Las Variedades de Uva

09/09/10
Fuente: Escuela de Vinos y Productos Delicatessen.

UvasLa percepción que deja un vino sobre los sentidos, se debe, en gran medida, al tipo de variedad utilizada en su elaboración. El conocimiento de las cepas, representa el punto de partida que ayudará prever los matices aromáticos, el sabor y carácter, que estarán presentes en la botella, incluso antes de servirla. Pero la variedad es solo uno de los factores que intervienen en la elaboración del vino. Se debe tener en cuenta el terruño, en el que se conjugan las condiciones agronómicas concretas que dan origen y características organolépticas a la bebida. De esa forma, se puede comprobar diferencias entre vinos elaborados en base a una misma cepa, aunque producidos en diferentes latitudes.

VARIEDADES NOBLES

Los viticultores eligen cepas específicas en función de criterios relacionados con las condiciones de cultivo y la calidad del vino que se quiere producir. En muchas partes del mundo, existen las llamadas variedades nobles. Son aquellas que se han adaptado a las diferentes condiciones y entornos de las diferentes regiones del mapa vitivinícola, produciendo caldos más concentrados en los vinos tintos, y más aromáticos y consistentes en los blancos. Características propias de estas variedades, que en mayor o menor medida se repiten a lo largo y ancho de la geografía mundial. Las principales uvas tintas, son la Cabernet Sauvignon, Merlot, Syrah y Pinot Noir; y las blancas, Chardonnay, Sauvignon Blanc y Riesling.

VARIEDADES AUTÓCTONAS

Son uvas seleccionadas por sus características particulares, que se han adaptado mejor a un terreno en particular, produciendo con singularidad vinos que la distinguen entre los del resto del mundo. Por mencionar algunas, encontramos la Malbec y Torrontés en Argentina, la Carménère en Chile, Tannat en Uruguay; Tempranillo en España; Sangiovese en Italia, y la Zinfandel en Estados Unidos.

Las mejores se han convertido en verdaderas «estrellas internacionales», logrando galardones y numerosos reconocimientos, seduciendo a catadores por su tipicidad y calidad en los vinos que producen.

CEPAS REPRESENTATIVAS

A partir de las 5,000 variedades de uva que existen actualmente, las más representativas y de mayor producción en el mundo son:

a) Variedades Blancas. Chardonnay.

Su origen es la región de Borgoña, pero se trata de la variedad blanca más cultivada del mundo. Considerada la reina de las uvas de su tipo, produce algunos de los más renombrados vinos del planeta. Se obtienen caldos de aroma voluptuoso, caracterizados con notas de limón y mantequilla. Son aptos para la fermentación y el estacionamiento en barricas. También se utiliza para el vino de base de los Champagne, aportando notas de acidez y complejidad de buen final en boca.

Otro cepaje del sudoeste de Francia, donde produce importantes vinos. Es una de las tres variedades utilizadas para la elaboración del Sauternes, en Burdeos. Produce vinos fáciles de beber que combinan muy bien con gran cantidad de alimentos. De color amarillo pálido con tintes verdosos, identifica en nariz cítricos y frutos tropicales. En boca revela una acidez y frescura llamativos con sutil final amargo.

Riesling: Cepaje originario de la vitivinicultura alemana, extendido por Alsacia y el Rhin. Se utiliza para vinos secos y dulces, donde aporta su particular y especiado perfume. De color amarillo, con aromas a manzana verde, notas cítricas y florales. En boca manifiesta una acidez natural muy marcada.

Chenin:Originaria del valle del Loire, en Francia, es una variedad que se adapta fácilmente a distintos tipos de suelo y clima. Con ella se obtienen atractivos vinos blancos frutados, ligeros y frescos, que aceptan crianza en madera.

Semillón: Variedad de uva de la región de Burdeos, en Francia, donde produce blancos secos y dulces, algunos muy famosos, como el Sauternes. De color pálido, se destacan aromas vegetales y frutados incluyendo anís, pasto seco y pan tostado., Acepta la madera y evoluciona muy bien en botella.

