Julián Domínguez: Tenemos que evitar que cuatro vivos tomen la renta y el trabajo de los productores

08/03/11
Fuente: La Mañana de Neuquén | Claudio Scaletta.

Julian DominguezEl ministro dialogó con La Mañana de Neuquén en la vecina localidad rionegrina de Campo Grande, donde viajó esta semana para participar de la inauguración de la ampliación del frigorífico municipal financiado con aportes de su cartera.

La charla fue caminando, peripatética, entre los saludos protocolares de un acto político. Domínguez relativizó el enfrentamiento con el campo impulsado por algunos medios (ver páginas 6-7) y adelantó que en abril se presentarán las primeras conclusiones del PEA, el Plan Estratégico Agroalimentario para los 24 circuitos productivos regionales. Sobre la economía regional justificó la absorción del Plan Frutícola Integral en el PEA y señaló que no es una función de su cartera intervenir en las condiciones de la comercialización entre productores y empacadores. Aconsejó a los empresarios que no le hagan demandas aisladas y que trabajen en un Plan Integral que tome como modelo al realizado por el sector vitivinícola.

La Presidenta minimizó el aporte del campo en materia impositiva, ¿cuál es el aporte real del sector agropecuario a la economía local?
El aporte del campo al producto no está en discusión. Es un sector importantísimo. Los productores argentinos son los más competitivos del planeta. A partir de la siembra directa lograron una verdadera revolución en los rendimientos por hectárea. Además, con los gobiernos de Néstor y Cristina Kirchner surgió una nueva burguesía nacional que tiene presencia también en el sur de Brasil, Asia, China, países de la ex Unión Soviética. Esto habla de una dirigencia que a partir del propio desarrollo en semillas, fertilizantes y herbicidas tiene una presencia global.
A partir de la propuesta de una nueva legislación, ¿la extranjerización de tierras y la concentración son susceptibles de regulación?
Cualquier país serio que tiene un modelo de desarrollo y de crecimiento regula la propiedad de la tierra en manos de extranjeros. Las razones son muchas. Estados Unidos, por ejemplo, lo hace por una cuestión de seguridad nacional. Brasil lo hizo a partir de la llegada de fuertes inversiones en el Amazonas, lo que los llevó a una nueva legislación. Se trata de la necesidad de preservar el principal recurso no renovable que muchos países tienen. En Argentina la tierra no sólo es un recurso no renovable, sino estratégico. Los proyectos presentados en el Parlamento son una muestra de que está pendiente a necesidad de un debate a fondo sobre este recurso y su tenencia. Este año la Presidenta presentará un proyecto que tenderá a consolidar un modelo de una Argentina de propietarios y donde el recurso sea manejado y administrado por argentinos.

¿El PEA está demorado?
No, en absoluto. Está en su etapa final de conclusiones. El 16 de abril próximo estaremos presentando en la provincia de Córdoba, en el INTA Expone de Marcos Paz, todas las conclusiones de las 24 cadenas agroalimentarias con el aporte de todas las facultades, de los 470 colegios agrotécnicos y de las provincias y los municipios que participaron. Es una experiencia en la que se hicieron más de 1.200 reuniones en todo el país; de consulta, de análisis, de reflexión. Creemos que cerca del mes de mayo ya estaremos presentando la propuesta global del PEA.
¿Por qué Alimentos se está tratando dentro de los Planes de Competitividad del Ministerio de Industria? ¿No es un sector que debería estar dentro del PEA?
Nosotros avanzamos en las 24 cadenas agroalimentarias, lo que incluye los procesos de comercialización y de valor agregado en origen que es una estrategia compartida por Industria.

Economía regional
Lo traigo a la problemática regional. En la zona, entre algunos actores, existe la idea de que el PEA se superpuso a planes preexistentes, en concreto, al Plan Frutícola Integral, lo que brinda una idea de trabajo redundante…
Es necesario entender que el PEA es un programa global, para todo el país, que se nutre también de todos los trabajos preexistentes y se va acordando con todos los referentes. Sumamos todos los esfuerzos. No vamos a contraponerlos. Un ejemplo es el plan en vitivinicultura. En la pera y la manzana también lo estamos haciendo. Pero los casos son muchos, existían planes preexistentes en Chaco, en Entre Ríos, el Plan Estratégico del Algodón. Lo que buscamos es contribuir a una mirada única del país. Y lo que hacemos es tomar el valor de los aportes de cada uno de los sectores, visualizar cuáles son los techos productivos de cada región y luego ver las cosas que los municipios, las provincias y Nación deben hacer para alentar que se alcance esa meta productiva a partir del diagnóstico. Por eso todos lo que sea preexistente será tomado.
Hay un problema que es común al interior de estos 24 complejos agroindustriales que es la comercialización primaria, problema que se manifiesta a través de las disputas por los precios. Al respecto desde la Norpatagonia se desarrolló un proyecto de ley nacional de transparencia comercial. ¿Cuál es su opinión?
A nosotros, como Ministerio de Agricultura, no nos compete trabajar en el proceso de comercialización. Lo que sí nos compete es crear condiciones asociativas y de organización de estructura que le permitan al productor hacerse del valor de la producción. Que no coseche la pera y la manzana y tenga que salir a rematarla, o que cuatro vivos, como lo planteamos para otra área de la producción económica, tomen la renta y el esfuerzo de los productores. Por eso este modelo que hoy (por el jueves) inauguramos en Campo Grande. Son 8 cámaras frigoríficas que le permitirán a la cooperativa de productores acopiar y vender en el momento oportuno. Este es un modelo que estamos replicando en toda la estructura productiva de las diferentes regiones de la Argentina 2

Recomendación para empresarios

Lo vi hablando con los exportadores frutícolas. ¿Recibe muchos reclamos?
Yo creo que los empresarios tienen que ser más sistemáticos con sus reclamos. Mirar, por ejemplo, lo que hizo la Coviar (Corporación Vitivinícola Argentina), que con todas sus idas y venidas, logró poner a la vitivinicultura en la agenda nacional, porque tuvieron un plan estratégico. Creo que hay que profundizar una Mesa. Si nos reclaman por temas puntuales de manera dispersa todos los días no tenemos margen de trabajo. En cambio, si podemos trabajar juntos en definiciones más amplias me parece que hay un horizonte de crecimiento. Nosotros queremos que nuestros empresarios crezcan, salgan al mundo, se coman la cancha, queremos proteger a los pequeños y medianos productores, queremos poner en marcha el sistema financiero, no queremos ser los enemigos de los productores. Que mejor cosa para nosotros que estamos en la política que darle respuestas a la gente. No hay nada más satisfactorio. Trabajamos para eso.

COMMENTS