En Chubut la vinicultura crece con viñedos experimentales

En Chubut la vinicultura crece con viñedos experimentales

31/05/15
Fuente: El Patagónico.

Desde la cordillera a la meseta central, se apuesta principalmente a la producción de Pinot Noir, pero también a otras cepas como Chardonnay, Sauvignon, Malbec, Merlot y uvas alemanas. En la mayoría de los casos se trata de viñedos experimentales, donde empresarios conjugan el placer del vino con el amor a la tierra y los hobbies. “Se están creando los antecedentes para el futuro. No tiene que ver con otras provincias donde hay viñedos importantes”, explicó el enólogo Darío González Maldonado, principal impulsor de esta tendencia. Foto: En Paso del Sapo, “Los Robles” elaboró un Chardonnay madurado en barrica de roble francés durante ocho meses.

ChubutSegún indica el Instituto Nacional del Vino, en Argentina durante 2014 se cosecharon 2.635 millones de kilos de uvas, elaborándose 1.520 millones de litros de vino. A febrero el consumo interno fue de 196.731 hectolitros y la exportación alcanzó 196.731 hectolitros. Todo esto en 918 bodegas elaboradoras que funcionan en Mendoza, San Juan, La Rioja, Catamarca, Río Negro, Salta, Córdoba y Neuquén, las principales provincias productoras, lugar a donde sueña llegar Chubut que por el momento realiza una tarea experimental.

Es que desde 1999 esta provincia se encuentra inmersa en el rubro vitivinícola, primero con una bodega que hoy es la principal productora como Patagonian Wines, a la que luego se han sumado pequeños emprendimientos denominados “bodega garaje”, que crecen paso a paso.

Según pudo relevar Diario Patagónico, en la actualidad dos bodegas de Chubut están registradas en el Instituto Nacional del Vino. Una de ellas es Patagonian Wines, de El Hoyo, la principal productora de la provincia con 20 hectáreas cultivadas y una cosecha que se realizó el último mes y ya está en proceso de producción. La otra es Los Robles, de Paso del Sapo, un pequeño y distante poblado de la meseta central de la provincia, donde en un mes se lanzará un Chardonnay madurado en barrica de roble francés durante 8 meses.

Tras ellos se desarrolla el mapa de viñedos que une la cordillera con la meseta central, pasando por poblados como Sarmiento, donde la compañía Frutos de Los Lagos incursiona en las uvas más allá de la cereza, pero también por El Doradillo, Puerto Madryn y Dolavon, donde se pueden encontrar algunos experimentos, además de Cholila, y alrededores de los lagos Mosquino, Lezana y Cholila.

De esa forma, suman un total de más de 25 emprendimientos, diecisiete que están en plena etapa de producción con sus primeras experiencias y otras diez que están en proceso de organización, armado y plantación, según se informó.

ChubutEl circuito de los viñedos

La mayoría de estos emprendimientos fueron asesorados por Darío González Maldonado, enólogo que inició el trabajo en Patagonia Wines y que ahora asesora empresarios de aliviada situación económica que buscaron una opción para invertir en sus campos, pero también por hobby, incursionando en un mercado que podría ser prometedor.

“Acá se están creando los antecedentes para el futuro. Son parcelas dispersas por distintos puntos, experimentales. No tiene que ver con otras provincias donde hay viñedos importantes”, explicó a Diario Patagónico.

“Las primeras plantas se pusieron en 1999 en Patagonia Wines. Yo llegué en 2000 y dos años antes salí a invitar a los vecinos para que plantaran. Se está desarrollando de a poco, con mucho esfuerzo. Ellos quieren diversificar y que sus chacras por lo menos sean autosustentables; es un atractivo turístico también”, agregó.

El circuito de viñedos de Chubut, más allá de las bodegas mencionadas, puede comenzar en Lago Puelo donde el empresario Pedro Adamow creó “Cavas del Bosque”, una viña de una hectárea y media plantada con Pinot Noir y Sauvignon Blanc, con una producción de 3.000 botellas y un horizonte que apunta a 10.000.

Cinco kilómetros al sur, en El Hoyo, donde comenzó esta aventura a fines de la década del 90, la oferta se expande con “Cavas del Sur”, propiedad de la familia Federico de Comodoro Rivadavia.

En este caso se espera una producción de 1.000 botellas, producto de una plantación que comenzó entre 2008 y 2009 en una hectárea y con buenas expectativas a futuro.

Otro comodorense que apostó a la vinicultura fue el abogado Sergio Mammarelli, quien levantó “Cantín Mammarelli”, un viñedo de tres hectáreas donde plantó Pinot Noir, Chardonnay y Cabernet Franc. Además construyó una pequeña bodega. Allí, este año embotellará unas 1.000 botellas de una uva de Chardonnay que adquirió en Villa Regina, Río Negro. Mientras, también apuesta a Los Altares con viñedos y olivos.

