EE.UU.: La recesión y el vino no hacen buenas migas

recesion01/04/09
Fuente: El Economista – España | José Luis de Haro – Nueva York.

Para aquellos que crean que el mercado del vino es inmune a la recesión económica, el economista y experto catador de vinos, Michael Veseth, tiene una mala noticia: la crisis está pasando factura a la industria vinatera de todo el mundo. Aunque alguno sectores del mercado se estén salvando por los pelos, a corto plazo muchas compañías y viñedos se están viendo afectados por la caída de la demanda, mientras en el futuro, la hecatombe financiera podría provocar cambios en la producción vinatera de todo el mundo.

En primer lugar, la industria hotelera y de la restauración son las primeras víctimas del recorte de gasto, por lo que el consumo de vino ha caído considerablemente», reconoce. De hecho, el turismo que rodea al vino a este lado del Atlántico, especialmente la cata de vinos en Napa Valley, California, ha sufrido una caída considerable.

En Sonoma, el área conocida por sus imponente viñedos, el turismo ha caído alrededor de un 4.2% en lo que llevamos de año.

Los consumidores muestran cautela
El vino cuyo coste oscila entre los 10 y 20 dólares la botella ha sido el que más ventas ha producido durante los últimos dos años y aunque su expansión sigue al alza, es cierto que los consumidores se muestran más cautos.

Incluso, en los supermercados norteamericanos, los ciudadanos se lo piensan antes de gasta 7.99 dólares en una botella y prefieren declinarse por la gama más baja, aquella que redondea los 4.99 dólares o menos. Es decir, los estadounidenses miran el bolsillo y un par de dólares más en la cuenta de ahorros puede hacer maravillas.

La especulación del vino de primera

Mientras la crisis en el sector es más que evidente en EEUU, al otro lado del charco, la ciudad francesa de Burdeos se prepara para acoger a los más finos catadores y representantes de las bodegas más selectas, algunos planean boicotear la reunión.

El orgullo de la región y los viñedos que la componen ha bloqueado la rebaja del precio del vino de la región algo que ha provocado que Burdeos se «ahogue» en su propio vino.

Los comerciales y clientes han recomendado a los productores de la zona que rebajen el precio de sus botellas en un 50% para disparar de nuevo las ventas.

El vino de Burdeos

Normalmente, los vinos de Burdeos suelen venderse cada primavera en forma de futuros, es decir, un año antes de su embotellamiento y de estar listos para distribución y consumo.

Como ha sucedido con el mercado inmobiliario y el sector financiero de EEUU, la burbuja creada a su alrededor disparó el precio de la vivienda. En esta zona de Francia, desde 2005 se alcanzó un tormenta especulativa que ha triplicado el precio de algunos de sus vinos como los Margaux, Lafite y el Mouton Rothschild…

Con este panorama y sin intención alguna de rebajar sus precios, Burdeos podría quedarse sin comprandores. Importadores británicos han amenazado con ignorar la cosecha de 2008 en la zona si no se rebajan los costes.

Laurent Ehrmann, de las bodegas Barriere Freres, reconoció a la agencia AFP que «el 20 dólares de los vinos cuentan con un coste puramente especulativo». «Existe una fuerte presión para que se rebajen los precios», añadió. Ehrmann apunta que un coste de 150 o 160 dólares por botella sería ?un precio justo?.

COMMENTS