Francisco Do Pico, RRII de Peñaflor: “No sobran productores, ni bodegas; lo que faltan son mercados”

Francisco Do Pico, RRII de Peñaflor: “No sobran productores, ni bodegas; lo que faltan son mercados”

Ecocuyo – Mendoza. El director de Relaciones Institucionales del Grupo Peñaflor, Francisco do Pico, tuvo entrevista con Ecocuyo en exclusiva. Hay que tener en cuenta que este grupo posee, entre otras, las marcas Trapiche, Finca Las Moras, Navarro Correas y El Esteco. El ejecutivo antes de llegar a este cargo trabajó en Impsa (en Mendoza), Coca-Cola, Monsanto y Siemens.

Tras haber alcanzando la marca de 68 millones de botellas o 51 millones de litros por un valor total de 174 millones de dólares, Grupo Peñaflor informó que el año pasado superó su récord de exportaciones de vino embotellado.

-¿Cuál es el presente hoy del grupo Peñaflor?

Estamos en un momento de desafíos en lo que hace al mercado interno con relación al vino. Creciendo en algunas categorías como es el caso del tetra brick y en otros segmentos con más desafíos. Vemos que estamos competitivos en cuanto a precios con relación a otras bebidas, lo cual es alentador si tenemos en cuanto que el consumo masivo en Argentina está bastante alicaído y ojalá la economía en su conjunto pueda repuntar pronto. Argentina ha perdido casi el 20% de su mercado interno en los últimos 5 años. El consumo de vino varietal ha estado estable en ese periodo lo cual es alentador.

-¿Cómo se viene trabajando en cuanto a la exportación?

Los últimos años han sido positivos para nosotros, hoy la exportación es un tercio de nuestro volumen total. Seguimos creciendo este año estimamos hacerlo entre un 5% y un 10% como hicimos en 2018. El año pasado fue muy bueno para nosotros principalmente en Estados Unidos. El hecho de que uno exporte y crezca en volumen de exportación, no significa que uno tenga un negocio híper rentable. Hoy la cadena vitivinícola tanto del productor como de las bodegas por distintas razones todos hemos perdido.

-¿Cómo es la relación de ustedes con los productores?

Nosotros hemos comunicado hace un par de meses nuestro compromiso de comprar la misma cantidad de uva que el año pasado, que es una cifra récord de 130 millones de kilos. Nunca habiamos molido tanto. Por suerte hemos previsto los vaivenes de mercado y hemos tenido lugar en la bodega para poder recepcionar la uva. Sabemos que no ha sido así en el resto de la industria o en parte. No creemos que sobren productores o sobre uva, lo que faltan son mercados. Hay que ver después si toda la uva que producimos tiene demanda, o si tiene alguna salida distinta como mosto.

-¿Cuál es el principal problema que tiene el sector?

El principal inconveniente es que qué la gente dejó de tomar vino en la Argentina, cayó el consumo interno fuertemente en los últimos 20 años y no hemos sido capaces de reemplazar eso con más mercados externos. Si creció la exportación del 2000 al 2010, pero desde entonces no hemos crecido. Los países con los cuales competimos si lo han hecho, han sabido reemplazar con mercado externo la pérdida en sus mercados domésticos.

-¿Adónde tiene que ir la vitinicultura de nuestro país para recuperar la demanda?

Mirando desde lo productivo hacia la góndola tenés que tener uva que tenga mercado. Cuando ves a Chile tiene 85% plantado de Cabernet, Carmenere, Chardonnay y Sauvignon Blanc. Argentina cuando sumás lo que tenemos de Malbec, Cabernet y otras no supera el 35% o 40%, ahí tenemos un tema. Esa uva necesita ser producida con alta eficiencia y niveles de productividad. Yendo de la góndola para la producción hay que hacer un vino que sea demandado por el consumidor, hay que innovar en el producto y ahí hay mucho potencial en la Argentina comparado con las góndolas de otros países vitivinícolas.

-¿Cómo ves el panorama de las entidades que manejan el mundo del vino?

