Kaiken aplica el Feng Shui para hacer vinos

15/07/12
Fuente: Diario Uno | G.F. Bazán y F. Lancia.

kaikenUtilizarán música gregoriana en la sala de barricas. El agua, la luz y la madera tienen un papel clave en la técnica oriental. Durante los últimos años, las bodegas han ido incorporando muchas novedades en distintos aspectos vinculados a la producción, elaboración, arquitectura y enoturismo, entre otros aspectos. Pero hasta el momento, al menos en Mendoza, nadie había hablado de aplicar una disciplina ancestral como el Feng Shui, como lo está haciendo Kaiken.

La casa vitivinícola de capitales chilenos, ubicada en Vistalba, es propiedad de la familia Montes, quienes ya en Chile diseñaron su bodega con los principios del Feng Shui, transformando así a Viña Montes en una de las pioneras en incorporar esta técnica, que por definición significa “Viento – Agua”.

El objetivo del Feng Shui es emplazar las construcciones en concordancia con los principios de la naturaleza, con el fin de hacer fluir las energías armónicamente para el éxito, en este caso, de la empresa.

Próximamente, Kaiken comenzará con los trabajos de remodelación de la bodega, a fin de aplicar el diseño y los principios del Feng Shui en todo el establecimiento y el proceso de elaboración y guarda de sus vinos.

La experta chilena Sylvia Galleguillos, visitó las instalaciones que anteriormente perteneciera a la familia Barberis, a efecto de rediseñar el edificio con las técnicas milenarias chinas, por expreso pedido de la familia Montes, quienes compraron esa propiedad en 2007 y se hiciera cargo del nuevo proyecto que ya está punto de iniciarse.

“El Feng Shui es una metodología oriental que sirve para ayudar al hombre a conectarse con la naturaleza en su vida cotidiana y trata de mantener un equilibrio entre el ser humano y el mundo que la rodea”, sostiene Leticia Abraham, responsable del área de turismo de Kaiken.

Una de las novedades que incluye el proyecto de remodelación, es aislar la sala de barricas e incluir música gregoriana durante las 24 horas. “El vino es una materia viva y cambia con el paso del tiempo; es un fluido que está en constante transformación. La idea de la música ya se implementó en Chile, en Viña Montes y tiene que ver con que las vibraciones de ciertos tipo de música (no todas), ayudan a organizar las moléculas del líquido y esto crearía un estado de equilibrio permanente en el vino, que luego también se expresaría en aromas y en boca”, sostuvo Abraham.

Las remodelaciones van a incluir una serie de elementos y materiales que demanda el Feng Shui. El agua, por ejemplo, representa y contiene la energía, por ello se trata de que el agua corra hacia adentro del edificio y el centro de la bodega, donde se concentra la energía en el edificio. Según esta disciplina oriental, la vibración del agua es la que hace crecer no sólo las cosechas, sino también las empresas.

También la luz, tiene un papel muy importante, tanto en forma natural como artificial, ya que su principal función es conectar el cielo y la tierra con el ser humano.

El uso de la madera es muy importante en el Feng Shui, ya que es el material que hace que todo prospere y entregue frutos. En el caso la tierra, cobija y fertiliza; la piedra, concreta y llama al dinero, y finalmente el fuego, a través del color rojo de sus murallas, tiene relación con los premios y los reconocimientos.

De esta manera los caminos del vino tendrán un nuevo atractivo, además del resultado propio de los vinos, producto de la inversión de la familia Montes, quienes desde 2001 comenzaron sus primeros pasos en la provincia y el propio Aurelio (hijo) fue bautizado por sus amigos como “Kaiken”, en alusión al ganso patagónico que cruza los Andes de un lado a otro en busca de su alimento.

COMMENTS