¿En qué fallan las bodegas al comunicar?

23/06/13
Fuente: MDZonline | Facundo Zelaya.

copasUn análisis sobre las deficiencias al dar a conocer sus marcas y sus productos.

Una vez más me encuentro analizando algún sector laboral o empresario, no con intenciones de criticar sino con intenciones de que de algún modo se tome conciencia y la comunicación sea cada día mejor en todos los ámbitos.

Lo que motivó a este post comenzó el año pasado cuando dando una clase de comunicación institucional una alumna me dice – Facu, ¿por qué en las bodegas nadie contesta los mails y comunican tan mal? – Desde ese momento comencé a analizar diversos canales y acciones de las mismas y a madurar el por qué de muchos errores.

La industria vitivinícola es un sector social, laboral y profesional que alberga a grandes marcas, personas y personalidades, y al cual cada día más sujetos le prestan atención y se capacitan para ingresar a trabajar en ella, para desarrollarse personal y profesionalmente o le prestan atención como simples consumidores.

Hay que aclarar que muchas bodegas han mutado en muchas cosas hacia lo tecnológico, han innovado, han entendido a sus públicos, y no todas de ellas cometen errores, ya que de hecho algunas puntualmente han hecho las cosas muy bien, aunque sean las menos.

Por cuestiones obvias de respeto y sentido común no voy a nombrar a ninguna de ellas, sino que simplemente realizaré un listado con los principales puntos en los que estas empresas flaquean.

Es menester aclarar que los errores comunicacionales producen erosión de marca y además de una pérdida de dinero pueden llevar a la pérdida de consumidores, la baja imagen corporativa y la poca presencia dentro de un mercado meta.

A continuación algunos puntos para tener en cuenta:

1-      Falta de personal capacitado: muchas veces las bodegas por presupuesto o tamaño, no cuentan con personas altamente capacitadas para comunicar lo que la bodega quiera o necesite. No hay responsables de comunicación, marketing o relaciones públicas y la persona que realiza estas tareas es el dueño, gerente o en los peores casos el responsable del turismo y a medias.

2-      Falta de planificación: de la mano del punto anterior, la no planificación a corto, mediano o largo plazo es un factor común, al que se le suma la indecisión y ortodoxia de los dueños o encargados de la dirección comunicacional. Normalmente el foco está centrado en la venta pero sin entender que si la audiencia no conoce el producto es imposible que lo adquiera.

3-      Sitios web: muchas bodegas en su portal no tienen apartados de contacto, y si los tienen nadie los revisa. Suelen encontrarse productos con precios desactualizados, sin espacios para el e-comerce y con formatos no adaptables a smartphones y tablet. Lo normal es que el mail de contacto no esté sincronizado con ninguna área y que nadie los reciba. Aquí también encontramos falta de mutación a lo 2.0 y otras cosas como fotos de mala calidad, textos mal redactados y videos institucionales muy largos.

4-      Social Media: acá nos podríamos explayar muchísimo ya que es el área de mayores errores, pero básicamente no hay un social media plan, lo digital no está sincronizado con lo offline o los canales tradicionales, la cultura corporativa no se adapta a los cambios, los dueños o gerentes piensan que es un gasto la comunicación digital, muchas tienen perfiles mal creados, desactualizados y mal gestionados. Encontramos normalmente canales digitales manejados desde Buenos Aires en empresas de Mendoza, cosa que produce entorpecimiento en tiempos e interacción como por ejemplo personas que quieren hacer turismo. Y por último, y no menos importante, sino al contrario, quien cumple la función de community manager es una  persona no capacitada para esa tarea o lo tuvo que hacer porque no le quedó otra.

5-      Creatividad: sabiendo que la industria es muy tradicional, nadie innova en etiquetas, comunicación de productos, marketing ni mucho menos en packaging, imagen e identificad de producto y marca. Hay pocos casos de éxito que se han animado a romper el esquema y realmente les ha ido bien, pero en la gran mayoría los canales de comunicación siguen siendo ortodoxos.

