Este año, las uvas se pagarán a igual o menor precio que en 2012

11/02/13
Fuente: Diario Los Andes | Mariano Zalazar.

cosechaUna baja en la demanda y el crecimiento en el volumen de cosecha concluirían en el tercer año casi sin cambios en las ganancias de los productores. Para contrarrestar la inflación, en el futuro podría caer la calidad. Una disminución en la demanda y el crecimiento en el volumen de la cosecha, concluirían en el tercer año consecutivo casi sin modificaciones en las ganancias de los productores; por eso, y para contrarrestar la inflación, se teme por una baja en la calidad de las uvas para los próximos años. Como todos los años, bodegueros y productores se disponen a negociar el precio de la uva. El universo de opciones por color, zonas y varietales es muy amplio y, por consiguiente, es difícil definir un precio promedio. No obstante, existen datos y opiniones que dan como resultado una tendencia clara de que se pagará igual o menos que el año pasado por cada kilo cosechado.

En primer lugar, es útil repasar los precios promedios de las últimas temporadas. Según datos estadísticos de la Bolsa de Comercio de Mendoza, el año pasado se comercializaron uvas tintas en $ 1,73 por kilo, blancas a $ 1,06 y rosadas a $ 1,05 (todos precios sin IVA).

En tanto, las primeras operaciones de 2013 abrieron en $ 2,56 para las tintas y $ 1,91 para las blancas. Aún no se han realizado las grandes compras que marcan el promedio final, por lo que estos valores no son necesariamente representativos de lo que ocurrirá en la temporada. En general, los precios tienden subir cada año, aunque casi siempre muy por debajo de la inflación.

Este punto es clave para los productores, quienes reclaman un mejor reconocimiento en el valor de sus uvas. Sin embargo, todo parece indicar que el aumento de los costos será nuevamente absorbido por quienes producen.

Luis Motes, quien se dedica a la comercialización de uvas entre productores y bodegas, comentó que “los precios este año permanecerán estables para las uvas criollas y se pagarán un poco menos que el año pasado las uvas finas”.

A modo de ejemplo, Motes explicó que los contratos por uvas criollas tintas se firmarán por valores cercanos a $ 1,40. En tanto, para las finas, ejemplificó con la uva blanca chardonnay, que el año pasado se vendía a $ 2,20 el kilo y este año alcanzará un valor aproximado de $ 1,80.

En el caso del malbec, los precios son muy variables según la zona y el tratamiento que reciba la planta. Sin embargo indicó que en 2012 lo valores oscilaron entre lo $ 3 y los $ 7, aunque el grueso del volumen de malbec fino se concentró en los $ 4. Para este año, “se pueden esperar precios menores”.

El profesional adjudicó este comportamiento del mercado a “una disminución de la demanda por el aumento de bodegas con viñedos propios”. De todos modos, Motes recomendó esperar a que se conozca con mayor precisión el pronóstico de cosecha y se cierren los primeros acuerdos para sacar conclusiones.

La primera estimación hecha por el organismo dio como resultado una cosecha de 28.331.169 quintales de uva, lo que significa un 26% más que el año pasado. Sin embargo, luego de esa previsión tuvieron lugar algunos acontecimientos climáticos que sin dudas reducirán ese número, como el viento Zonda en San Juan y el granizo en el Este mendocino.

Reforzando las declaraciones de Luis Motes, contó su caso un pequeño bodeguero de Mendoza, que compra todos los años uvas de una finca del distrito Tres Porteñas de San Martín. “En las cosechas 2011 y 2012 pagué $ 2 por el kilo de uvas syrah. Este año, me ofrecieron el mismo precio. Me sorprende que cueste lo mismo con la inflación que hay”, indicó.

Por el lado de los productores, dos fuentes consultadas que operan en Luján de Cuyo y San Martín, respectivamente, admitieron que se está negociando por los mismos valores que el año pasado, aunque no por decisión suya.

“Las bodegas manejan el mercado. Si no vendemos nuestras uvas se echan a perder y esto nos condiciona”, apuntó uno de los propietarios de viñedo.

Un dato a tener en cuenta es que las grandes bodegas que manejan el mercado logran compras de uvas muy importantes a precios menores. Estas operaciones pesan a la baja en el precio promedio que registra la Bolsa de Comercio.

El estancamiento de precios de las uvas y el avance incesante de la inflación sobre los costos, son el resultado de una serie de condiciones económicas que desde hace tiempo amenazan a la vitivinicultura. De esto, Juan Carlos Pina, gerente de Bodegas de Argentina dijo que “por el lado de las bodegas, la situación es complicada ya que el consumo en el mercado interno no crece y las exportaciones, al menos de vino fraccionados, están restringidas”.

“Esto genera que haya sobrantes de stock de temporadas anteriores y por tanto se tienda a producir menos”, continuó Pina. “Así, se termina pagando menos por las uvas compradas a terceros y los productores cobran siempre lo mismo o menos, mientras que la inflación crece año a año”, agregó.

Una consecuencia directa temida los actores del sector es que en un intento de contrarrestar a la inflación y mantener la rentabilidad, los productores dejen de lado algunas labores culturales que dan mayor calidad a las uvas viníferas.

Tagged with:

Artículos relacionados

Leave a reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

MAPA

Oficina

ArgentineWines.Com
Mariano Acha 2771 1430 CABA Argentina
Horario Lunes a Viernes: 10:00–17:00 hs (Hora argentina -3 GMT)

+54 911 54602722

VinoSub30

Enjoy Malbec

enjoymalbec

VinosPOP!