Los feriados aumentan los costos de la cosecha

08/04/12
Fuente: Diario Uno | G.Flores Bazán y F.Lancia.

CosechadorEn toda la temporada se suma más de una semana que se debe pagar doble. Los referentes del sector están preocupados. El número de días feriados y no laborables que coinciden con la época de la cosecha de uva durante esta temporada ha subido los costos de la mano de obra y está complicando a la industria vitivinícola. Abril es el mes más problemático porque de un total de 30 días, casi la mitad del mes corresponde a días feriados o no laborables. En total son 13, contra 17 días hábiles. Además si se tiene cuenta el 24, día de Acción por la Tolerancia y el Respeto entre los Pueblos (declarado no laborable en conmemoración del genocidio del que fue víctima el pueblo armenio, y que sólo rige para la comunidad armenia que reside en el país) serían 14 los días en que no se trabaja normalmente.

En realidad los contratiempos comenzaron con el feriado de Carnaval del 20 y 21 de febrero y se prolongarán hasta el Día del Trabajador el día 1 de mayo.

Durante esta semana, varios referentes del sector, sobre todo enólogos, comentaron la incidencia y el incremento de los costos, especialmente de la cosecha, como consecuencia de tantos feriados.

Si bien todavía es difícil hablar de porcentajes, Negocios & Economía consultó a diversos sectores de la industria y todos coinciden en el impacto que genera la situación descrita.

Testimonios
“Si tomamos todos los feriados de este año durante la época de cosecha, tenemos más de una semana completa de trabajo que se paga doble. Las bodegas, tanto para la elaboración o cosecha, tienen que asumir un costo doble por cada día no laborable. La influencia es importante”, sostuvo Walter Pavón, desde Bodegas de Argentina.

“El impacto en los costos depende de las decisiones que tomen las bodegas y del personal permanente y temporario de cada una”, agregó.

Además de los feriados, se suman los días no laborables. En abril hay dos, el pasado Jueves Santo y el 24 el Día de Acción por la Tolerancia y el Respeto entre los Pueblos . “En estos casos el empleador puede decidir trabajar o no, tiene la posibilidad de elegir, pero puede sumar costos”, remarcó el coordinador de Bodegas de Argentina.

Por el lado de los enólogos, Gustavo Bauzá, de Bodegas Salentein, sostuvo que “todo depende de la forma en que se organice la bodega para repartir sus tareas. Nosotros trabajamos todos los días y en muchos casos las 24 horas, lógicamente esto incurrirá en un gasto mayor de mano de obra para la empresa”.

Para Alejandro Vigil, jefe de enología de Catena Zapata, “se complica mucho, no sólo por el aumento de costos en sí, los cuales hoy nos asfixian por varios lados; sino por los ritmos de ingreso. La logística se ve totalmente afectada y es muy difícil salir de este tipo de esquemas, donde todo aumenta los costos desmedidamente”.

En el caso de Federico Cassone, que está al frente de la bodega familiar, señaló que en su caso “no hemos cosechado los feriados, pero sí tenemos incidencia de costos para el personal, que de un salario normal se ha pagado el doble”.

Por su parte, Marcos Fernández, enólogo de Finca Decero, se mostró preocupado: “En la bodega tenemos dos grupos de personas, uno de 10 operarios, en tareas de remontajes, y otro de 15, en la molienda. Las horas son al 100% como si fuera un domingo, es el doble de costo”.

“Estos feriados impactan más en las bodegas que hacen vinos de alta gama, como nosotros, porque hace falta más mano de obra. Además se complica mucho conseguir gente para cosechar”, agregó Fernández.

En conclusión, como lo señaló Walter Pavón de Bodegas de Argentina: “Está claro que si hay muchos feriados influyen negativamente en la época de cosecha, sobre todo en una industria como la vitivinícola que ocupa gran cantidad de mano de obra intensiva. Todo esto afecta a los costos”.

COMMENTS (1)