (risas). En cuanto al comercio exterior, estamos analizando exportar Chandon producido en Argentina al Reino Unido. Fuente: Infonegocios

COMMENTS