Los orgánicos se exportan cada vez más

26/09/10
Fuente: Diario Uno | Verónica Césari | Foto: Uno.

orgánicoVino, peras y manzanas son los productos orgánicos de origen vegetal que registraron durante 2009 (último dato disponible) un aumento en las exportaciones. Si bien las ventas totales al exterior disminuyeron el 9% el año pasado, su comercialización sigue creciendo. Con respecto a 2008, se registró un aumento de 12% en las ventas de vino orgánico. Esta misma tendencia se registra en productos frescos como la manzana (9%) y la pera (32%). El grueso de producción orgánica del país, tanto de origen vegetal como animal, se comercializa en el exterior. En los últimos 10 años, los volúmenes de exportación crecieron de manera sostenida a diferentes mercados internacionales, principalmente a la Unión Europea. Como contrapartida, su consumo en el mercado interno continúa siendo muy bajo.

“La promoción y venta de los orgánicos mendocinos comenzó hace 10 años. Los productores vitivinícolas impulsaron el fenómeno. Hoy hay 53 bodegas que comercializan vino y mosto orgánicos al exterior y que lideran el ranking de exportaciones en este rubro”, explicó Noris Rivarola, de ProMendoza.

La provincia cuenta con 233 explotaciones agropecuarias orgánicas, es la tercera provincia en el país, después de Misiones y de Río Negro, según el informe 2009 sobre producción orgánica del Servicio Nacional de Sanidad y de Calidad Agroalimentaria (Senasa). Cuenta con 3.200 hectáreas correspondientes a superficie agrícola, de las cuales el 70% son de cultivos industriales principalmente dedicados a la vitivinicultura, luego frutales y hortalizas, con 15% cada uno.

En la Argentina, la superficie cultivada con vides es de 3,5 millones de hectáreas, mientras que Mendoza posee más de 2 millones de hectáreas bajo seguimiento de certificación como orgánicas.

Los principales productos orgánicos que se producen en Mendoza son vinos, mosto de uva, aceite de oliva, aromáticas, frutas y hortalizas. A diferencia de otras provincias no se registran productos de origen animal.

Cuidando el medio ambiente
El consumo de alimentos orgánicos es una tendencia que crece día a día en el mundo, relacionado con el cuidado de la salud y del medio ambiente.

Estos productos mantienen las propiedades naturales sin contaminantes ni conservantes, su producción se realiza bajo procesos ecológicos, cuidando la biodiversidad y adaptando los ciclos a las condiciones de cada lugar. Como resultado se obtienen alimentos que no contienen residuos de productos químicos.

Vinos orgánicos
En Mendoza hay 53 bodegas que elaboran vinos orgánicos, según los registros de empresas exportadoras de ProMendoza. Este rubro es el que mayor crecimiento registró durante 2009, con el 12% de aumento con respecto a 2008, mientras que las exportaciones de mosto de uva cayeron el 21% y las pasas de uva el 44%.

Los destinos de estas exportaciones son países de la Unión Europea, Canadá, Japón, Estados Unidos y países de América Central.

Alberto Cecchin, de Bodegas Cecchin, sostuvo que comenzaron a exportar Malbec orgánico en 2005. “Desde ese año hasta este hemos triplicado la cantidad de ventas al exterior”, destacó.

El empresario vitivinícola explicó que el clima y las condiciones de biodiversidad favorecen los cultivos y que esta es una ventaja que tiene el país. Sin embargo, la promoción de este tipo de productos es muy onerosa y han logrado posicionarse gracias a las rondas de negocios mundiales que organiza ProMendoza.

Esta empresa no sólo exporta Malbec, sino que también produce y comercializa aceite de oliva y mosto concentrado. A este último lo hace en conjunto con un grupo de productores de uvas orgánicas exclusivas para este fin.

La mayoría de las bodegas de la provincia tiene producciones orgánicas y comunes. Hay pocas firmas de este rubro que se dedican únicamente a la producción de orgánicos.

Finca Las Yeguas nació como un emprendimiento orgánico y su producción de vinos es sólo de este tipo. Mauricio Suárez, uno de los dueños de esta finca y bodega, manifestó que desde el inicio se propusieron cuidar la tierra y el medio ambiente en Pedriel.

“Nuestro lema es: ‘Como lo hacían nuestros abuelos’”, comentó Suárez e indicó que los vinos orgánicos son un producto con valor diferencial que sirve para distinguirse en el mercado nacional de vinos. “La demanda de este producto está creciendo en forma exponencial en todo el mundo”, dijo.

