Los secretos de la pirámide

January 31, 2012 by  
Archivado en AWFan, Noticias en AWFan

31/01/12
Fuente: 7 caníbales | Vino y dijo… | Cristina Alcalá.

Polémica con la inclusión o no del vino.
piramide_ARABESe ha cumplido un año de la declaración de la dieta mediterránea como Patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidad por parte de la UNESCO. Y su celebración no ha estado exenta de polémica. Al poco tiempo de publicarse la composición de la nueva pirámide saltaron las alarmas y rumorologías sobre la posición que el vino ocupa en ella, o mejor dicho, la que no ocupa. Tal fue la magnitud del asunto que el presidente de la Fundación Dieta Mediterránea, Lluís Serra, tuvo que desmentir públicamente las declaraciones que de él se comentaban sobre la exclusión del vino. Entre tanto nubarrón me puse personalmente en contacto con él para que me aclarara el embrollo. “Nunca dije eso”, comentó refiriéndose a que se había eliminado el vino en la nueva configuración de la dieta mediterránea por presiones de los países árabes y para tratar de buscar un consenso mundial donde en muchos países estaba prohibido su consumo de alcohol por motivos religiosos.

La pirámide de la Dieta Mediterránea ha sido traducida al árabe por primera vez.

En su día, la candidatura fue presentada conjuntamente por España, Grecia, Italia y Marruecos, coordinada a nivel técnico por la FDM (Fundación Dieta Mediterránea) y liderado por los Ministerio de Cultura y Medio Ambiente y Medio Rural y Marino, y Cultura. Además, contó con el apoyo de las Comunidades Autónomas, ayuntamientos y la sociedad civil a través de diversas asociaciones. Actualmente, ha sido consensuada por unos 20 países y han participado grupos de trabajo de más de 200 expertos. “Y no ha sido fácil poner de acuerdo a todos”, comentaba Lluís Serra, “un consenso es un consenso, y hay que tener en cuenta que la pirámide está dirigida a la población mediterránea”. Finalmente, se recomienda el consumo del vino con moderación y “respetando las costumbres”. Esta es la nueva coletilla de la que ha surgido la polémica y la desafortunadas interpretaciones. Charlando con él, comentaba que “el vino nunca ha estado dentro de la pirámide como tal, fue en el 1995 donde se incluyó por primera vez como consumo moderado, y siempre ha estado en esa posición. La verdadera noticia está en que por primera vez en la pirámide se ha traducido al árabe, en ella se incluye el vino, y de eso no se habla”. Lluís Serra, que se confiesa gran aficionado al vino, es más, es socio de una bodega y participó activamente en esa primera propuesta de inclusión del vino, cree que los más importante es trabajar por el consumo del vino “y que el sector lo haga conjuntamente porque no hay una política global al respecto”. Y en eso estoy totalmente de acuerdo.

El lugar del vino

Más allá de la polémica y de la importancia que tenga el gráfico piramidal como respuesta a la complejidad de un difícil consenso internacional, la famosa pirámide se actualiza para adaptarse al estilo de vida actual. Así, en la base de la pirámide se recomienda llevar una vida saludable: actividad física diaria, descanso adecuado y convivencia. Además de apostar por los productos tradicionales, locales y respetuosos con el medio ambiente, la biodiversidad y estacionalidad. ¡Y actividades culinarias! Es decir, lo que hacemos todos a diario: trabajar con toda seguridad más de ocho horas, dormir poco y mal, soportar a los compañeros de trabajo, ir al súper a por congelados, porque lo fresco dura un suspiro en la nevera, intentar comprar algo en temporada con cierto sabor y confiar que el fabricante respete el medio ambiente y, por tanto, que lo que comamos no nos contamine demasiado. El vino acompaña, y de buen agrado, lo que imponen las estanterías convencionales y la industria de la alimentación. Y para darle sabor y aroma a productos en muchos casos insípidos y de “obsolescencia programada”.

Más que tomar vino con moderación hay que hacerlo con responsabilidad. Para mí, lo que los demás tengan por costumbre me parece estupendo y, obviamente, lo respeto. Igual que espero que un vegetariano respete mi adicción carnívora. Quizás sea un sueño que la copa de vino se sitúe al lado de las infusiones, el agua o el aceite de oliva porque reconozco que el tema del consumo de alcohol es complejo y muy polémico. Pero mientras sueño, pienso en la frase de Siniestro Total, “hermano bebe que la vida es breve”. E intento hacerlo con responsabilidad.


Be Sociable, Share!
Blog Widget by LinkWithin
More in Blogs, Vinos en Buenos Aires | El Cuervo Adrián (10 of 1162 articles)


04/06/14 Fuente: Vinos en Buenos Aires | El Cuervo Adrián. Sobre qué bodegas arrimaron el bochín, en 1er lugar queda ...