La producción y el clima

09/10/09
Fuente: Diario de Cuyo | Lic. Walter Andrés Rodríguez presidente del Colegio de Sociólogos de San Juan.

climaLos parámetros que se observan anormales son las lluvias, humedad y temperaturas. Hoy nos enfrentamos a una situación, que merece toda la atención, de parte de todos los sectores de la sociedad local, regional, nacional, continental y mundial. Esta situación es de carácter global y esta vinculada a los que muchos científicos han denominado cambio climático. Este cambio presenta un panorama, nunca visto en la historia de la humanidad, con impactos ambientales, que afectaran al planeta entero, como a nivel de argentina y sus diferentes regiones. Las estimaciones mas leve nos dicen que en el lapso de 100 años la temperatura media global aumentara de 2 a 4.5ºC, esto traerá entre algunas consecuencia, el derretimiento de las masas de hielo de los polos y glaciares, lugares donde se concentran altos volúmenes de agua dulce tan importante para la agricultura y la alimentación humana.

Los modelos de análisis del cambio climático, que han sido aplicados por el Grupo intergubernamental de expertos sobre el cambio climático o Panel intergubernamental del cambio climático, conocido por las siglas IPCC, han construidos una mapeo mundial sobre las posibles alteraciones de temperaturas, precipitaciones, radiaciones solares, volumen de masa de los glaciares entre otras variables. Las provincias de San Juan y Mendoza están insertas en un ecosistema árido, nuestro desarrollo como sociedad ha dependido de un recurso natural escaso para esta zona, el agua. La que nosotros poseemos proviene de los ríos que bajan desde la cordillera de los Andes.

Nuestra economía esta esencialmente enclavada en la agricultura (vid, olivo, etc.), depende y esta condicionada por el agua que proviene de la cordillera bajo tierra (napas freáticas) o sobre la misma (ríos). Estas nuevas condiciones climáticas alteraran de hecho el volumen de H2O y por consiguiente el ecosistema artificial productivo que hemos generado para vivir.

Un análisis de las fincas donde se cultiva la vid, y otras investigaciones leídas, como lo es el artículo de la revista de Enología ACE de España, la cual publicó un estudio a nivel Europa principalmente, pero que extiende los resultados al resto de las zonas vitivinícolas del planeta, nos posibilitan explicar teóricamente los fenómenos que en la práctica de la Vitivinicultura de San Juan se pueden observar, como lo es el hecho de que nuestros cultivos se han visto afectados por el clima de manera rotunda en mayor o menor medida según el lugar en el cual viven y/o trabajan la vid.

La práctica de la poda se ha visto influenciada por el medio ambiente, al igual que la cosecha, debido a las temperaturas elevadas, heladas tardías y vientos Zonda en época anormales para San Juan; las lluvias causaron desajustes en el tiempo de vendimia.

Un factor que podemos calificar como alarmante es el resultado de las encuestas en cuanto a la calidad de la uva y de las aceitunas cosechadas (estas últimas si bien no se incluyen en nuestro trabajo, es otro producto de la agricultura sanjuanina), que si bien los datos arrojaron resultados normales, estos solo superan por 1 punto a las cosechas en las que no se obtuvieron resultados esperados en cuanto a calidad, dato alarmante si se mantiene la tendencia del cambio climático en los próximos años, como parece ser, lo que perjudicará los cultivos y la actividad agrícola de la provincia, teniendo que buscar nuevas alternativas.

Entre los impactos observados figuran el aumento de las temperaturas, mayor amplitud térmica, detrimento de la calidad de las uvas; escasez de agua, disminución de los caudales de los ríos por disminución del volumen de los glaciares; aumento de las precipitaciones y caída de granizo; mayores índices de humedad; aumento de las concentraciones de dióxido de carbono, presencia excesiva del mismo; problemas para la absorción de ciertas formas de nitrógeno por parte de las plantas e intensa radiación solar.

Considerando un aumento de 4.5 ºC en los próximos años, la calidad de la uva se verá cada vez más perjudicada por las altas temperaturas y la imposibilidad de las plantas de producir las características que se buscan para la elaboración de vinos de mayor reconocimiento en el mercado, a lo cual haría que debamos buscar nuevos fines a nuestras uvas, variedades que se adapten a extremos valores de calor que se sufrirá en la región ó simplemente considerar la posibilidad de cambiar de cultivos con el transcurso de los años buscando aquellas especies que se adapten a valores cada vez más elevados de temperatura.

En una segunda nota, abordaremos las conclusiones a las que se ha llegado de lo que ocurrirá con el cambio climático y las acciones a seguir para contrarrestar este fenómeno natural.

COMMENTS