El Torrontés es la única variedad autóctona del país

28/07/13
Fuente: Diario Uno | G.F. Bazán y F. Lancia.

TorrontésAsí lo determinó la Academia Argentina de la Vid y el Vino luego de una jornada técnica sobre la variedad. Se destacaron el reconocimiento de la prensa internacional sobre esta cepa y el crecimiento que ha logrado en las exportaciones.

Una nueva jornada técnica sobre la principal cepa blanca argentina, el Torrontés, fue organizada por la Academia Argentina de la Vid y el Vino (AAVV), denominada Nuevo Universo Aromático Argentino, donde se destacó que “es la única variedad verdaderamente autóctona del país”.

Con la coordinación del enólogo Roberto González y con el objetivo de alentar la actualización permanente de los conocimientos técnicos, su difusión y debate para el enriquecimiento del sector vitivinícola, la jornada dejó importantes conclusiones. ORIGEN. RESULTA DE UN CRUZAMIENTO DE MOSCATEL DE ALEJANDRÍA Y LISTÁN PRIETO.

En primer lugar, la comisión de Enología de la AAVV remarcó que la variedad Torrontés “es única y autóctona de nuestro país, posee alta potencialidad para desarrollarse como un nuevo varietal emblemático de Argentina y además permite innovar y acercar nuevos productos a los consumidores jóvenes, ávidos de otros impactos sensoriales”.

Se destacó el carácter autóctono de la variedad, ya que fue desarrollado a partir de las semillas de pasas traídas por los colonizadores españoles. Su origen genético demostró provenir del cruzamiento de Moscatel de Alejandría y Listán Prieto.

Por otro lado, la implementación de un adecuado diseño del viñedo (orientación, densidad, etcétera) y de su manejo agronómico tendiente, a lograr un buen equilibrio de canopia y prevenir las quemaduras de sol, así como la determinación del momento óptimo de cosecha en función del producto a elaborar permiten disponer de materia prima de alta calidad.

También se destacó que una cuidada gestión de la vinificación es clave para el éxito del trabajo con una variedad considerada “difícil” por los expertos, destacando sus aromas florales, frutales y especiados y evitando el dejo amargo que suele aparecer en determinadas condiciones.

Actualmente la variedad cuenta con una superficie cultivada de 7.832 hectáreas, la cual representa el 3,54 % de la superficie vitícola del país. La principal productora es Mendoza con 3.533 hectáreas, el 45,11% del país; seguida por La Rioja con 2.144 hectáreas, el 27,37%.

En cuanto a las exportaciones, se incrementaron 228% en volumen entre 2004 y 2012 y 505% en valor FOB en el mismo período. No obstante representa solamente el 2,20% en volumen y el 2,39% en dólares de la exportación total de vinos argentinos.

El informe determina también que los principales destinos del Torrontés son: Estados Unidos, Canadá, Reino Unido y Alemania.

Uno de los puntos destacados por la ingeniera Cristina Pandolfi, disertante de la jornada, “es el reconocimiento de la prensa especializada: Wine Spectator entre 1999 y 2012 otorgó puntajes entre 85 y 88 puntos para 110 vinos Torrontés con precios comprendidos entre 7 y 20 dólares la botella retail, con 62% de vinos originarios de Salta.

La revista Wine Advocate, de 2000 a 2012, destacó 182 muestras con precios entre 8 y 32 dólares la botella retail, alcanzaron de 83 a 92 puntos con 20% con notas sobresalientes de más de 90 puntos.

De los distintos aspectos considerados, la Comisión de Enología de la AAVV pudo concluir que “el Torrontés por su tipicidad tiene condición suficiente para ser variedad emblemática de Argentina, debiendo aún posicionar su imagen entre los varietales blancos y relacionarla a la diversidad que ofrecen los distintos terroirs”.

Entre otros temas, también se analizaron las características ampelográficas, su origen genético, los sistemas de conducción más eficientes para la gestión cualitativa, momentos de cosecha y mecanización, entre otros, a cargo del ingeniero agrónomo Carlos Tizio.

La realidad actual y el futuro del Torrontés fue analizada por Pablo Ghorzi y la importancia de los costos en la producción vitícola, a cargo de Laura Alturria

La jornada también abordó la influencia de la flora autóctona en los terroirs de los vinos blancos varietales Torrontés, a cargo de Raquel Romano y Humberto Manzano;los defectos en la elaboración, prevención y control, por parte de Ángel Mendoza. Los estilos y requisitos solicitados en los mercados internacionales para elaborar Torrontés en el Valle de Cafayate estuvo a cargo de José Luis Mounier, entre otros temas y expositores.

Finalmente, luego de las disertaciones de los especialistas se realizó una degustación que permitió a los participantes apreciar las características de los vinos Torrontés provenientes de distintas regiones: Cafayate (Salta), La Rioja, Catamarca y Mendoza así como diferentes estilos: vinos tranquilos, con y sin madera, espumantes y cosecha tardía.

COMMENTS