“Producir vinos orgánicos es un poco más caro. Sin embargo, si se sistematiza la producción y el cuidado de las vides los beneficios no sólo son financieros, además se contribuye con el cuidado del medio ambiente”.

Aromáticas y aceite de oliva
Las plantas y hierbas aromáticas son otro rubro que ha crecido en los últimos años en producción y exportación. Según el Senasa, el año pasado se exportaron en total 21.904 kilos de estos productos, que incluyen hierbas aromáticas, tomillo, cedrón, lavanda, estragón y rosella, principalmente a la Unión Europea y a Estados Unidos.

Cecilia Zunino, de De Mi Campo, explicó que el emprendimiento nació con la conciencia de tener una agricultura sustentable con el medio ambiente y fomentar una alimentación sana y natural. “Se cultivan y comercializan especias como tomillo, salvia, orégano, romero, estragón y ciboulette. Además, aromáticas como lavanda, melisa, cedrón, manzanilla y menta, que se venden como infusiones, y acabamos de certificar miel de lavanda orgánica”.

Los productos de De Mi Campo no sólo se exportan, sino que también se venden en las grandes cadenas de supermercados, en vinotecas y como regalos empresariales.

“Es muy importante fomentar políticas tendientes a mejorar e incentivar este tipo de agricultura, que por su naturaleza le otorgan mucho valor agregado a un producto. Nosotros, como pyme, hemos tenido que sortear muchos obstáculos a la hora de exportar”, declaró.

La exportación de aceites de oliva es otro de los fuertes a nivel país. El año pasado se vendieron en total 817.994 kilos de este producto orgánico a Estados Unidos, Unión Europea, Japón y otros países. Las ventas de este producto disminuyeron durante 2010, pero en 2008 fue uno de los productos orgánicos exportados que más creció (103%).
Los procesos de certificación, promoción y venta

En nuestro país, la ley nacional 25.127 regula la producción orgánica, establece al Senasa como organismo de aplicación y crea un registro de empresas certificadoras de estos productos para consumo interno y de exportación, según los estándares y normativas internacionales.

Cada producto que sea producido bajo el sello orgánico debe ser certificado por algunas de las empresas que realizan este tipo de controles. La certificación incluye a la producción primaria, es decir, sobre los productos en fresco (frutas y verduras) y a la producción industrializada (vino, aceite, entre otros).

Luis Romero, de la empresa Letis, indicó que en el caso de los vinos, primero se certifica que la uva sea orgánica y luego, el vino.

“Todos estos productos tienen que ser producidos bajo los estándares previstos por el Senasa, que están homologados con las normativas internacionales”, destacó.

Romero explicó que la empresa que representa certifica a la mitad de los cultivos de vides orgánicas que hay en la provincia.

Por otro lado, Noris Rivarola, de ProMendoza, sostuvo que se promueve la producción de orgánicos, ya sean industrializados o frescos para la exportación y para el consumo en conjunto con el Gobierno provincial y el INTA. En este sentido, se llevan adelante rondas de negocios en diferentes países para promocionar productos y se organizan capacitaciones para mejorar la calidad de los productos.

“El consumo y la exportación de orgánicos es una cuestión cultural. Cuesta mucho que se asocien los productores chicos y esto hace que las producciones sean menores, a pesar de que los indicadores revelan el aumento en las exportaciones en este rubro”, indicó.

Consumo interno
En Argentina el consumo interno es de 1porciento, según datos del Senasa. Sin embargo, hay productores pequeños que se dedican a comercializar orgánicos sólo para el mercado interno.

Una de estas iniciativas es la Bioferia que es el único mercado de productos orgánicos que funciona en la provincia.

Todos los sábados, varios productores se reúnen frente al barrio Cano, de Ciudad, para ofrecer frutas, verduras, mermeladas, frutas en conserva, plantines y semillas.

Ana de Pereira, de finca El Peregrino, manifestó que el emprendimiento familiar, ubicado en Tunuyán, se dedica a producción de hortalizas y frutas, elaboración de jugo y secado al natural de frutas, que luego ofrecen en la Bioferia.

“Cuando comenzamos con este proyecto exportábamos, pero nos dimos cuenta que si se vendía todo al exterior, no quedaba nada para el mercado interno. Lo que nosotros proponemos es una mejor alimentación para todos”, indicó.

Por otro lado, Pereira explicó que el producto orgánico tiene un precio justo, relacionado con el trabajo que se realiza en la finca. “Por ejemplo, un cajón de manzanas de 20 kilos cuesta entre 35 y 40 pesos. Nosotros promovemos la compra entre varias familias y que los clientes lleven sus bolsas, todo para abaratar costos”, cerró.

COMMENTS