Los sutiles Rosé

18/11/12
Fuente: Diario de Cuyo | Oh | Myriam Pérez.

rosadosSean tranquilos o espumantes, los rosados son cada vez más elegidos por su frescura y buena acidez.

Un vino que ha tenido una gran repercusión en los últimos años es el Rosado o Rosé como se lo llama ahora para diferenciarlo de aquellos viejos exponentes que eran corte de blanco y tinto, o claretes. Es que desde hace un buen tiempo resultan del uso de uvas tintas estrujadas de forma suave, cuyo mosto se deja macerar en frío y en contacto con los hollejos por un corto periodo de tiempo para lograr el color final, es decir desde un rosa pálido hasta uno más intenso como el cereza.

como resultado se logran vinos de buena acidez, frescos, y con aromas frutales y por qué no también toques florales, según el caso. Todas estas características los convierten en exponentes muy versátiles a la hora de maridar con comidas, tanto que son ideales para acompañar platos livianos, con frutos de mar, quesos suaves, fiambres, pastas, pollo, pizzas, hasta postres. Son aconsejados para quienes viven en un clima cálido como el nuestro, porque son ligeros y aromáticos.

Los Rosé siempre estuvieron vinculados al consumo femenino, mito que se ha roto en los últimos tiempos con la gran demanda de los principales compradores de Argentina como son Estados Unidos, Gran Bretaña y Norte de Europa. Actualmente los consumidores han dejado de lado cualquier tipo de prejuicios si se trata de buenos vinos. Tanto es así que el éxito ha llevado también a la elaboración de espumantes rosados con cierto grado de dulzor que son altamente requeridos a diferencia de otros tiempos en los que este tipo de color era sinónimo de «no tan buena calidad».

Un detalle muy importante es la temperatura, ya que lo ideal es que sean consumidos a unos 8 o 9 grados para que se destaquen todas sus características. en San Juan se elaboran en base a uvas Syrah, Malbec, incluso Bonarda, por lo que cada uno de ellos presenta diferentes notas aromáticas, aunque siempre frutales. Luce colores brillantes y atractivos que pueden ir desde el rojo fresa hasta tonos asalmonados, incluso mucho más claros.

Los norteamericanos los popularizaron como «Blush», muy conocidos en California. Estos rosados se destacan por ser bajos en acidez y altos en azúcar lo que los vuelve muy atractivos para los jóvenes. No obstante en Argentina los más dulces son los Rosé espumantes ya que los tranquilos son secos o con baja cantidad de azúcar residual.

Francia tiene dos grandes denominaciones para este tipo de exponente: «Anjou», vinos rosados del norte de Francia del Valle de Loire de alta acidez; y Tavel, rosados del Sur del valle del Ródano, éstos últimos son generalmente secos.

Cualquiera sea el caso, son una buena opción para acompañar una gran variedad de comidas por su versatilidad, e ideales para la época de calor que ya comenzó.

COMMENTS