“Esto surgió de casualidad. Yo soy vecino de Wines, los vi crecer y González comenzó a fomentar las bodegas de garaje, pequeñas unidades de negocios artesanales. A partir de ahí convertí una chacra mía donde yo tenía cerezas y frutas finas, pero esto es para los amigos porque un emprendimiento de estos casi no tiene rentabilidad”, contó Mammarelli a Diario Patagónico.

“Primero comenzamos a realizar un tipo de espumante y este año vamos a sacar los primeros vinos. Es para cumplir un sueño y un capricho mío de tener vinos para consumo personal y de los amigos. Ese es el criterio general que tienen casi todos los que han hecho estos emprendimientos en la cordillera”, agregó.

Siguiendo la ruta mítica ruta 40 se llega a Trevelin, donde funcionan por lo menos tres viñedos que en dos años tendrían su primera producción. Uno de ellos es el Lodge de Pesca Patagonian River, donde se plantaron tres hectáreas con un mayor porcentaje de Pinot Noir y Chardonnay, pero también con Riesling Sauvignon. La expectativa en este caso es poder producir dentro de dos años.

Diferente sería la experiencia de Sergio Rodríguez del viñedo Nant y Fall, llamado así en homenaje al arroyo que pasa por el lugar y desemboca en esa caída turística, todo un símbolo de la localidad. Su producción se realizaría en 2016, con unas 3.000 botellas de Pinot Noir, plantados en una hectárea y 500 botellas de Champagne, según explicó el mismo Maldonado.

Mientras, el empresario comodorense Marcelo Yagüe es quien tiene más avanzado su proyecto en esa zona, en la chacra “La Primavera” donde plantó una hectárea de Chardonnay y Sauvignon y este invierno plantará tres hectáreas de Pinot Noir en el valle 16 de Octubre.

De las montañas a la aridez

Tal como indican los datos, el Pinot Noir suele ser la cepa más buscada al momento de apostar a la vinicultura en la cordillera de Chubut. Esta tendencia también se replica en la zona de la meseta del noroeste, donde también se incursiona en uvas más tradicionales.

Allí se encuentra el viñedo de la estancia “El capricho”, de Florencia Fantossi, una bacterióloga de La Plata que hace 10 años, junto a un socio francés, adquirió un campo en Cushamen y en dos años espera realizar su primera cosecha. También como un hobby más que un negocio.

“Están plantados desde agosto del año pasado; todavía está en crecimiento. Son más o menos 1.200 plantas y la idea es producir Pinot Noir, Chardonnay y algunos de Merlot”, explicó Fantossi desde la ciudad de las diagonales.

“Desde 2005 tenemos el campo. La actividad principal es la producción de alfalfa y ganado ovino y bovino. Pero como me gusta el Champagne y me enteré que el Pinot Noir tiene potencial, quise hacerlo. Quiero que sea una bodega boutique, todo artesanal. Este año salieron lindas, esperamos que salga bien”, deseó esta docente e investigadora de la Facultad de Veterinaria de La Plata que tres veces al año visita Chubut, provincia que considera su segunda casa y donde espera producir 1.300 botellas.

El camino de viñedos continúa por el corredor Gualjaina, Piedra Parada y Paso del Sapo, donde ya funcionan por lo menos seis emprendimientos, dos en Fofo Cahuel y uno en Gualjaina, todos de una hectárea.

Mientras, en Paso del Paso -como ya se mencionó- esta la segunda bodega de la provincia, pero también hay un viñedo propiedad de Julio Simeoni, quien está elaborando un vino blanco.

A estos se debe sumar el excéntrico cantante francés Florent Pagny, un enamorado del sur argentino que también decidió apostar a la vinicultura en Piedra Parada, donde plantó ocho hectáreas de Pinot Noir. Es uno de los viñedos más grandes de la provincia.

En la meseta central el desarrollo se da en la zona de Los Altares, a orillas del río Chubut, donde un empresario de Puerto Madryn apostó a este lejano sector con un emprendimiento. Lo mismo hizo Mammarelli, quien plantó una hectárea de viñedos y olivos en donde espera producir Malbec y Cabernet Franc, con una expectativa de 10.000 botellas.

Allí, según él mismo comentó, el horizonte es más prometedor ya que se está desarrollando una pequeña ruta del vino. En su caso, está estableciendo contacto con profesionales de Mendoza para plantar uvas más comerciales, “con lo cual se está haciendo una cosa bastante interesante”, destacó.

Por el momento todas las experiencias están en etapa de prueba y no existe una cadena de comercialización, más allá de lo que se puede realizar en los mismos establecimientos, por lo que habrá que esperar los resultados de las primeras producciones para saber cuál es el horizonte que promete Chubut en el mapa nacional de la vinicultura.

Chubut

Artículos relacionados

Leave a reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

MAPA

Oficina

ArgentineWines.Com
Mariano Acha 2771 1430 CABA Argentina
Horario Lunes a Viernes: 10:00–17:00 hs (Hora argentina -3 GMT)

+54 911 54602722

VinoSub30

Enjoy Malbec

enjoymalbec

WineHackaton