La vid gana la batalla contra la erosión de la tierra en Tarija

14/11/10
Fuente: Opinión | Zulma Camacho G.

Tarija?La producción de vinos en Bolivia se distingue por ser la única en el mundo que produce vinos en una altura superior a los 1.800 msnm, cuando el resto lo produce a los 600 msnm. Al llegar a Tarija el sobrevuelo del avión permite al visitante vislumbrar un escenario de valles áridos y casi desérticos propios de la región intermedia entre valles y chaco. Aproximadamente a 20 minutos del centro de la ciudad quedamos sorprendidos al encontrar extensas hectáreas de viñedos que transforman el escenario desértico y estéril en hermosos parajes de vida y producción.
Anualmente la industria vitivinícola de Tarija rescata más de 200 hectáreas al año de suelos erosionados para el cultivo de uva, según el informe del presidente de la Asociación nacional de Industriales Vitivinícolas de Bolivia, Jorge Canedo. En la actualidad Bolivia cuenta con 2.300 Has. de vid para el consumo en fresco y elaboración de vinos y singanis.
Por las características geológicas, más del 60% de la superficie de Tarija está afectada por la erosión del suelo, según la investigación realizada por la Liga de Defensa del Medio Ambiente (Lidema), en la revista Hábitat.
“Se dice que la uva es una planta que le gusta sufrir, y no exige muchos nutrientes”, cuenta Franz Kohlberg. Los productores habilitan estos espacios con maquinaria agrícola, nivelando los suelos para la producción en terrazas. Asimismo, trabajan en la recuperación de nutrientes del suelo con este sistema de producción de asociación de cultivos con alfa alfa, pastos y rosas.

BENEFICIOS Los beneficios de estas prácticas de conservación de suelos y regeneración de nutrientes y materia orgánica son varios. Según la explicación del agroecólogo, Zacarías Revollo, las terrazas evitan la erosión hídrica provocada por la lluvia en terrenos con cierta pendiente, y facilita la infiltración del agua para que la planta aproveche de mejor manera la humedad. Asimismo, brinda las condiciones necesarias para la reconstitución de la microfauna y la microflora, como el mayor aporte a la biodiversidad.
La importancia del cultivo de alfa alfa va desde como fuente natural de proteínas, fibra y vitaminas, así como la fijación simbiótica del nitrógeno en el suelo, y limita y reduce la erosión del suelo.

?Inversión para la recuperación
?La recuperación de cada hectárea de tierra para el cultivo de uva, requiere por lo menos 20 mil dólares por hectárea, sólo para la habilitación. El gerente comercial de viñedos y bodegas Aranjuez, Mauricio Hoyos, brinda algunas aproximaciones. El precio del terreno oscila entre los 7 y 10 mil dólares, la habilitación con maquinaria pesada para la nivelación del terreno y la construcción de caminos y vías de acceso, llega a los $us 10 mil, a esta suma se incrementa $us 10 mil para la implementación de viñedos con el abonamiento, la compra de plantines que en muchos casos son cepas importadas desde Francia.
El cuidado de los viñedos aglutina alrededor de 2.000 familias, que en algunos casos reciben un sueldo fijo por la mantención de una hectárea encargada a cada familia y bonos por los rendimientos. En otros casos, se realiza la contratación para jornadas o campañas agrícolas.

?El “vino de altura” aporta a la salud
ZULMA CAMACHO G.
zcamacho@opinion.com.bo

La ubicación geográfica de los viñedos en Bolivia, y la altitud que supera los 1.600 msnm le otorgan a sus vinos propiedades únicas en el mundo para prevenir enfermedades de tipo cardiaco.
Asimismo, el vino tiene poderosos antioxidantes que retrasan la vejez. Un ejemplo claro de esta ventaja en Bolivia, son los pioneros de la vitivinicultura que sobrepasan los 80 años y aún continúan participando activamente en este rubro, uno de ellos es el señor Julio Kohlberg, que está cerca de cumplir los 90 años.
Al situarnos cerca de la línea del Ecuador no existe mucha variación de horas del sol a los viñedos entre verano e invierno, esta situación le da a la uva ventajas en su coloración, aroma y rendimiento.

DEMANDAS El sector de la vitivinicultura tiene que afrontar múltiples amenazas, entre éstas las naturales, tecnológicas, políticas, para el cual requieren del apoyo comprometido de instancias gubernamentales a nivel local, departamental y nacional, según señala el presidente de la Asociación nacional de Industriales Vitivinícolas de Bolivia, Jorge Canedo.
Entre las amenazas naturales están las granizadas, la incorporación de mallas requieren de una inversión entre 5 y 6 mil dólares; entre las políticas, el sistema económico financiero no apoya los emprendimientos de este sector. La capacitación y actualización permanente del personal es otro de los requerimientos. Este aspecto se complica con la falta de mano de obra que migra permanentemente al exterior.
El retraso tecnológico para la elaboración del vino elevan los costos de producción. La falta y precios elevados de maquinaria pesada para la habilitación de tierras productivas y vías de acceso es otra limitación.

?Productores lanzan nueva imagen del vino boliviano al mundo
?Las bodegas más importantes de Bolivia, entre ellas Kohlberg, Aranjuez, Campos de Solana, La Concepción, y Casa Grande, se unieron bajo la iniciativa de posicionar a “vinos de Bolivia” como “una experiencia de altura”, según destaca el coordinador del Programa de Fortalecimiento al Completo de Uva, Vino y Singani, de la Fundación Fautapo, Jorge Baracat.
El principal reto de esta agrupación es lograr en el mercado interno, que los bolivianos consuman más producto nacional a través de un consumo responsable del vino, con campañas que eleven la cultura del vino entre bolivianos.
El vino boliviano, como “una experiencia de altura”, incorpora tres elementos:?la producción de uvas en las alturas de la cordillera de los Andes, la alta calidad de su producción, y el requerimiento de un gusto sofisticado para disfrutarlo. Para desarrollar este propósito vienen incorporando actividades como el Encuentro del arte y el vino, las jornadas científicas de viticultura, y el ecoturismo.

COMMENTS