Torrontés: Es la variedad emblemática con la que se da vida al vino blanco más típico de la Argentina, ya que sus características se consideran únicas en el mundo. De color amarillo pálido con toques verdosos y acerados; en nariz se distingue por ser sumamente perfumado combinándose notas florales (rosas, jazmines), frutales y especiadas. Se destaca por su frescura y la particularidad que los aromas dulces, En boca resulta algo secante con un dejo amargo al final

b) Variedades Tintas

Cabernet Sauvignon: Rey de los cepajes tintos, cultivado en todo el mundo vinícola, Produce vinos intensos, con aromas y sabores complejos ricos en taninos, que deben ser criados para acabar de redondearlos. Muestra a la vista un rojo intenso con matices violetas. En nariz aparecen la ciruela, frambuesa, grosella negra, y aromas vegetales (pimiento verde, eucalipto, tabaco) y tras su paso por madera aromas a canela, café, pan tostado, vainilla y chocolate.

Malbec: Cepaje originario del sudoeste de Francia. En Argentina encontró la tierra y el clima ideales para su desarrollo, dando excelentes vinos de buen color y cuerpo, de notable intensidad y concentración. Por ello se lo considera el tinto argentino más típico. La Malbec se cultiva en todas las regiones vitivinícolas Argentinas, destacándose la zona de Luján de Cuyo (Mendoza).

Merlot: Integra los cortes de Burdeos junto al Cabernet Sauvignon. Es el protagonista principal de los vinos de Pomerol y Saint Emilion, denominaciones que elaboran algunos de los vinos más renombrados de Francia. A la vista es de un rojo rubí intenso, con reflejos violáceos. En nariz muestra matices desde bayas rojas, pimiento verde, hasta caramelo, cuero, ciruela negra, cereza y notas asfálticas. La crianza aporta aromas a vainilla, cedro, humo, etc. Es un vino de taninos no astringentes pero de volumen y buena acidez.

Syrah (Shiraz en Australia): Uva de origen persa, en expansión por todo el mundo vitivinícola, ya que produce vinos de buena calidad, y se adapta fácilmente a diferentes terroir manteniendo su personalidad. En nariz se identifican la grosella, zarzamora, ciruela madura, notas animales (cuero) y también florales como violetas. Es un vino de cuerpo, taninos presentes y redondos en boca, de buena estructura y color.

Pinot Noir: Cepaje cuya procedencia proviene de Borgoña y Champagne. A diferencia de otras variedades, no suele reproducir sus mejores virtudes fuera del terruño original. Por esa razón se lo cultiva es escasas regiones. De color rojo liviano, cuerpo medio y aromas a cereza, violetas frescas, cassis y grosellas en su juventud. Se lo utiliza como vino base espumantes y Champagne.

Sangiovese: Variedad Italiana de la Toscana, base del afamado Chianti. En Argentina se la cultiva de hace largo tiempo, a veces bajo el erróneo nombre de Lambrusco. En sus características aromáticas dominan los frutos rojos y perfumes florales; recuerdos a cerezas amargas, mermeladas y compotas de frutas, junto a violetas, aromas herbáceos y frutos secos.

Bonarda: Tiene su origen en el Piamonte, aunque siempre contó con basta superficie de cultivo en Argentina. Desde hace algunos años, se la reconoce como apta para elaborar vinos de calidad. Produce vinos de color violeta intenso, con aromas marcados a guinda y ciruelas y levadura, de bajos taninos. Tiene la especial cualidad de mejorar y equilibrar vinos de corte, principalmente con la Malbec, aunque últimamente se lo produce como varietal gracias a las bondades que ha demostrado.

Tempranillo: Muy extendido en toda España, principalmente en La Rioja y Ribera del Duero. Es un vino concentrado, de cuerpo medio, taninos afrutados y algo secantes, que requiere un tiempo en barrica y también en botella para terminar de redondearse.

CONOCER PARA SABER ELEGIR

Pasear entre botellas es un placer para la vista, pero se deben tener en cuenta algunas nociones básicas para elegir correctamente un vino. Conocer las variedades, es un primer paso, y representa una herramienta de gran ayuda para sentir mayor comodidad al momento de hacer las compras.

Identificar la estructura y personalidad de los vinos, es, en el mejor de los casos, la garantía para un llano disfrute. La intensidad, el cuerpo, y la armonía, deberán estar en equilibrio para que las interacciones entre los sabores nos inviten a beber otra copa.

COMMENTS