Desterrando mitos: la verdad de Alfredo

03/06/12
Fuente: Mariano Braga Blog.

Mariano BragaNada me gusta más que comunicar. Hablar sobre los vinos, investigarlos, discutir. Sucede bastante a menudo que en mis cursos y degustaciones me encuentro con personas que creen conocer de cabo a rabo desde el costo exacto de una botella de vino puesta en una vinoteca de Botswana hasta el potencial de hidrógeno del rosado que baña su copa. Les juro que de esos sobran.

Y me encanta escucharlos. Aprendo de ellos y de las barbaridades que se animan a decir, como si una luz divina revelase sobre sus mentes una verdad imposible de contrariar. Una verdad exacta, auténtica e indudable.

Alfredo está ahora en su mesa siendo, obviamente, el centro de atención de los restantes asistentes que conoció hace apenas una hora y media en esta misma cata. “No caben dudas, este Champagne es otra cosa… es un Nature”. “Ahhh, ¿de verdad?”, averigua su compañera. “Claro, nada que ver con un Extra Brut, esos son todos una porquería”.

Ay, ay, ay. ¿Río, lloro, interrumpo? Sí, interrumpo y chau. “Disculpe Alfredo, pero que sea ‘Nature’ o ‘Extra Brut’ no tiene relación directa con la calidad. De hecho, eso no define que sea bueno o no, solamente habla del azúcar residual que tenga”, le digo. Él me mira, baja sus ojos, vuelve a mirarme. “No, no es así. Tomo Champagne desde hace años y nunca me gustó un Extra Brut”. Yo sonrío y, con cara de resignación, me voy abatido (pensando, además, que no sirvió de mucho que le explique que “Champagne” se le decía únicamente al francés, y no al vino local que borboteaba ahora frente a él).

Les cuento. Cuando un vino con burbujas sale al mercado, se le suele incorporar un “licor de expedición”. Ese “licor” es una mezcla de ese mismo vino, alguno de una cosecha más vieja y/o un toquecito de aguardiente. Es el secreto del enólogo, y varía de bodega en bodega. A veces, ese licor tiene también azúcar y, de acuerdo a la cantidad que se le agregue, se da su clasificación.

En Argentina la ley impone las siguientes categorías: Dulce (más de 40 gramos de azúcar residual por litro), Demi Sec (entre 15 y 40), Brut (entre 11 y 15), Extra Brut (entre 7 y 11) y Brut Nature (entre 3 y 7). Si no tiene agregado extra de azúcar (y por lo tanto su contenido es menor a los 3 gramos), entonces es simplemente Nature.

Si un espumoso no sale del todo bien, es probable que agregándole una cantidad interesante de azúcar en ese licor lo hagamos más “tomable”, enmascarando posibles defectos. Ahí está la base de este mito: si es Nature, el vino está en su estado más “natural” posible porque no hubo dulzor extra que pueda ocultar una nota amarga o vegetal. Pero es solo eso, sin que una cosa defina a la otra.

Existen espumosos Nature poco interesantes, y algunos Extra Brut que pueden volarnos los sesos. Y también están los otros, pero por razones alejadas años luz de este mito.

MITO COMPLETAMENTE FALSO (perdoname, Alfredo)

Tagged with:

Artículos relacionados

Leave a reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

MAPA

Contacto

ArgentineWines.Com
Concurso VinoSub30
VinoSub30 Hackaton
Acha Club
daniel@argentinewines.com
cel. 011.5460.2722

Concurso

Enjoy Malbec

enjoymalbec

Wine Hackaton