El Malbec es el varietal emblemático pero la Bonarda es el futuro de la Argentina

14/08/10
Fuente: IProfesional.

Fernanda SquassiniFernanda Squassini, directora de Relaciones Institucionales de la tradicional bodega mendocina Dante Robino, dialogó con este medio sobre las perspectivas de la cepa más importante de la Argentina y trazó su visión sobre una variedad que cada vez seduce a más enólogos y consumidores. Al pide la cordillera de Los Andes y a una altitud de 900 metros sobre el nivel del mar, en Luján de Cuyo -una de las zonas vitivinícolas por excelencia de Mendoza-, se emplaza Bodega Dante Robino.

Con cerca de 400 hectáreas de vides, el establecimiento cultiva un abanico de variedades muy amplio, que incluye Malbec, Cabernet Sauvignon, Tempranillo, Merlo, Chardonnay, Bonarda y algunas rarezas para los consumidores no tan entrenados, como la Ugni Blanc.

La empresa fue fundada en 1920 por un pionero italiano que le dio el nombre a la bodega. Y lo meritorio es que, 90 años después, continúa en manos de la familia. Claro que los volúmenes ya no son los mismos: hoy este establecimiento puede manejar unos 8 millones de kilos de uvas y tiene una capacidad para elaborar unos 9 millones de litros –entre vinos y espumantes-.

En este contexto, un dato digno de mención es que Dante Robino es una de las bodegas más asociadas a la variedad Malbec. De hecho, recientemente el gurú estadounidense Stephen Tanzer seleccionó a Dante Robino Malbec 2008 dentro de los mejores nuevos vinos de Argentina. Por su parte, Gran Dante Malbec 2007 logró un oro en el Concours Mondial de Bruxelles de este año.

Que la bodega elabore destacables Malbec no es una cuestión azarosa: el primer establecimiento de Dante Robino se erigió a principios del siglo XX en una de las zonas donde, justamente, se cultivaron las primeras uvas.

En este contexto, Vinos & Bodegas iProfesional.com dialogó con Fernanda Squassini, directora de Relaciones Institucionales, para conocer la visión de esta familia –históricamente ligada a la industria del vino- sobre el futuro del varietal estrella de la Argentina así como de una cepa que dejó de ser el “patito feo” del negocio para convertirse en la gran apuesta de muchas bodegas argentinas: la Bonarda.

-¿Cuál es la clave a la hora de hacer buenos Malbec, desde el viñedo hasta que llega el vino a manos del consumidor?
-La clave para hacer buenos Malbec es hacer un trabajo sostenido y cuidadoso en todo el proceso de elaboración, que tiene su origen en el viñedo, verdadera cuna del vino. La bodega busca obtener la mejor fruta de cada terroir y reflejar con fidelidad la tipicidad varietal en sus vinos. Es así como para nuestros Malbec elegimos la zona de Perdriel, donde se encuentra ubicada nuestra bodega. Además, es muy importante su almacenamiento tanto dentro como fuera de la bodega, para que llegue a manos del consumidor en condiciones óptimas para ser apreciado tal como se lo ha diseñado. Esto requiere de un trabajo mancomunado entre las distintas áreas de la bodega y cadenas que forman parte de su distribución.

-¿Cómo encaran conceptualmente el diseño de un Malbec? ¿Cuál es el punto de partida?
-A la hora de diseñar un Malbec se tiene muy claro el perfil que va a tener ese vino, de forma tal que para cada estilo se prioriza en todo momento la conjunción de tres factores: la elección de la zona de donde provienen las uvas, la madera y la crianza en botella. Así es como elaboramos Malbec frutados, jóvenes, fáciles de tomar -como es el caso de la línea Novecento-; o un Malbec con un gran equilibrio entre la fruta y la madera, de manera tal que no se neutralice la expresión de la fruta, decisión que toman los enólogos por degustación, como toda la línea Dante Robino; y hasta un Malbec mucho más complejo, con una crianza prolongada, como es el caso de nuestro vino premium Gran Dante Malbec. En todo momento buscamos conservar la tipicidad del varietal y ofrecer productos de una excelente relación calidad-precio.

