Exportaciones y problemas de competitividad

12/07/12
Fuente: Diario Los Andes.

El dólar planchado con costos que crecen por la inflación, sumado a algunas medidas nacionales, han generado serios problemas de competitividad para las exportaciones argentinas. Afectan especialmente a las economías regionales por lo que deberían exigirse cambios desde las provincias.

Las primeras señales de alerta surgieron desde el sector vitivinícola y luego fueron corriendo como reguero de pólvora en el resto de las actividades agrícolas. El dólar planchado en el precio y el aumento constante en los valores de los insumos como consecuencia de la inflación, hacen cada vez menos competitivos a los productos argentinos en los mercados internacionales.

A ese aspecto se suman otros hechos no menos preocupantes, como las trabas que impone la Argentina al ingreso de algunos productos, con las respuestas que podrían surgir desde otros países y la falta de seriedad en algunas medidas del Gobierno nacional, como la decisión de exigir el ingreso de dólares a los 90 días de producida la venta y posteriormente modificar la situación y otorgar los «permisos» ampliatorios de manera individual.

La situación se agrava en razón de que los mercados internacionales se vuelven cada vez más competitivos, lo que determina que las exigencias de los importadores de otros países sean cada vez mayores, con otro hecho no menos preocupante. En algunos casos, como en el del vino, el lugar que se pierde en góndolas es inmediatamente ocupado por otros países y después es muy difícil poder recuperarlo. De esa manera, entonces, lo que costó casi dos décadas de ingentes esfuerzos, con inversiones millonarias, puede perderse en sólo algunos meses. Desde los propios sectores se indica que esa situación se amplía a otros productos, también del agro.

Días pasados, quien salió a denunciar la situación fue el sector olivícola, cuando se anunció que millones de kilos de aceitunas quedarán sin cosechar en La Rioja como consecuencia de la falta de rentabilidad, mientras una de las empresas más importantes -con millones de dólares en exportaciones- anunció la suspensión de sus actividades. Destacaron entonces que no sólo los actores directos de la industria sufrirían las consecuencias sino también los fletes que no se hicieron o los insumos que no se requirieron.

En una situación similar se encuentra la vitivinicultura en la que también se han registrado cambios preocupantes. De acuerdo con los datos suministrados desde el organismo oficial, se ha incrementado la salida de vinos, pero ha aumentado sustancialmente el vino a granel y se ha producido un descenso en el embotellado con lo que, al igual que en el caso de la olivicultura, se están perdiendo fuentes de trabajo no sólo en las bodegas, sino en las actividades anexas.

Además, la caída en los valores finales ha repercutido negativamente en los productores que, habiendo realizado fuertes inversiones para reconvertir sus viñedos hacia variedades más nobles y afrontar incrementos sustanciales en los salarios de los trabajadores (en el campo constituye casi el 60 por ciento del costo final) se enfrentan al hecho de que reciben igual o menos dinero que el año anterior por lo producido. Paralelamente, la exportación a granel genera que el fraccionamiento se produzca en el lugar de destino a través de marcas denominadas «blancas», que si bien contiene la indicación geográfica del vino, no «impone» la marca argentina en las góndolas del exterior.

De acuerdo con informaciones otorgadas por consultoras especializadas, la performance de las exportaciones industriales se viene deteriorando en los últimos dos años, período en que sólo el sector automotriz creció más que el promedio sectorial, atribuyendo la situación al aumento de los costos en dólares, las restricciones a las importaciones de insumos, el achicamiento de los plazos para liquidar exportaciones, entre otras.

Es hora de que se produzca un cambio porque las que están siendo afectadas son esencialmente las economías regionales. Es aquí donde los gobernadores de las provincias afectadas deberían trabajar en conjunto para modificar la ecuación , antes de que sea tarde y se sigan perdiendo mercados.

COMMENTS