Guillermo García: Este año ha pasado de todo

03/03/12
Fuente: Sitio Andino | Prod: Cristián Pérez Barceló | Foto: Guillermo García, titular del INV. (Pablo Guzmán)

Guillermo García INVEl titular del Instituto Nacional de Vitivinicultura se defendió de las críticas radicales por la baja en el pronóstico de cosecha. «La metodología es muy clara», aseguró. La baja se debió a diversos factores climáticos.
La vendimia que se acerca estará lejos de las expectativas de los productores. Por el contrario, será una de las peores cosechas, con una baja que ya supera el 30% y que podría ser aún peor si los fenómenos climáticos siguen castigando. Lejos del color y la alegría de los carros, las reinas y todo el folklore vendimial, está la preocupación de los productores y los organismos vinculados a vino por la baja en la cantidad de uva. Días atrás se conoció el segundo pronóstico de cosecha, que alertó de la baja y cambios en la forma de los racimos, aspectos sin embargo que no modifican la calidad de la uva.

En tanto, respecto a las críticas vertidas desde un sector de la UCR hacia el titular del Instituto Nacional de Vitivinicultura (INV), que hablan de una “morenización” del organismo, comparando el manejo de cifras con las del polémico INDEC, Guillermo García se defendió: “La metodología es muy clara, parte de un trabajo en el mes de agosto que tiene en cuenta las parcelas que han sido identificadas y las producciones de los últimos cinco años. En función de eso se analiza cual ha sido el comportamiento del último año”.

Además, García señaló que la zona más afectada es San Juan, y dentro de Mendoza el Este y San Rafael. Allí aseguró: “Notamos situaciones similares a las que veíamos en el este y a las que veíamos definitivas en San Juan. La gravedad venia de norte a sur, obviamente había que esperar que sucedia con los racimos, que estaban muy desparejos y heterogéneos y teníamos la presunción de que esto podía notarse en el pronóstico final y en los que kilos que iban a ingresar”.

“Este año ha pasado de todo», dijo refiriéndose a que el granizo, el intenso calor, la falta de agua, el viento Zonda, entre otros factores, determinaron la baja.

«El caso de San Juan es el más gráfico con una disminución del 33% del pronóstico, que se le puede llegar a agregar un 5% de variación. Una situación similar se da en el este”.

“Lo que se realizó en estos días fue ratificar una situación que no la podíamos dar por cierta, y tampoco saber los accidentes climáticos que iban a producirse. Había que esperar, pero prudentemente en diciembre dijimos que esta situación se podía dar. Lamentablemente, se dio, porque a nadie le puede poner contento que se diera una disminución tan importante de la materia prima. Y también se dio la circunstancia de que se modificaran los precios en consecuencia”.

COMMENTS