Hablemos del Locus Vini (Partes 1 y 2)

03/09/13
Fuente: Kick Wines | Martín E. Krawczyk Pardo (aka #Padawan) catador en VinoSub30.

locus viniParte 1.- Hace un tiempo que vengo pensando en cómo empezar estas líneas para llegar a dónde me gustaría. De hecho varias veces he empezado y me he separado del camino que quería seguir. En una frase, creo que llegó el momento de hablar -en serio- del locus del vino. Es decir, de donde nace; de donde se obtienen las uvas que terminarán en esa botella que recorrerá nuestro país y el mundo.

Para hablar del presente, y especialmente del futuro, nunca viene mal echar un vistazo a la historia. Y en este caso la historia debería comenzar el 12 de octubre de 1989, día de la creación del Consejo Denominación de Origen Luján de Cuyo. Ya todos sabemos que luego de más de dos décadas esta DOC en nuestro país no ha tenido un gran desarrollo. El hecho de que sólo existan cuatro etiquetas en el mercado (Bodegas Luigi Bosca, Nieto Senetiner, Norton y Lagarde) en comparación a la cantidad de vinos que se originan en Luján de Cuyo lo demuestra. Lo importante sería entender el motivo de esta situación y en mi opinión se conjugaron diversos factores.

En primer lugar diría que no fue el momento adecuado para llevar adelante esa iniciativa. Por aquel entonces el mundo del vino era muy distinto a lo que es hoy. Internacionalmente las Denominaciones de Origen se encontraban en los históricos países del Viejo Mundo con sus centenarias clasificaciones; recordemos que la Ley Goria que implementó las IGT (Indicazione Geografica Tipica) en Italia apenas surgió en 1992 derivando en un importante cambio dentro de las legislaciones europeas. En el Nuevo Mundo hacía poco se hacía referencia al origen (AVAs en Estados Unidos durante la misma década del 80) y Argentina se encontraba entrando a los años 90 que significarían un gran cambio en el mundo vitivinícola nacional.

LuigiDOC

Evolución del Luigi Bosca Malbec D.O.C., 1991, 2001 y 2010

Este gran cambio fue, en mi opinión, el segundo motivo del “fracaso” de la DOC Luján de Cuyo. Aquel Consejo que estaba formado por las principales empresas de la región se vió desbordado por el aluvión de inversiones que llegaron a Mendoza y a otras zonas de Argentina, tanto locales como extranjeras. La multiplicación de bodegas y de etiquetas hicieron inabarcables para todos los requisitos que el Consejo estipulaba. Además, muchas de esas inversiones extranjeras llegaron desde los países del Viejo Mundo, buscando una nueva oportunidad -al estilo de las corrientes inmigratorias de comienzos del siglo XX- “escapando” del corset que significaban las limitaciones de las Denominaciones allí, sumado a que una gran importancia de estos nuevos proyectos se asentaron en el Valle de Uco.

La década del noventa y la primera de este siglo en el mundo del vino significó el maximus en la dicotomía “Origen vs. Varietalidad”. Así, esta corriente a favor de la Varietalidad, que había comenzado en Estados Unidos como diferenciación a la hora de competir con los grandes vinos franceses, se expandió a todo el Nuevo Mundo Vitivinícola liderado por la idea de una “Uva Bandera Nacional”. Toda esta estrategia fue un gran éxito para Argentina, para nuestro Malbec. Encontramos que una uva que habían traído casi sin querer desde Francia aquellos inmigrantes se daba especialmente bien en las condiciones climáticas nuestras. Los reconocidos enólogos y bodegueros del mundo llegaban a Argentina y se sorprendían con las características de este Malbec.

mapa2

Mapa de la DOC Luján de Cuyo según Resolución C15-2005 del INV (ver Appendix)

Durante muchos años el Malbec fue, y sigue siendo en gran parte, la imagen casi única que Argentina presentaba en el Mundo. Ni siquiera se sabía dónde quedaba Mendoza (“ahí, cerca de Chile”) o Salta (“confundiendo si era Bolivia o Perú”), pero lo cierto es que por aquel entonces, tampoco importaba demasiado. El mundo compraba y tomaba Malbec, no vino argentino, sino Malbec. Se tomaba Malbec porque los vinos que por entonces enviábamos al mundo eran fáciles de tomar, bebibles, frutados, dulces, amigables al paladar del momento, fáciles de maridar y ofrecían una excelente calidad por el precio invertido. ¿Importaba que fuera Argentino? No ¿Por qué no? Es muy simple, no se producía Malbec en ninguna otra parte del mundo. Era redundante hablar de Malbec Argentino. Cuando un consumidor compraba una botella en cuya etiqueta se leía Malbec, era un vino Argentino.

