Las necesidades de la vida moderna y el mundo del vino

Las necesidades de la vida moderna y el mundo del vino

30/05/15
Fuente: Agustina Larriera | ArgentineWines.Com.

Hoy en día el vino tiende a ser cada vez más protagonista en la vida moderna de las personas, y así se percibe su proyección futura, no obstante se trate de una bebida milenaria.

Piña refiere: “Desde la Antigüedad, la vid ha ido echando raíces y entretejiéndose en el territorio y la historia de lo que hoy denominamos occidente.”…”la bebida elaborada mediante la fermentación de sus frutos, tuvo dioses propios como Dionisos, en la mitología griega, y Baco entre los romanos, y sobrevivió al Imperio: ya alejado de los misterios eleusinos y de los excesos de las fiestas bacanales, se transformó en “la sangre de Cristo””. (ver nota al pie).

Posteriormente, el consumo del vino se extendió por Europa y por el Nuevo Mundo y llegó hasta China, entre otros países.

Actualmente, el fenómeno creciente de industrialización, globalización y digitalización de la vida, pese a sus bondades, genera también exceso de aceleración, stress, incertidumbre, alimentos industrializados, exceso de pantallas, de sonidos vibrantes y aturdidores, de estímulos constantes.

En un mundo donde todo es incierto la mesa sigue siendo el remanso, el reencuentro con el otro, con los sentidos, con los aromas y sabores. Necesidad de paz, necesidad de inspiración.

El vino es una bebida misteriosa, que reúne. Tornasolada, con matices de colores, con complejidades de aromas, cambiante, viva.

Es común escuchar en una mesa de degustación ante un comentario sobre un vino otros entusiastas e inspirados sugiriendo en una serie de platos con los que dicho vino podría acompañarse. El resto de los comensales observan sorprendidos y se dejan llevar por el fluir de la charla. La persona se tomó su pausa y atención para degustar un vino, y su mente la llevó a recuerdos de platos que no tenía presentes. El vino inspira. El vino distiende, invita al placer y al interés por la comida, por el compartir, por el disfrutar.

Conocer el vino es interesarse por la tierra que lo produce, por conocer las costumbres, los estilos, la gastronomía. El vino inspira, llama a la creatividad, al arte, une puentes con la música, con la literatura, el vino está lleno de vida y de misterio.

Es esta época moderna es fácil caer en el aturdimiento y en la rutina. El vino es una bebida que tiende a conectar al ser humano, bajarlo a la tierra, a los sentidos, a la experimentación, al encuentro consigo mismo y con los otros. El vino nos brinda una pausa.

Sorprende las vinotecas que proliferan por Buenos Aires especialmente en la última década, con diversas ofertas de degustaciones: Aldos´s, Vinology, Grand Cru, Vinoteca 1912, Autre Monde, Pain et Vin, Enogarage, Winery, Frappé, Marie, Trova Bar, Marita, la movida Bonvivir, Meet&Wines, y muchas otras.

Juliana, 34 años, contadora de microcentro dice: “Salgo de la oficina e ir con amigos a una degustación para probar vinos, tapear y aprender es mi mejor plan a la salida del trabajo”. Martín, 29 años, ingeniero comenta, “desde que comencé a ir a degustaciones a tomar vino estoy más abierto a conocer y probar nueva cocina, este país es extraordinario”. Marcelo, 51 años, administrativo de un banco dice, “voy con mi mujer a degustaciones desde hace ya unos 3 años y estamos fascinados y sorprendidos con los vinos que hay hoy y con las charlas de los sommeliers y los enólogos que nos explican mucho y nos dan una idea de todo lo que queda por aprender y disfrutar”.

Debemos mencionar también las numerosas ferias de vinos con amplia concurrencia del público: “Feria de Vinos y Bodegas”, (Predio de La Rural); “Tandil Expovinos”, (Tandil, Pcia. de Buenos Aires); “Vinos de San Rafael” (Algodón Mansion), “Vinos de Altura”, esp. Provincia de Salta (Hotel Faena); “Feria Masticar” (Palermo), “Feria Vinos de Autor” (Buenos Aires Design), “Feria de Vinos Cuisine & Vins” (Plaza Hotel), “Vinos de Lujo” (Hotel Alvear), “Noches de Bodegas” (Park Hyatt Hotel), “Feria Jumbo” (Predio en Palermo), y muchas otras.

Otro fenómeno a destacar es el aumento de oferta de distintas etiquetas de vino en los supermercados de Buenos Aires y la creciente incorporación de venta de nuevas etiquetas de vinos en los supermercados chinos.

Vemos que en la última década la cultura del vino se vio intensificada, pese a las eventuales crisis, pese a las distintas coyunturas, el vino llegó para quedarse, para expandirse y para dar su mensaje.

Más allá de las distintas gamas y estilos de vino existentes en el mercado, el vino en nuestros días es un producto seguro, sano y de calidad, accesible a un importante sector de la población. Así, elegir el vino es la cuestión, puesto que la propia esencia del vino se relaciona con esas características y necesidades de la vida moderna, con esos huecos del alma, con el placer, la belleza y la mayor comunicación entre las personas.

Y como no podría ser de otra manera, se relaciona también con la sinergia de actividades económicas productivas. Así, es tarea de todos los integrantes de la industria del vino (viticultores, bodegueros, enólogos, sommeliers, comerciantes, periodistas) y del Estado la promoción y difusión del consumo del vino, hacerlo de manera moderada y sobre bases habituales, integrándolo en la enorme riqueza cultural de la sociedad como la gastronomía, la música, el arte, el turismo, el deporte o la literatura.

Estaremos entonces disfrutando cada vez más no sólo del placer de una bebida única sino evolucionando hacia una sociedad mejor y más feliz.

Nota: Piña, Felipe, “Al Gran Pueblo Argentino Salud”, Una historia del vino, la bebida nacional. Con prólogo de Fabricio Portelli, Ed. Planeta, 2014. Pág. 13 Página 1

Artículos relacionados

Leave a reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

MAPA

Contacto

ArgentineWines.Com
Concurso VinoSub30
VinoSub30 Hackaton
Acha Club
daniel@argentinewines.com
cel. 011.5460.2722

Concurso

Enjoy Malbec

enjoymalbec

Wine Hackaton