No es culpa de nadie en particular, pero claramente y es muy evidente que el armado gremial-empresarial del sector ha sido más un obstáculo para empujar estos objetivos comunes que tenemos. Metas como la apertura de los mercados, derribar aranceles, conseguir recursos para la producción el mercado interno y externo. Se han logrado muchas cosas y hay que reconocer a la gente que ha estado activa en la cadena de valor desde las distintas entidades trabajando. Hay que trabajar de una manera más democrática y participativa. Escuchar a aquellos que son exitosos en las góndolas y tienen mucho para aportar. No hay que gastar energía en ver de quien son los goles, hay que gastar energía en meterlos y después gritar y celebrar todos en conjunto. Muchas veces el error es creer que una bodega es el enemigo, el problema es la competencia con otras categorías de bebidas.

-¿Cuál es el programa de inversiones del grupo para este año y el próximo?

Con mucha dificultad seguimos invirtiendo, no tanto como queríamos sobre todo en lo que es reconversión de fincas. Tenemos 3.200 hectáreas deberíamos estar reconvirtiendo por año 100. Hay inversiones siempre en lo que es infraestructura en bodegas como es el caso de barricas, procesos, fraccionamiento, entre otras cuestiones. En 2018 sacamos el primer envase con tapa rosca, fue muy innovador y está ayudando al producto hoy en la góndola. Invertimos en el desarrollo de productos nuevos, hemos lanzado vino para un público como es el de los jóvenes contamos con un producto hecho por enólogos millennials para millennials.

-¿Cómo ves el futuro de la compañía?

Somos siempre optimistas, Peñaflor tiene más de 100 años. Tenemos bodegas en la empresa que exceden esa antigüedad, hemos crecido en el mercado externo en 2002 exportábamos 20 millones de dólares y hoy la cifra es de casi 200. Somos el primer elaborador del mundo en Malbec, el principal exportador de vinos en Argentina.

Coviar, Bodegas de Argentina y el armado gremial empresario del sector

-¿De qué manera se presentan los obstáculos en este sector?

No es culpa de nadie en particular, pero claramente y es muy evidente que el armado gremial-empresarial del sector ha sido más un obstáculo para empujar estos objetivos comunes que tenemos. Que es la apertura de los mercados, derribar aranceles, conseguir recursos para la promoción del mercado interno y externo. Se han logrado muchas cosas desde la industria y hay que reconocer a la gente que ha estado activa en la cadena de valor desde las distintas entidades trabajando. Son de público conocimiento los cortocircuitos que hay en las entidades y actores, creemos en la empresa que hay un consenso hacia donde tiene que ir la cadena de valor, a veces diferencias personas y que tienen mucha historia son inconvenientes para lograr eso. Hay que trabajar de una manera más democrática, horizontal y participativa, nadie tiene el voto calificado acá. Escuchar a aquellos que son exitosos en las góndolas y tienen mucho para aportar. No hay que gastar energía en ver de quien son los goles, hay que gastar energía en meterlos y después gritar y celebrar todos en conjunto. Muchas veces el error es creer que una bodega es el enemigo, el problema es la competencia con otras categorías de bebidas. Se nos está achicando la torta en el mercado interno y tenemos que atender a eso, en el exterior es lo mismo, el competidor son otros países y no las bodegas. Cada uno tiene que aportar donde mejor puede.

-¿Peñaflor quiere retomar protagonismo en Bodegas de Argentina?

No creemos que agreguemos valor hoy liderando Bodegas o cualquier otra institución. Me toca a mí como representante de la empresa tanto en Bodegas como en WOFA. Creemos que cada uno tiene que aportar desde su experiencia. Más que hablar de cargos, pensamos que la solución a los problemas está en el trabajo colegiado. La riqueza de la cadena de valor vitivinícola es el número, la cantidad de productores y de bodegas. Peñaflor tiene la capacidad de tener una reunión con el presidente, con un legislador nacional o con algún líder de opinión pero no vamos a hacer efectivos trabajando solos, somos más efectivos haciéndolo en grupo. Ha habido casos de éxito donde el resultado fue bueno, lo ideal sería hacerlo de manera organizada. Hay que dar un debate para ver como se puede mejorar el trabajo de la COVIAR.

COMMENTS