La muestra técnica y educativa del INTA

23/01/09
Fuente: Diario Los Andes

La muestra técnica y educativa que realizó el INTA tiempo atrás, permitió a los productores primarios mendocinos conocer la tecnología aplicada al agro y los proyectos impulsados por el organismo nacional, mientras paralelamente suscribió convenios con las municipalidades para que sean los intendentes los que distribuyan la información técnica …

Fundado en 1956 con el propósito de «impulsar y vigorizar el desarrollo de la investigación y extensión agropecuaria y acelerar con los beneficios de estas funciones fundamentales la tecnificación y el mejoramiento de la empresa agraria y la economía rural», el Instituto Nacional de Tecnología Agropecuaria ha desarrollado a lo largo de su historia un proficua labor en favor del sector agrícola del país.

En nuestra provincia, a través de sus agencias ubicadas en distintas zonas, brinda permanente información a los productores sobre las diferentes técnicas de cultivo, mientras paralelamente sus profesionales realizan investigaciones para mejorar la producción.

Dependiente de la Secretaría de Agricultura, Ganadería, Pesca y Alimentos y con autarquía operativa y financiera, el INTA tiene como objetivo central contribuir a la competitividad del sector agropecuario, forestal y agroindustrial en todo el territorio nacional, «en un marco de sustentabilidad ecológica y social», priorizando entre sus acciones la generación de información y tecnología para procesos de productos, «poniendo los mismos al servicio del productor rural a través de su sistema de extensión», según se indica.

Tiempo atrás, el INTA Mendoza decidió prestar apoyo a olivicultores de Maipú, para que amplíen sus actividades y mejoren su producción. Los olivicultores, nucleados en una cooperativa en Fray Luis Beltrán en uno de los casos y constituidos en un grupo integrado en otro, también del departamento de Maipú, decidieron ampliar la oferta, tanto para el mercado interno como para el internacional.

Para poder cumplir con ese objetivo, recibieron una línea de producción para la elaboración de aceite de oliva y los restantes fondos, para adquirir una línea de fraccionamiento, consistente en tanques de acero inoxidable, un filtro, una envasadora y una llenadora de dos bocas. En todos los casos, los productores recibieron el asesoramiento del INTA y el apoyo de una fundación conformada por residentes latinoamericanos, con sede en Estados Unidos, que destina fondos para evitar el desarraigo de trabajadores, especialmente rurales, en países sudamericanos.

El organismo agropecuario, además, impulsa un programa de Integración Olivícola, que tiene por objeto mejorar la organización de pequeños y medianos olivicultores, a fin de capacitarlos y facilitar su articulación con la industria. Desde que comenzó su puesta en práctica, hace ya más de tres años, se han conformado grupos de productores en Lavalle, Junín y Maipú y uno de los objetivos es llevar a que los dos grupos de productores se fusionen, a los efectos de cubrir toda la cadena de producción.

Días pasados, el INTA decidió abrir sus puertas no sólo a productores, sino también al público en general, a través de la realización del «Inta Expone Cuyo 2008», con el objetivo de mostrar la tecnología aplicada a las labores del campo provincial, especialmente hacia la actividad hortícola, la frutícola, la olivícola, la vitivinícola y la ganadera. En los 190 mil metros cuadrados previstos para la exposición pudieron observarse los 150 proyectos del organismo, mientras los profesionales brindaron información técnica a los asistentes.

La muestra comprendió distintos aspectos de la actividad que se desarrolla en el INTA, máquinas para elaborar vinos o aceite de oliva, de aplicación de herbicidas, pesticidas o para la cosecha de la aceituna, mientras paralelamente se presentaron maquinarias especiales para empaque de frutas, para técnicas de producción caprina y elaboración de productos regionales.
Por otra parte, durante el transcurso de la feria, el organismo nacional suscribió convenios de cooperación técnica y de capacitación con las municipalidades de Guaymallén, Las Heras, Lavalle y Luján, por Mendoza y Calingasta, Iglesias y Pocito, en San Juan, «trasladando así la tecnología a los intendentes para que estos lo distribuyan a sus productores», se indicó.

A lo largo de los años, el INTA ha desarrollado una tarea fundamental de apoyo y asesoramiento a los productores. Pero siempre lo hizo en silencio, a nivel profesional y sin ampliar su accionar hacia la comunidad en general. Por ese motivo es válido e importante que, ferias como las de días pasados, se repitan en el tiempo para que la gente en general pueda conocer la labor que desarrolla y para que también muchos productores puedan interiorizarse de las novedades científicas y tecnológicas.

Newer Post
Older Post

COMMENTS