-¿Qué Malbec busca hoy el consumidor argentino y qué vino espera el público de un mercado como Estados Unidos?
-No vemos grandes diferencias entre el Malbec que busca el consumidor local y el estadounidense. Preferentemente se busca que haya un equilibrio entre la fruta y la madera. Sí podríamos decir que, comercialmente, el consumidor de EE.UU. está muy atento a la excelencia en la relación calidad-precio.

-Recientemente, desde Vinos de Chile destacaron que el boom del Malbec argentino era una moda pasajera. ¿Hay Malbec para rato o no?
-El Malbec tiene un enorme potencial , su consumo a llegado a convertirse en una tendencia que eligen los consumidores día a día , razón por la cual no lo encasillaríamos en una moda pasajera. Es una cepa muy adaptable a los distintos estilos de vino, de ahí que es muy aceptado por los consumidores que prefieren vinos más frescos y fáciles de tomar hasta por los que disfrutan de vinos de alta gama, mucho más complejos.

Es muy importante que se cuide y proteja la calidad obtenida en nuestros Malbec, cualquiera sea el perfil con el que se lo haya diseñado.

-Imagino que todavía este varietal no logró todo su potencial. ¿Qué debe mejorar la Argentina para elaborar aún mejores ejemplares?
-Creemos que es importante seguir profundizando en las distintas zonas donde se cultiva la uva Malbec y conocer los potenciales que ofrecen para adecuarlos al perfil de vino que se quiere elaborar.

-¿Cuáles fueron los mejores Malbec logrados por Dante Robino hasta la fecha y por qué?
-Hoy nuestro ejemplar emblemático es el Gran Dante Malbec en sus cosechas 2006 y 2007 y ya en estiba la cosecha 2008. Es nuestra línea Premium. Proviene de un pequeño viñedo propio que rodea la bodega, en Perdriel, Luján de Cuyo, cuyo riguroso cuidado, sumado a las óptimas condiciones climáticas de la región, permiten obtener uvas de gran concentración: color intenso y de excelentes matices rojo-violeta; aromas netamente varietales con el sello distintivo del terroir y sabores potentes, con gran volumen en boca y largo final.

Son ediciones limitadas de 7.512 botellas cada cosecha con una crianza de 18 meses en barricas de primer uso de roble americano (tostado medio). Tanto la cosecha 2006 como la 2007 han sido reconocidos internacionalmente en varios concursos logrando medallas Gran Oro y Oro. También la línea Dante Robino, con su Malbec se destaca continuamente por la excelente relación calidad-precio.

-¿Cómo se está llevando adelante la comunicación de la Argentina como país productor de vinos en el mundo?
-El consumidor busca de Argentina, preferentemente el Malbec, varietal emblemático de nuestro país. Creemos que el desafío de la Argentina es poder desarrollar comercialmente otro tipo de cepas para no quedar solamente encasillados en la venta de Malbec.

-¿Por ejemplo?
-Si bien el Torrontés se sitúa en segundo lugar, en mucho menor escala pero siempre creciendo, creemos que la Bonarda es el futuro de la Argentina. Es una uva que por su tipicidad se da de una manera excelente en nuestro país y tiene características muy parecidas al desarrollo que ha mostrado el Malbec; razón por la cual ya desde hace unos años estamos trabajando nuestros viñedos para obtener uvas Bonarda de excelentísima calidad.

Juan Diego Wasilevsky

Artículos relacionados

Leave a reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

MAPA

Oficina

ArgentineWines.Com
Mariano Acha 2771 1430 CABA Argentina
Horario Lunes a Viernes: 10:00–17:00 hs (Hora argentina -3 GMT)

+54 911 54602722

VinoSub30

Enjoy Malbec

enjoymalbec

VinosPOP!