Imaginemos que si era redundante hablar de Malbec Argentino, se estaba ponderando la varietalidad por sobre el origen y muchos de los que venían a producir vinos en nuestro país lo hacían escapando de las limitaciones de las legislaciones europeas, no podía tener demasiado éxito la DOC Luján de Cuyo.

Bad timing, que le dicen….

Continuaremos esta historia mañana, para hablar del presente y el futuro. Stay tuned!

Martín E. Krawczyk Pardo (aka #Padawan)
Appendix:
  • Legislación e Historia de la D.O.C. Luján de Cuyo:
http://www.luigibosca.com.ar/ley_doc.php?idi=es
  • Ley 25.163, Vinos y Bebidas Espirituosas de Origen Vínico:
http://www.infoleg.gob.ar/infolegInternet/anexos/60000-64999/60510/norma.htm
  • Resolución C15-2005 del INV:
http://www.inv.gov.ar/PDF/ResolucionesC/2005/ResolucionC15-2005.pdf
 

Parte 2.- Si todo eso que decía ayer en la Parte I (http://www.kickwines.com.ar/2013/09/03/hablemos-del-locus-vini-parte-i/) consideramos que es así ¿por qué deberíamos ahora sí hablar del Locus? Creo que hay varios motivos, empecemos por repasar la actualidad de los factores que mencionaba en la nota anterior.

En principio, el Mundo Vitivinícola ha cambiado. Por empezar, si bien en Europa continúan existiendo las Denominaciones de Origen tradicionales las IGTs que surgieron en Italia se han afianzado firmemente por toda Europa brindando mayores libertades a la hora de producir vinos. En España han surgido los Vinos de Pago, en Portugal se han reformulado íntegramente sus Denominaciones, mismo proceso se está llevando a cabo en Alemania para definir los pequeños viñedos más destacados, Austria comenzó un proceso con sus DACs muy interesante; por citar algunos ejemplos. Y esos cambios también repercutieron en el Nuevo Mundo. Si bien continuamos hablando de varietalidad en la mayoría de los casos hay un origen que lo acompaña. Los Syrah de McLaren Vale, los Sauvignon Blanc de Marlborough, los Cabernet de Napa, los Malbec de Mendoza y buscamos las diferencias que cada región puede aportar aún internamente.

Por otro lado, aquel boom que generó el Malbec en el mundo llevó, como no podía ser de otra manera, a que los demás países se plantearan la siguiente pregunta: “¿y si se vende tanto, por qué nosotros no plantamos y vendemos también Malbec?” Y así fue como en Cahors se replanteó el estilo de vinos que se producían con la variedad, dejaron de llamarla Cot para volcarse al Malbec, y se plantaron nuevos viñedos con la uva alrededor del mundo. Hoy es cada vez menos extraño encontrarnos con vinos que poseen un porcentaje de Malbec en su composición y aún como varietales, en Chile, Sudáfrica, Uruguay, etc. Ya ha dejado de ser redundante hablar de Malbec Argentino. Es menester comenzar a diferenciarse de los demás y me temo que hay sólo dos caminos para ello y ambos están en los viñedos.

CYMERA_20130904_015423[2]

Etiquetas de Malbec de Chile, Sudáfrica, Francia y Uruguay

¿Cuál sería el segundo camino entonces? El locus. El lugar. El origen. El suelo. Se puede plantar la misma vid de Malbec en todo el mundo, lo que no se puede es transportar un lugar. En este sentido, además, tenemos una importante ventaja. Las zonas en donde se encuentran plantados los viñedos en nuestro país ha sido una zona con importantes y numerosas variaciones geológicas, lo que ha generado una gran diversidad de suelos a escasa distancia unos de otros. Hace veinte años esto era imposible, no sólo el mundo no estaba preparado como veíamos antes, sino que tampoco teníamos la experiencia ni el conocimiento que estos 20 o 30 años han generado.

