El Dr. Tazo (Fotos en lo de Ernesto)

botella alma negraPebetes y pebetas, como os baila? Zeppelines y flautitas, que tul? Mignoncitos, felipes y baguettes, que acelga?

Sinceramente, desde que me compre la notbuc (básicamente para escribir un post por semana…) me volví más vago de lo que era.

Y como ya cumplí 31, ni siquiera siento ese respeto-miedo que me infundía DLR cuando con esa voz de hakuna matata me apuraba para que escribiera. Como que me fui acostumbrando, y ya saben lo que dice la reina de la ranchera sobre las costumbres.
Si son menores de 31 y no lo saben, les digo: que son más fuertes que el amor.

Bien, volviendo al ruedo, Alvarito me invito a catar unos vinitos en la muy coqueta terraza de la galería fotográfica de Ernesto Catena.
Y como no soy de hacerme rogar, enfile para Palermo. ¿Qué Palermo?, ni idea. Cuando yo nací, vi la luz en Palermo, y dependiendo para que lado de la plaza Las Heras (ex cárcel Las Heras) ibas, llegabas a Palermo chico o a Palermo viejo. Y hasta ahí llegue.

Bien, siguiendo al pie de la letra mi infundada imagen de outsider, de la muestra fotográfica sólo les puedo decir que estaba donde tenía que estar. Y punto.

La tarde ayudaba y mucho. Cielo azul, sol a pleno, sin reflejo, calor agradable y leve brisa. ¿Complemento ideal? Una fresca copa de espumoso Alma Negra Malbec (100%, 12 meses sur lie, 50 y 50 entre Agrelo y La Consulta, 13.2% alcohol y 8 gramos de azúcar residual) color piel de cebolla, frutal en nariz, casi elegante al paladar, si no fuera por que es Malbec.
Me explico: la sensación es la de un buen espumoso, elegante y de firme estructura; pero el volumen del Malbec no se puede disimular.
Esto genera una muy interesante mistura de sensaciones contrapuestas: estructura (acidez bien lograda mediante) y volumen (cuerpo tan redondo como un Malbec puede ser capaz de serlo, con sus 13 grados de alcohol, que le diera una buena maduración organoléptica) jugando al equilibrio.

D10S!, me acuerdo cuando Bressia lanzo el primer Malbec espumoso, el de Viniterra, que revolucionó el mercado. Cuánto que hemos mejorado en estos 10 años!

Me resulto muy interesante para beber y para maridar también, ya que con algunos platos uno quiere poner un espumoso y tiene que caer en un Demi-sec o un Dulce (nada en contra de ellos, mas bien todo lo contrario, pero encontrar buenos exponentes no es de todos los dias) cuando aquí el volumen equilibra la falta de azúcar.
Por $70, linda opción.

Terminadas las formalidades, Alvarito dijo las palabras mágicas “y ahora que quieren degustar?”

Alma Negra Misterio I 2006, 14,4%, 12 meses de barrica francesa y americana (85/15).
Esta vez el corte es 60-40 Altamira-La Consulta (Valle de Uco), mientras que las anteriores 2004 y 2005 eran un blend 55-35-10 de La Consulta – Pedernal – Agrelo (Uco – San Juan – Mendoza Alta). ¿De ahí que el grado alcohólico pase de 14,1 a 14 ,4; la acidez total de 5, 4 a 5,6; el Ph de 3,58 a 3.77?
Misterio.

Lo cierto (a mi ver, lo cual me genera un par de dudas) es que en nariz se siente muy intensamente la barrica y la fruta negra como cuando catábamos vinos ‘96, ‘97, ‘98 en 2000, 2001. Tuve la misma sensación. Que tenga aroma a barrica un vino tiene tanto de admirable como que el cura brinde la misa. Pero algunas barricas se destacan más que otras. No quiero parecer tan arrogante como para decir que mi nariz distingue el grado de calidad de una barrica, pero les juro que en este caso uno aspira y se transporta a una sala de barricas donde la mayoría de ellas pertenecen a la elite.

Personalmente prefiero la cara frutal.

En boca posee un ataque intenso, en el ½ se torna tánico, agradablemente tánico, y a medida que avanza por la boca se va haciendo más finito. Un muy bebible Misterio de $99.

Después probamos un Mara Merlot ‘06, muy interesante, sobre todo su nariz marina, pero de relación precio – calidad media por $60.

Y un Pinot Noir Alma Negra ‘08, $95.
Y acá, con 19 me planto.
¿Por qué? ¿Por qué este estilo de Pinot Noir? ¿eh? Es por la peli Sideways, estúpido!
Si, pero igual.
Ahora todos haces Pinot, todos toman Pinot, todos se ufanan del Pinot.
Han logrado convertir al emblema de la elegancia en un “lo querés, lo tenés”. Hacer Pinot era jodidísimo! Y lo de hoy, si es Pinot, es de otro planeta, originario de Fra Mauro, o por ahí.

No todos tienen la suerte de probar los grandes Pinot, los afamados de la Borgoña, porque no es fácil de acceder a ellos, como no es fácil describirlos para que se hagan una idea. Son como la pluma de Sarmiento, y la espada al mismo tiempo (la palabra se la dejo al que la quiera tomar, a mi el pelado nunca me convenció.)
Una colega me contó como se puso a llorar de la emoción después de haber probado Romanee Conti de la barrica.

Ojala puedan probar algo de estos vinos en algún momento. Mientras tanto, lo único que digo es que estos Pinot de la peli, no tienen nada que ver.

Así que sin más, me despedí y me fui.

Evidentemente si no fuera tan cabrón sería un tipo más feliz. Pero todo no se puede.
Como conseguir un Pinot que sea Pinot.

Abrazo de vendimia.

COMMENTS