6-      Eventos: estos constituyen una pata de la comunicación, de lo que la empresa quiere mostrar y principalmente hacerle sentir y vivir al público. He visto eventos truncados, mal comunicados, mal organizados, donde la gente está incomoda, no entiende de que se trata el mismo, ya que no hay un hilo conductor. Acá juega un papel importante el producto vino, que es el anfitrión de la casa, y que muchas veces está mal servido y a temperaturas incorrectas.

7-      Etiquetas: elemento más que importante, más que fundamental. Es el eslabón que une al cliente con la marca, y es por el cual quien se pare frente a una góndola en un supermercado elegirá a la bodega. Acá la empresa se ve representada conceptualmente y transmite sus valores e ideales, su identidad a través de la imagen. Con ella sale al mercado para cautivar al público que luego conocerá el vino en sí mismo. Salvo casos puntuales el común de las bodegas no sale del cuadrado blanco con diferentes tipografías.

8-      Ferias: el lugar para exponer la marca no es el más barato y la cuestión no es ir por ir! Las ferias se deben elegir y cuando se piense en hacer presencia de marca realmente hay que hacerlo. Muchas bodegas se presentan en ferias con stand paupérrimos, con promotoras que no tienen lenguaje de vino y no saben que están sirviendo, con vinos sin temperaturas adecuadas y con cero creatividad. Entonces el gran producto pasa desapercibido y hasta a veces puede ser mal calificado.

Eso ha sido un acercamiento a modo informativo para que quiénes toman decisiones a la hora de comunicar o contratar a quién lo haga, lo realicen pensando en que comunicar es siempre rentable y través de la buena y estratégica comunicación se lograrán grandes resultados.

COMMENTS (4)

  • comment-avatar

    Señor
    Facundo Zelaya

    Esto que según dice el art. una alumna le pregunta ¿Por que las bodegas no contestan los correos? le comento que nada más acertado que esto. Y le digo esto porque lo sufrí y estoy sufriendo en carne propia, resulta que desde hace tiempo me comunico por correo con varias bodegas, en razón de haber diseñado un sistema de mejoramiento del vino. Acepto que dicho sistema pueda ser bueno, regular o malo. La respuesta no la sé y porque la mayoría de las bodegas (Sobre todo las nacionales) no contestan, de ese modo nunca podré perfecionarlo. Alguien me dijo no te molestes todas las secretarias tienen orden de, correo que no se conoce va a parar a la papelera. Ahora adopté otra forma primero voy a la bodega en CABA consigo el nombre de la persona indicada ya que generalmente está en origen, le mando un correo y tampoco se digna en contestar Yo me pregunto y es la segunda vez que lo hago por este medio para que en la página ponen un contacto si no lo van a contestar. Al no contestar están cometiendo una falta de respeto hacia el que mandó el correo y tambien para el consumidor. Aquí se cumple la premisa infaltable PARA QUE LO VAMOS HA HACER BIEN SI PODEMOS HACERLO MAL. Así nos va como país.

  • comment-avatar

    está todo mezclado. no son todos errores de comunicación. pierde credibilidad el autor.

    • comment-avatar

      Ana, no se a que se refiere que «no son todos errores de comunicación, pierde credibilidad el autor». A que autor se refiere al periodista o a mi. Si se refiere al autor de la nota no se si es creíble o no, yo le aseguro que es 100% real, pero si aún no lo cree, es muy fácil de saberlo mande Ud. misma y verá si tengo razón o no. Y tampoco veo que esté algo mezclado.

  • comment-avatar
    Marcelito junio 24 2013

    A mí me pareció buena la nota. Va al grano y destaca aspectos que veo todo el tiempo en la industria del vino. En mi opinión, sí son todos errores de comunicación. Agregaría también la desconexión con la realidad que hay en muchos casos. Hablan de terroir, single vineyards, suelos calcáreos con alta proporción de arcilla, y los consumidores no saben la diferencia entre Cabernet Sauvignon y Syrah. A veces parecen hablarse a sí mismos en lugar de al consumidor.