No obstante, a pesar de esto, hace algunas semanas escuchaba argumentos contrarios a esta idea de hablar del origen de parte de gente de la industria. Desde el lado comercial, focalizando en el mercado externo, se decía que es imposible salir al mundo a hablarles de Gualtallary, La Consulta o Agrelo, que no podrían entenderlo, ubicarlo y demás argumentaciones. Ante esto me permito debatir: ¿se distingue hoy entre Mendoza, San Juan, Salta o Patagonia? En muchos ámbitos creo que sí, que hemos alcanzado ese peldaño ¿por qué no entonces comenzar a profundizar el mensaje? No podemos pretender que sea el consumidor final el que vaya a buscar y preguntar de donde viene la uva, hay que salir a comunicarlo. ¿Es probable que una gran mayoría no entienda hoy que es La Consulta? Si, es probable, pero ¿y si decimos “La Consulta, Uco Valley”? Recordarán Uco Valley pero poco a poco La Consulta irá quedando a fuerza de repetición, y si en algún momento hay que comenzar ese camino, creo es el indicado.

Por otro lado, hay quienes se oponen a esto desde el punto de vista de “mi mejor malbec surge de hacer un blend, combinando de diferentes zonas”. ¡Genial! Hagamos claro y notorio ese detalle, comuniquémoslo. Establezcamos de donde proviene cada componente de ese blend y por qué se los ha elegido ¡es aún más interesante!

Nunca se debe perder de vista la libertad de la que hablábamos ya que aún somos demasiado jóvenes en nuestra historia vitivinícola. Estos años nos han mostrado como la “moda” pasó de Perdriel, a Agrelo, a El Cepillo, a La Consulta, a Altamira, a Gualtallary… No debemos encerrarnos en una Denominación de Origen que genere límites, barreras a esa constante evolución. Es por ello que mi idea se basa en las Indicaciones Geográficas. Hoy en día la legislación establece la “Indicación de Procedencia” a nivel provincial siendo poco habitual por su escaso valor específico las etiquetas en las que se lee “I.P. Mendoza”. Avancemos y establezcamos límites geográficos más pequeños, específicos. El listado oficial de IGs, Indicaciones Geográficas, es escaso y sobre todo desactualizado (ver appendix). Hoy en día todos en la industria hablamos de un nivel provincial (Mendoza), uno regional (Luján de Cuyo) y uno zonal (Agrelo). Esta misma estructura en tres niveles es aplicable a todas las zonas de producción.

terroir_01_02

Diversas calicatas realizadas por Pedro Parra en el Terroir Project de Altos Las Hormigas

A la hora de llevar esa tarea adelante nos encontramos con otro problema, problema que hace ya dos años hablamos con Claudia Quini (antes de su nombramiento como Presidente de la OIV en 2012) durante una jornada acerca de la legislación vitivinícola y las distintas regiones productoras en Argentina. Y ese problema es el hecho de que varias de las que deberían ser indicaciones geográficas, utilizadas por todo aquel que produzca uva y vino de esa zona, se encuentran establecidas como marcas registradas, concediéndose por ende su uso exclusivo a su titular durante 10 años. Ejemplos hay varios, solo es cuestión de recorrer los registros del INPI (Instituto Nacional de la Propiedad Industrial), les aseguro se encontrarán con varias sorpresas. Es entendible que los propietarios de aquellas marcas no las cederán voluntariamente. Se precisa de un intenso trabajo a nivel del sector para llevar esto adelante.

Sin dudas hay mucho trabajo que hacer al respecto y desde todas las esferas que giran en torno a esto que tanto nos gusta a todos los que han llegado hasta acá en la lectura, que es el vino. Y tampoco creamos que esto lo debemos hacer sólo por el Malbec, también Torrontés, Bonarda y las demás variedades se beneficiarán. Es la competencia la que nos hace mejores, sigamos compitiendo con el mundo y entre nosotros mismos, para continuar avanzando como se ha avanzado en todos estos años. ¡Salud!

Martin E. Krawczyk Pardo (aka #Padawan)

 Appendix
Indicaciones Geográficas Reconocidas y Protegidas de la República Argentina:
http://www.inv.gov.ar/PDF/ig.PDF

Artículos relacionados

Leave a reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

MAPA

Contacto

ArgentineWines.Com
Concurso VinoSub30
VinoSub30 Hackaton
Acha Club
daniel@argentinewines.com
cel. 011.5460.2722

Concurso

Enjoy Malbec

enjoymalbec

Wine Hackaton