Distintas opiniones entre los bodegueros sobre los anuncios presidenciales

49B2E1~109/03/09
Fuente: MDZ | Anabel González y Carolina Pavón | Foto: Pachy Reynoso

La baja en las retenciones del vino que no llegará a los exportadores, sino que dicho dinero se complementará con el préstamo del BID para incrementar el fondo que será destinado a la integración de los productores primarios, genera diferentes posturas entre los empresarios vitivinícolas referentes de la región.  Los anuncios de la presidenta Cristina Fernández para el sector vitivinícola pronunciados en el marco de los festejos vendimiales, ha generado opiniones a favor y en contra entre los empresarios bodegueros más importantes de la provincia.

Esta mañana, en declaraciones radiales Rodolfo Vargas Arizu, presidente de la Cámara de Comercio Exterior de Cuyo, criticó el hecho de que la baja de retenciones que anunciara el sábado Cristina en la Fiesta de la Vendimia, “no nos llegará a los exportadores y tampoco llegará al vino porque eso es un fondo que va a otro fondo, el manejo es distinto”.

Es porque, pese al convenio, la Nación les va a seguir descontando a las empresas vitivinícolas el 5 por ciento de retenciones; con la diferencia de que ahora reintegrará la mitad de ese dinero a la Coviar.

Ese dinero, calculado en unos 10 y 20 millones de pesos anuales, se destinará a subsidiar “la asociatividad y la integración a la cadena productiva” para ayudar a unos 10 mil productores primarios por año, sumado al dinero que financia el BID.

En cambio, para José Zuccardi, titular de Bodega Familia Zuccardi, lo anunciado por la presidenta es un hecho positivo. “No es una baja de las retenciones, sino que el 50% será destinado a promover la integración de los productores primarios”, indicó el empresario.

Zuccardi explicó que este hecho promoverá las exportaciones ya que se sumará mas gente que podrá producir vinos de calidad y en si, todo este trabajo, ayudará a mejorar en general la calidad del vino en toda la región.

En línea contraria, Juan José Canay, gerente de Peñaflor (el principal grupo exportador del país), cuestionó la decisión de reintegrar el 50% de las retenciones que pagan el vino y el mosto para subsidiar la integración de los pequeños productores primarios. El sábado en declaraciones a la prensa volvió a pedir que el valor del peso argentino sea más competitivo.

En tanto, Juan Carlos Pina, gerente de Bodegas de Argentina explicó que “solicitamos una disminución en las retenciones porque en los últimos años nos aumentaron los costos, mientras que el dólar y los precios de exportación se mantuvieron estables”.

Como feedback el gobierno les respondió a los bodegueros que para bajar las retenciones debían demostrar que ello beneficiaría en forma directa a los productores primarios. “Eso es prácticamente imposible de demostrar porque nuestro producto no es heterogéneo como la soja o el maíz. La uva Malbec se puede vender desde 80 centavos hasta 3 pesos dependiendo de diversos factores y hay 15 ó 20 varietales más”.

Ante esta imposibilidad es que surgió la alternativa de que el dinero que no reciba el Estado (los 10 o 20 millones de pesos) sea destinado a ayudar a los productores primarios que, de todas formas, según Pina “es una buena noticia porque sirve para mejorar la estructura vitivinícola a través de la integración de productores a bodegas que estén respondiendo al mercado”.

COMMENTS