El mercado del vino en Malasia

04/03/10
Fuente: Observatorio Español del Vino / Embajada de España en Kuala Lumpur/ ISI Emerging Markets / Subdepartamento Gestión de Información.

Flag_of_Malaysia Malasia[1]El consumidor malasio ha desarrollado un notable interés por los vinos del Nuevo Mundo, su exposición a diferentes variedades y su apreciación por las marcas disponibles en su mercado. Además, se ha visto incrementado por las relaciones y estadías del consumidor malasio en el extranjero. Malasia continúa ofreciendo muy buenas oportunidades para los vinos, incluidos los espumosos. Pese a ser un país mayoritariamente musulmán, las estadísticas de consumo de vino revelan un crecimiento progresivo, muy considerable y un futuro alentador. Esto, basado en la población china y secundariamente india que juntas se sitúan en torno a los 8 millones de habitantes.

El consumidor malasio ha desarrollado un notable interés por los vinos del Nuevo Mundo, su exposición a diferentes variedades de vino y su apreciación por las diferentes marcas disponibles. Este interés ha sido incrementado por las relaciones y estancias del consumidor malasio en el extranjero (estudios, turismo, negocios, etc.).

No obstante, existe un segmento que continúa consumiendo exclusivamente vinos de media-alta calidad del Viejo Mundo, siguiendo fiel y confiando en la experiencia y tradición de estos países.

Aunque el sector del vino se encuentra en una fase de desarrollo, según Euromonitor ya se encuentran presentes alrededor de 300 marcas, con más de 200 importadores / distribuidores, variando desde grandes compañías reconocidas a pequeños comerciantes establecidos en sus casas. Sin embargo, las actividades de tráfico ilícito y falsificación siguen teniendo cierta relevancia en Malasia, es necesario que las bodegas sitúen su producto en el mercado, dándole al mismo un precio apropiado para atraer al consumidor.

El perfil del joven consumidor, entre los veinticinco y los treinta y cinco años, evoluciona incrementando sus conocimientos acerca del vino. Por lo general prefiere vino tinto suave, distinguiendo la variedad de uva. Sin embargo la denominación de origen es algo que el consumidor malasio no maneja. Con el continuo incremento de nuevos bares y restaurantes, aumentan los puntos de introducción de nuevas marcas complementándose vino y cocina.

El vino tinto es el más consumido. Ello es debido principalmente a la prensa favorable acerca del mismo, la cual defiende que su consumo moderado es beneficioso e incluso ayuda a protegerse contra determinados cánceres y enfermedades del corazón, dos de las cinco principales causas de mortalidad en Malasia.

Según diversas fuentes consultadas, la venta a través del canal Horeca (canales de distribución On Trade) supone 60% de las ventas totales. El 40% restante se vende a través de venta detallista. En supermercados encontramos una gran gama de vinos, principalmente los vinos de calidad y precio medio-bajo. Sin embargo, en las licorerías y tiendas especializadas podemos encontrar vinos de mayor calidad. Existe una influencia generada por las cadenas de tiendas de comestibles, donde el consumidor puede encontrar una pequeña variedad de vinos baratos de baja calidad.

En referencia al vino tino, y según los datos recopilados por los informes de Euromonitor, Cabernet Sauvignon ha sido la variedad más conocida en 2009 y con la tendencia de mayores importaciones de Australia, la popularidad de Shiraz está incrementando. Respecto a vinos blancos, Chardonnay fue la variedad más popular seguida por Sauvignon Blanc. El número de rosados es limitado, la variedad más común es Zinandel y la mayoría provienen del Nuevo Mundo.

Debido a la situación de la economía mundial, muchos distribuidores han ofrecido y lanzado nuevos vinos situados en una gama baja de precios, por debajo de los 50RM (aproximadamente US$ 14,8 (fuente: www.oanda.com) . Ello ha potenciado al nuevo consumidor interesado por el vino, inexperto, el cual demanda variedades baratas para experimentar y desarrollar su gusto antes de avanzar hacia vinos de calidades superiores.

Producción, importación y exportación
Malasia no es una nación productora de vino. El mercado, salvo irrelevantes producciones de vino de arroz y frutas diferentes a la uva, se nutre en su totalidad de importaciones procedentes en su mayoría de Australia, Francia, Singapur (trading nation, no productor) y Estados Unidos, siendo Australia el líder, abarcando aproximadamente la mitad del mercado.

Las importaciones de vino en Malasia son considerables y regulares. La renta del consumidor medio malasio crece poco a poco y el conocimiento del producto ha crecido considerablemente. Se trata de un país con hábitos de consumo cada vez más abiertos hacia productos occidentales. Existe una parte del mercado malasio del vino que puede ser cubierta fácilmente, siempre que éstos estén dispuestos a realizar las campañas promocionales y acciones de marketing necesarias, manteniendo la continuidad de las mismas, clave fundamental para el éxito.

La demanda de vino se espera que crezca incluso por encima de otras bebidas alcohólicas, debido fundamentalmente a la percepción de esta bebida como beneficiosa para la salud y a la creciente accesibilidad por gran parte de la población.

Competencia
Como hemos señalado, Francia y Australia son los mayores proveedores en Malasia, no obstante Francia está perdiendo cuota de mercado, debido principalmente a la concentración de sus esfuerzos en el consumidor maduro y no ser capaz de atraer el grupo de nuevos y jóvenes consumidores que crece poco a poco y reclama vinos del Nuevo Mundo.

Las ventas de vinos espumosos permanecen bajas. Los malasios relacionan este tipo de vino con las reuniones sociales, celebraciones y brindis. Debido a los altos precios del mismo, sus ventas se centran en consumidores de ingresos medios-altos. Dentro del vino espumoso, Riche Monde Sdn Bhd continúa liderando con sus marcas estrella, incluyendo Moët Chandon, Dom Pérignon y Veuve Clicquot. El éxito de Riche es debido a la fuerza de su distribución, con casi todos los establecimientos on-trade y off-trade vendiendo sus marcas en Malasia.

Perspectivas
El consumidor malasio continua su aprendizaje, mejorando su educación con respecto al vino, poniendo más atención respecto a qué tipo de vino complementa ciertos platos y optando por ciertas variedades que acompañan mejor la cocina asiática. Además los consumidores buscan vinos que ofrezcan precios asequibles, lo que explica la popularidad de los vinos procedentes del Nuevo Mundo.

España, según las cifras recogidas por el Departamento Nacional de Estadística hasta junio de 2009, se sitúa este año en el puesto número nueve de la lista de países desde los que Malasia importa vino, ascendiendo 4 puestos en los últimos cuatro años. A corto y medio plazo el principal problema del vino español es su desconocimiento por parte del consumidor malasio. Se necesita potenciar las políticas de marketing, la promoción es fundamental y debe ser acertada y estar bien desarrollada, como las llevadas a cabo por Chile o Australia, políticas que suponen una importante inversión inicial, cuyos frutos se hacen visibles a medio plazo.

Es esencial para la promoción del vino, hacerlo en eventos importantes, tales como la KL fashion Week y KL Gourmet Festival, entre otros. Este tipo de eventos desarrollarán patrones en la sociedad. Promociones, sesiones de cata, seminarios, publicidad mediática y otras actividades han resultado efectivas estableciendo la presencia de muchos productores. Estos eventos se prevé continuarán desarrollándose, organizados por importadores y minoristas especializados que se unen para mejorar la conciencia del consumidor. Una opción interesante es la asociación del turismo y vino para comenzar a desarrollar el turismo enológico en Malasia.

COMMENTS