La hormiguita viajera: Rosario

04/12/09
Fuente: Leo dal Maso.

rosario«… Don Ferro no, 15 mts en diagonal, bajada mitre o club pescadores, no me acuerdo, una escalera de madera rota o un ascensor, onda club Eros, algo así, bajas y vas a comer de puta madre. Al ladito del río, impagable…» Beto, sommelier de Thymus.

Con semejante recomendación, como no ir?

El tema fue así, el sábado 31 de oct. tocaron los Hosen (www.dth.com.ar) en Rosario, así que me fui con el Nino, el Canalla y el Niño a verlos.
Salimos de lo del Niño tipo 8am y estábamos llegando a La Perla del Paraná 11:30-12:00 hs.
Íbamos a pasar la noche en la casa de los abuelos del Canallón (que con semejante apodo está de más aclarar que es el elemento local) pero la duda pasaba por “a donde vamos primero?”

Descartado el monumento a la bandera decidimos recalar en El Cairo.

Mítico.

Yo entre por primera vez y no pude evitar imaginármelo antes de la remodelación. Si bien está muy bien puesto, debe haber tenido otro aire, como el que supieron tener el Troilo y La Paz.

Mucho se habla de las minas de Rosario, y es todo verdad: son una más linda que la otra, y lo que más impacta no es justamente su belleza, si no esa manera desenvuelta y divertida de ser. Que lejos que están de eso las porteñas, siempre tan preocupadas por como lucen, siempre con cara de culo, siempre con miedo.

Los cajetillas de mis amigos quisieron sentarse en el sillón (el casa porteños…) que esta en el fondo, pero ahí advertí dos detalles interesantes: al lado había unas banquetas con dos laptops “onlain” por si la tuya se te moría antes de la reunión que estabas por llevar a cabo en El Cairo (Rosario 2-Baires 0), y el otro: había 2 mesa grandes redondas, en una estaban sentadas 9 señoras de entre 50 y 70 anos, tomándose el vermucito del sábado, señoras de barrio como podrían ser mi tía o mi vieja, vestidas para la ocasión, obvio, pero sin perlas recoletianas ni ostentación de marcas.
La mesa de al lado, igual excepto por un pequeño detalle, las chicas tenían entre 20 y 30 anos. Da la impresión que la sociedad rosarina vive a otro ritmo, mantiene otros vínculos.
Y me gustan.

Posta, no suelo ver esa actitud en Buenos Aires. (Rosario 3, Baires 0).

“dos ferné cola y dos con soda”

Una hielerita.
Dos jarras llenas de soda.
Dos cocas.
Cuatro vasos de trago largo sin hielo llenos en 2/3 de puro Fernet Branca.

Si pongo el hielo, rebalsa…
“ché, a vos que te gusta con soda, volcalo en la jarra…” tipo gracioso el Niño…
Aplique la técnica del gorrión: lo lleno hasta el borde, tomo un sorbito, lo lleno hasta el borde tomo un sorbito, y así hasta que estuviera tomable.
El punto fue que me lo baje mientras mis amigos recién empezaban, así que me pedí otro.
Y lo volqué en la jarra.

Monumento a la bandera, Estación Rosario Central, vuelta al Gigante de Arroyito y a buscar este famoso lugar para comer pescados.

Una vez encontrado el lugar, vimos que el nombre es Club de Pescadores, que queda en la bajada España, (Pje. Mangrullo s/n, +543414637254)

Ya con principio de torticolis por las bestias con patas kilométricas que le dan vida a la ciudad, bajamos la escalerita de madera, preguntamos si seguía abierta la cocina (eran mas de las tres) y nos sentamos.

“bajo la parra”

“No, bajo la parra no se puede, es solo para socios”

Bueh, nada que decir, se lo merecen. Pero la sombrita la teníamos igual, el vientito del río nos daba los primeros auxilios y los tubos de Etchart Privado Torrontés 2009 nos parecieron una especie George Clooney/Dr. Ross desfibrilador en mano. Glorioso.

4 empanadas de pescado.
1 porción de rabas.
2 de fritas.
2 pacúes.
2 surubíes.
1 Phebus Malbec bien fresquito.

Alto parrillero! Mama, que manera de lastrar! Los pacúes son de criadero, así que cada uno entra en un plato, viene fileteado pero con todo el espinaje, que es fácil de sacar. Nada que decir de la calidad y elegancia de la carne del pacú, exquisito.
Las ruedas de surubí, crocantes, como su grasa casi de bife angosto. Creo que por color, gusto, grasa y textura es la opción ideal para el carnívoro pampeano que a veces se ve obligado a clavarse un tierno pescadito para que la mujer deje de joder con el tema del colesterol.
Vinos a precios irrisorios, lugar, ambiente, comida y precio.
80 P por pera!

Yik! Yik! Esta Perla Blanca es para usté, Club de Pescadores!

Después enfilamos para el bunker del canalla.

Goleó Racing a Atlético Tucumán 4 a 0, así que después de revolcarme en el pasto 4 veces, nos invitaron con una espeluznante picada onda “come nene, come” y nos fuimos a un galpón reciclado al lado del río que es una maravilla para conciertos de media envergadura.

Si los Hosen no te vuelan la peluca, tenés frío en el balero.
Hasta se coparon en hacer “azurro”, alto ondón!

Salimos con 2 litros menos de agua en el cuerpo y nos fuimos a hidratar.

“Odisea en el espacio 2009”

Heladería Yomo.

No, y repito, No hay una heladería así en Baires.
Parece una nave espacial, hay pantallas planas de un montón de pulgadas para que la amable concurrencia chequee sus mails mientras, toman helado!!??
http://www.yomo.com.ar/
Increíble. El helado me pareció excesivamente cremoso, pero todo no se puede.

Nos fuimos al sobre en estado alfa y despertamos con lluvia (ese finde llovió como para el campeonato…), mates y facturas, diario, nos fuimos a comprar vino.

Sres., lamento que ustedes no puedan siquiera pagando disfrutar de esto, pero el conejo al disco y el asado al tambor que se mando el tío del Canalla, no tienen parangón!
Por favor! Que espectáculo!

Tras sendos helados, besos y promesas de repetir, nos volvimos al yugo.

Siempre lo dije, que groso Rosario!

COMMENTS (2)

  • comment-avatar

    Qué buana crónica Leo!
    Quiero salir con vos… JeJe

    • comment-avatar

      cuervo, gracias por el elogio.
      me demore en contestyar porque nuestro querido DLR cambio el metodo de comentar y hasta que le tome el tranquillo, paso un rato….
      pone fecha, lugar y conductor designado que vamos.