La integración de productores

January 19, 2012 by  
Archivado en AWPro, Noticias

19/01/12
Fuente: Diario Los Andes | Gabriel Bustos Herrera.

tractorMás de 1.750 viñateros de Mendoza, San Juan y La Rioja están asociados entre sí e integrados por contrato a 70 bodegas. Un cambio importante en razón de que es su única oportunidad como integrantes de pequeñas unidades económicas. En el marco del programa Integración de Pequeños Productores a la Cadena Vitivinícola, ya hay poco más de 1.750 viñateros del oeste vitivinícola (Mendoza, San Juan, La Rioja) asociados entre sí y además integrados por contrato a 70 bodegas, a las que habitualmente aportan sus cosechas. Son viñateros de menos de 20 hectáreas -la mayoría de los cuales han venido sobreviviendo sin asociaciones de ningún tipo- y el programa incluye aporte subsidiado en equipos, materiales y asistencia técnica para que reconviertan sus fincas, se asocien con sus colegas y firmen un contrato de integración que obliga mutuamente a ellos y a sus bodegas amigas. Incluso en la apertura de la segunda etapa del programa, los montos para viñateros y bodegueros se han ampliado considerablemente.

Si bien el propósito inmediato del programa Integración es ayudar al viñatero a renovar su finca y al bodeguero a mejorar sus instalaciones de elaboración, hay como núcleo de la propuesta un objetivo cultural.

Esto en lo inmediato. Pero el propósito esencial es cultural: ayudarlos a entender que su aislamiento (aquello de trabajar solos tranqueras adentro, como “nos enseñaron los abuelos”) sólo lo conduce al atraso, a ser usados por la ambición ajena, a la desaparición o a “durar” con los subsidios anuales e inestables del Estado.

eguir así, significa un aislamiento que lo posterga en la pobreza (la mayoría de los inscriptos promedian 60 años y más), que provoca el alejamiento de sus hijos y que lo condena a un futuro inviable, negro e impredecible. Más de 20.000 pequeños productores -que trabajaban casi 100.000 hectáreas- desaparecieron como tales en los últimos 25 ó 30 años.

Es que solos no tienen alternativas frente a la concentración de la tierra y del financiamiento, al avance de la tecnología, a los constantes cambios globales, a la falta de información, factores con los que compiten las grandes empresas. Este viejo modelo de pequeño productor, la mayoría, no es siquiera “sujeto de crédito”, salvo para la asistencia del Estado.

Por eso, el profundo objetivo del programa de Integración -que ejecuta la Coviar, pero que aplica fondos del BID asumidos por el Gobierno nacional- es, precisamente, que el viñatero cambie su concepción y entienda que su única posibilidad -como pequeña unidad económica- es la asociación, la integración, la búsqueda de contención en la agrupación entre productores chicos, que conforman unidades económicas de mayor envergadura, desde las cuales pueden acceder a la tecnología, a la información y conectarse formalmente con la cadena industrial y comercial.

El propósito es transmitir esta máxima de asociarse, de integrarse, de capacitarse y asumir la tecnología. Sumarse a la cadena del negocio del vino. Si ese objetivo cultural se confundiera con una mera asistencia coyuntural o de urgencia, los palos, los alambres, la tela o el tractor nuevo que hoy le estamos entregando, sólo los aliviará por un tiempo que además será efímero, breve: solos, aislados, volverán al aislamiento pernicioso que los mantendrá en desventaja.

Por eso, el Proyecto Integración no es solamente una manera de mejorar la viña o retocar la bodega. Va mucho más allá, porque es un intento de cambio cultural: pasar del aislamiento, de la soledad, al agrupamiento, a la integración, de la tarea precaria a la capacitación y la tecnología, de anclados a la dádiva oficial a participar del negocio y es válido tanto con los otros viñateros como con el pequeño bodeguero, cooperativo o no.


Be Sociable, Share!
Blog Widget by LinkWithin
More in Blogs, Vinos en Buenos Aires | El Cuervo Adrián (10 of 1161 articles)


Mi explicación de terruño por Luis Reginato | Mi vida de cosecha. Durante mi época de estudiante, y luego, con ...