El bloguero que destapó la polémica del vino español

05/12/11
Fuente: RaqueLíquida Blog.

jay-miller-y-pancho-campo[1]Hoy me asomo rápidamente al blog para reflexionar sobre un asunto que ha dejado, imagino, sin habla a muchos en el mundo del vino. El encargado de catar vinos españoles para la prestigiosa publicacón estadounidense The Wine Advocate, Jay Miller, conocido por el sector como el “hombre de Parker” (Parker es el fundador y propietario de la revista), de quien se dice que hace y deshace en el mercado yanki, ha cesado en sus responsabilidades tras verse envuelto en un escándalo que pone en duda la integridad de sus puntuaciones.

Bloguero, ¿y qué?

Más allá del bombazo en sí que esto supone y del montón de consecuencias que desatará, con el otro montón de comentarios (muchos del tipo “se veía venir”, “yo esto ya lo sabía” y demás, sin que nadie en España, a excepción de la publicación especializada “Elmundovino“, y ésta muy levemente, haya levantado la liebre), sobre lo que quiero llamar la atención es sobre que ha sido un blog, y un bloguero, para más señas, el que ha insistido, investigado, preguntado, tomado en serio su papel, para sacar a la luz esta enorme, parece, farsa. Sí sí. Un bloguero. No un gurú del vino de los que tenemos aquí, ni un periodista de investigación, ni, por supuesto, una bodega. Un bloguero llamado Jim Budd, que destapó poco a poco un entramado de intrigas y presiones dignas de una peli de mafiososque ha terminado desencadenando un pequeño escándalo, del que aún no se tienen claras las consecuencias.

Jay Miller, a la derecha, y Pancho Campo, los dos protagonistas del escándalo del vino español

Jay Miller, a la derecha, y Pancho Campo, los dos protagonistas del escándalo del vino español

Toda una lección para aquellos que desconfían de que un bloguero puede ser también un tipo con vocación de servicio público, de honradez para con sus lectores y seguidores, y una lección precisamente para otros blogueros que solamente saben repicar lo que les cuentan por notas de prensa o pintar de colores algún eventito donde se dejan aparecer.

El mundo del vino se merece gente honrada, y si ya la honradez de los periodistas normales se pone muchas veces en entredicho, no quiero comentar la de aquellos que nos dedicamos al vino, la gastronomía… Pues sí, hay blogueros del vino, como hay periodistas del vino, HONRADOS, y que no pierden de vista su vocación, su imagen y su objetivo cara a los lectores, que son los que importan. En papel, en bytes y, claro que sí, en blogs.

COMMENTS (3)

  • comment-avatar
    Rosa Maria Gonzalez diciembre 6 2011

    Perdón, Jim Budd es un periodista, no mero blogger. De hecho, es miembro de la Federación Internacional de Periodistas y Escritores sobre Vino (FIJEV) al igual que vuestro editor Daniel López Roca. Hay muy buenos periodistas como Carlos Maribona, Hervé Lalau, y otros que tienen blogs. Pero son periodistas. Una cosa no cancela la otra. Hay muchos periodistas que tienen blogs como vehículo de expresión al igual que una formación y experiencia profesional diversa a muchos escritores de blogs que no tienen formación periodística. Muchos periodistas llevan blogs para sus periódicos. De hecho, el propio Budd reconoce la ayuda de un periodista de Associated Press en su trabajo.

    • comment-avatar

      Hola Rosa María,
      La inclusión del post de RaqueLíquida en nuestro sitio tiene como fin difundir el hecho de que hay buenos blogs y buenos blogueros que se toman el trabajo diario de informar a veces sin cobrar un centavo por ello. Claro que hay buenos periodistas y Jim Budd es uno de ellos, los hay también mediocres y definitivamente malos, así como los hay blogueros. Debemos entender a los blogs como una nueva forma de comunicación, un nuevo medio que está comenzando a caminar con paso firme. Personalmente apuesto al trabajo de los blogueros y admiro la posibilidad de mantenerse independientes, cosa que en los grandes medios es cada vez más difícil. Daniel Lopez Roca editor ArgentineWines.Com

  • comment-avatar
    AMaglione diciembre 12 2011

    Desearía decir, porque puedo, que YO LO DIJE, YO LO DIJE. La primera vez que vino el Big Jay a la Argentina, hubo una conferencia de prensa y le pregunté a este hombre si no le parecía poco serio haber probado 200 vinos en un día y además puntuarlos. Contestó unas gárgaras que no entendió nadie, se incomodó el anfitrión por WofA, Guillermito Barzi,y nunca más me invitaron a nada. Un año después el NY Times dijo que el tipo era un truhán por un affaire en Australia. Y ahora termina de aterrizar esto. YO LO DIJE, en soledad, claro y pagué por ello. HE DICHO. Jajajajajajajajaaaaaaaaaaaaaa, No Pay, no Jay decía el buen Paco…, dicen…